El Tenerife pierde en Alcorcón y vuelve a la casilla de salida

Acción del encuentro en Santo Domingo

Como si se tratara de un toque de atención de su ángel de la guarda, el CD Tenerife se encontró, tan pronto como en la segunda jornada, con la cara mala de su nuevo proyecto. Dos errores defensivos —uno de medida en el 1-0 y otro grupal luego— y una incapacidad manifiesta para fabricarse remates con valor de victoria. Invirtió las caras y todo lo bueno que hizo, y todo lo malo que no exhibió, una semana atrás ante el Málaga fue en ésta al revés.

Fran Fernández: "Saldremos a morder para traernos los tres puntos"

Fran Fernández: "Saldremos a morder para traernos los tres puntos"

Los blanquiazules caminaron de más a menos, como no debe ser. Tuvieron la mejor ocasión para abrir brecha en el minuto inicial, controlaron la primera parte mal que bien y cayeron a poquitos tras el descanso, en una de esas continuaciones tan propias de este equipo cuando echa en falta alguien que aparezca para liderarlo o, cuando menos, para firmar una jugada diferencial.

No tuvo el Tenerife ni lo uno, que solía poner hasta ahora Milla, ni lo otro, ausentes del equipo inicial Javi Alonso y Suso, justo los que comenzaron a derribar al Málaga una semana atrás. Así que el planteamiento de Fran Fernández, fiado a la titularidad de Zarfino —aún en rodaje— y Jacobo —puede que verde para salir de partida— no dio el mismo resultado, bien es verdad que no hay dos partidos iguales.

En una Liga como ésta, donde los regalos suelen tener valor de oro y el índice de acierto de sus jugadores no es el de la Primera, el Tenerife no aprovechó la que tuvo, de oro, en el primer minuto, cuando a la salida de un córner, Dani Jiménez puso una mano prodigiosa para un remate limpio de Álex Muñoz. El rechace del portero acabó primero a los pies de Bermejo y luego fuera, como casi todos los remates del jugador catalán.

Lo que vino hasta el descanso fue el paradigma de una categoría donde antes se juega a que el contrario no te agarre en un renuncio, mientras cada uno intenta madurar su oportunidad. En eso, el Tenerife fue mejor que el Alcorcón en tanto no le permitió ningún tiro franco. Y madurando, madurando, tuvo en el último tercio tres apariciones prometedoras, de Bermejo tras dejada de Apeh (m.38), de Jacobo tirándose sin llegar a un cambio de orientación de Álex Muñoz (m.45) y un remate en escorzo, sin ángulo, de Zarfino (m.46) en una de las pocas buenas que pudo colocar Jacobo desde el extremo.  

Y hasta ahí. De regreso del entretiempo, el Alcorcón dio un paso adelante y al Tenerife se le empezó a hacer grande un campo pequeño en el que ya Aitor Sanz no se bastaba solo para tapar los pases filtrados de Hugo Fraile o Boateng. En una se apareció Gual a la espalda de Wilson (m. 48’) y en otra, de estrategia de saque de esquina, José Carlos se vio cara a cara con Ortolá (m. 55). Enfrente, Fernández puso en juego a Jorge Padilla para ganar la profundidad de la que careció hoy Bermejo.

El Alcorcón acabó por acertar cuando olió la sangre, avanzado al partido a su último cuarto de hora con todo por definir. Lanzó un pelotazo de cincuenta metros David Fernández que cazó como pudo Laure para ponerla al área. Allí apareció un delantero de filial en duelo con Bruno Wilson. Se fue el portugués más hacia el balón que hacia Barbero y provocó un rechace que, en la segunda jugada, habilitó un remate inapelable del canterano de Osasuna.

El Tenerife, que ya andaba con Suso para tratar de ser más vertical, siguió en el campo sin estar el campo hasta permitir el 2-0 con un fallo de Álex Muñoz dejándose ganar por Bellvis una pugna tras un saque de banda que pasó a error coral tras el centro del extinerfeñista al área, donde Hugo Fraile, libre de par, remató con los centrales defendiendo bajo palos y Aitor Sanz llegando tarde a tapar.

El triple cambio de Fernández se reveló más desesperado que congruente. Entraron Javi Alonso, por fin, Shashoua y Joselu. Y la acumulación de atacantes fue tan estéril como contraproducente. El remate postrero de Jorge Padilla se encontró con el cuerpo de Joselu cuando el portero parecía vencido. Una imagen que acabó de ilustrar la otra cara de un equipo capaz de ofrecer dos caras opuestas en solo dos jornadas. Queda por ver cuál le define en el futuro inmediato.    

(2) ALCORCÓN: Dani Jiménez; Laure, Castro, David Fernández, José Carlos; Hugo Fraile (Juanma Bravo, m.90), Gorostidi, Boateng (Aguilera, m.90), Bellvis (Sosa, m.90); Arribas (Ernesto, m.68) y Marc Gual (Barbero, m.63).

(0) CD TENERIFE: Ortolá; Moore, Sipcic, Bruno Wilson (Shashoua, m.85), Alex Muñoz; Jacobo, Aitor Sanz (Javi Alonso, m.85), Zarfino, Pomares (Jorge, m.55); Bermejo (Suso, m.76) y Apeh (Joselu, m.85).

GOLES: 1-0 m.73, Barbero; 2-0 m.84, Hugo Fraile.

ÁRBITRO: Óliver de la Fuente Ramos (Comité castellano-leonés). Amonestó a Aitor Sanz (m.14), Bruno Wilson (m.62) y Jacobo (m.87), del Tenerife.

INCIDENCIAS: Partido de la 2ª jornada de la Liga SmartBankm 20-21, disputado a puerta cerrada en el estadio de Santo Domingo.

Etiquetas
Publicado el
19 de septiembre de 2020 - 20:41 h

Descubre nuestras apps

stats