La portada de mañana
Acceder
Europa redobla la presión para poner fin a los cuatro años de bloqueo del CGPJ
Brokers fantasma y dinero desaparecido: el relato de las víctimas de un ‘criptofraude’
OPINIÓN | "Feijóo y el increíble hombre menguante", por Esther Palomera

Hoy, más que nunca, miramos a San Miguel para que nos dé fuerzas y esperanza

Ayuntamiento de la Villa y Puerto de Tazacorte.

0

Después de dos años, celebramos de nuevo la festividad del Arcángel San Miguel, patrono de la Villa y Puerto de Tazacorte y protector de la isla de La Palma.  

Han sido dos años muy duros, durísimos. El Covid nos quitó mucho, se perdieron vidas, nos confinamos y no quedó más remedio que aprender a vivir con muchas limitaciones. Y justo cuando empezábamos a levantar la cabeza, cuando empezábamos a recuperar la normalidad, llegó el volcán. Y si contra la pandemia pudimos luchar, contra la fuerza de la naturaleza no pudimos hacer nada. Solo mirar cómo la lava enterraba una parte de nuestra vida, de nuestra historia. 

Habrá quien dirá que después de todo lo que hemos sufrido no estamos para celebraciones, pero yo creo que necesitamos, más que nunca, tener fe en que podremos recuperar la normalidad. No la normalidad de antes. Por fuerza será distinta y por eso tienen más valor mantener las tradiciones, porque nos da paz saber que, pese a la enorme pérdida, todavía conservamos los valores y la unidad que siempre hemos tenido como pueblo. 

Necesitamos, más que nunca, los bagañetes y bagañetas, los palmeros y las palmeras, que San Miguel nos dé fuerzas y, sobre todo, que nos dé esperanza. Y a quienes nos ha tocado la responsabilidad de gestionar el postvolcán, que nos dé también la fuerza, el entendimiento, la sensibilidad y la empatía necesaria para acertar en las decisiones que toca tomar. Porque entre todos, escuchándonos y apoyándonos, saldremos adelante. 

Necesitamos esperanza para seguir adelante. Necesitamos creer que volveremos a ser como fuimos, que recuperaremos, de alguna manera, lo que perdimos. Esperanza y confianza en que tendremos un futuro en esta isla ahora herida y que lo tendrán nuestros hijos e hijas. 

Somos -siempre lo hemos sido- un pueblo duro, acostumbrado a sobrevivir en las malas rachas y a levantarse para seguir adelante. Y sé que encontraremos esa fuerza que nos hace falta. 

Por eso, les invito en mi nombre y en el de toda la Corporación municipal, a disfrutar de día grande nuestras fiestas de San Miguel Arcángel, de nuestras tradiciones, porque será un momento para compartir y para recordar dentro de unos años que, pese a todo, volvimos a levantarnos y a plantarle cara a la adversidad.

*David Ruiz es alcalde de la Villa y Puerto de Tazacorte

Etiquetas
stats