La portada de mañana
Acceder
ENCUESTA | El 60% de los españoles no confía en los jueces
Así funciona el plan de Israel para anexionarse la Cisjordania ocupada
OPINIÓN | 'Carajal', por Antón Losada

Nos vemos al otro lado del sueño (Para nuestro hijo Pablo. Siempre contigo)

0

Hay un silencio que recorre la ciudad y está el dolor de tu ausencia a cada paso dado. A las ganas de vivir le faltan tus abrazos y a los lugares tu presencia. No habrá más goles que validen tus sonrisas, pero en el recuerdo la manera en que siempre nos ganaste.

Cada 16 de enero seguirá siendo tu hermoso cumpleaños y celebraremos que durante 20 años no hubo otro protagonista. Todos los viernes serán fiesta por aquel viernes en que naciste; y la pasta de la Italia de tus amores, de aquel almuerzo en La Toscana, será la reina de la cocina.

Hay cientos de amigos que brindan por los ratos que regalaste; hay un balón de fútbol que te espera en las tardes para hacerle un quiebro a la dificultad y salir airoso; hay un piano que suena con una melodía infinita; hay cientos de cómic que te echan de menos; hay un poema que te nombra y un sentimiento desorientado. La melancolía se llena de preguntas sin respuesta y la puerta no se abre y te nombra.

“Nada es más fuerte de lo que tú no puedas intentar ser”, resuena el grito que propuso siempre tu espíritu y tu carácter. Todos hablan de tu fuerza y tu valor, y hasta la naturaleza de las cosas se llenó de admiración en cada batalla que afrontastes. Y está la sencillez que te hizo tan querido y la nobleza de tus palabras.

Mañana dejó de ser una promesa y los días echan de menos tu conversación, pero no habrá más miedo a la fragilidad de la vida porque estarás al otro lado del sueño, esperándonos. Y entonces, en un tiempo sin tiempo, nos encontraremos, le pediremos a la aurora que no se apague la luz, y como tantas veces, nos mostrarás la belleza de caminar a tu lado.

Nos vemos al otro lado del sueño. Siempre contigo.

(Nuestro eterno agradecimiento a todo el personal del Hospital Universitario de Canarias que conoció, atendió y cuidó a nuestro hijo Pablo durante dos meses. Y de igual manera, por hacernos las cosas fáciles y cuidar también de nosotros en ese periodo de tiempo).

Andrés Expósito, escritor

www.andresexposito.com

Etiquetas
stats