eldiario.es

9

Recuperarse tras una lesión

Lesionarse supone romper con nuestra rutina de entrenamientos, salidas a escalar, paseos o distracciones de fin de semana. En función de la importancia de dicha ruptura, el regreso a la actividad resultará más o menos doloroso y complejo, aunque deberá obedecer a la prudencia

Recuperarse tras una lesión

Acondicionar el cuerpo, tomar alimentos sanos y equilibrados que favorezcan el fortalecimiento muscular, realizar estiramientos antes de comenzar la actividad…, es decir, seguir rutinas de actuación como paso previo a la práctica de nuestra actividad de escalada o montaña pueden no ser suficientes para evitar sobre cargas, distensiones, esguinces, roturas, luxaciones,… lesiones que frenan en seco la actividad.

A pesar de la impaciencia que esto genera, tenemos que saber que posibilidades nos quedan durante nuestra recuperación y qué hacer a posteriori.

Proceso
Todo infortunio en forma de lesión o perjuicio físico tiene un proceso, realidad que parece obvia pero que tiende a desatenderse con frecuencia... Dicho proceso tiene un significado muy representativo para el tratamiento y vuelta a la normalidad después de un parón en nuestra actividad física cotidiana.

¿Qué hacemos para evitar que se produzcan lesiones que nos impidan llevar a cabo una actividad que tenemos programada desde hace mucho tiempo?

Antes: todas aquellas acciones que podemos describir como preventivas. Aquí resulta fundamental el propio entrenamiento, luego los estiramientos, el calentamiento, las rutinas, el principio de progresión, etc. todas medidas importantes para preparar el cuerpo ante las exigencias a la que va a ser sometido.

No debemos olvidar la máxima: entrenamiento = adaptación biológica

Así definen algunos autores los objetivos del entrenamiento:

  • Fortalecer la salud y evitar los traumas deportivos. (Harre; 1973).
  • Fortalecer el estado de la saludo del deportista y prevenir lesiones (Bompa; 1983).
  • ... el desarrollo de buenos hábitos de salud y evitando lesiones. (C.O.A.C.; 1986).

Mediante /Durante: nos encontramos con la lesión. Es un momento delicado por el cual tenemos que frenar tanto nuestras acciones como nuestras intenciones.

Todos sabemos que existen grados de lesión y que estos grados son los que nos van a limitar en el tiempo y en la continuidad de los hábitos deportivos.

Suponiendo que hemos hablado con nuestro médico, el cual nos ha aportado un diagnóstico y hemos pasado por las manos de un fisioterapeuta, podemos ir haciendo cosas mientras estamos en ese periodo de sequía:

1. Valora remos el alcance de la lesión y trabajaremos con el resto de las partes que no están lesionadas si es posible.

2. Trabajaremos segmentariamente (sistema analítico) y a una intensidad por debajo de lo normal para evitar forzar situaciones en las que se vean implicados los segmentos lesionados.

3. Siempre que se puede y solo sea una parte de un segmento tenemos que ser conscientes que la recuperación será mas rápida si no olvidamos el resto del cuerpo.

4. Esta actitud nos hace tomar parte activa en nuestra recuperación. Tenemos que ser claros y coherentes y no por mucho correr nos recuperaremos antes, todo tiene un tiempo y las recuperaciones también, así que mejor ser cautos.

No olvidemos que las recuperaciones se acortan mucho cuanto antes atendamos esa dolencia o incapacidad. La atención de un fisioterapeuta en los primeros días hace que la recuperación sea más rápida, siempre y cuando sean dolencias que puedan ser tratadas por un fisioterapeuta.

Después: una lesión es algo individual y muy específico, esto quiere decir que nos habremos recuperado en un tiempo que no tiene por que ser igual que el de otras personas. Cuando parece que todo se ha terminado, no es así:

Queremos volver a nuestras actividades normales y al nivel de adaptación biológico que teníamos antes. Este proceso lo habremos acortado si durante el periodo de lesión hemos podido trabajar.

  • Concienciarnos: parte de nuestro cuerpo tiene un nivel y otra parte hay que ponerla a tono. Esta situación hará que tardemos menos de lo que teníamos pensado y que a su vez ayudemos al segmento lesionado.
  • No es aconsejable ir muy deprisa, ya que podemos provocar mayor perjuicio que beneficio.
  • Será bueno comenzar por ritmos muy suaves de ejercicio. Aunque nos parezca fácil, es mejor ese sentimiento que el de sufrimiento y dolor.
  • Siempre evitaremos cualquier ejercicio que nos produzca dolor.

  • Es muy aconsejable desarrollar un entrenamiento continuado.

Así como todo entrenamiento tiene un tiempo para alcanzar ciertos niveles, la vuelta a esas marcas físicas personales requieren de un tiempo y de una sabiduría. Procurad que no falte ninguna de las dos.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha