El sueño truncado de Ibrahima, el niño guineano que murió atropellado en Lanzarote

Ibrahima Camara, el niño guineano que murió en un atropello en Arrecife

Natalia G. Vargas

Arrecife —

0

Ibrahima Camara era una promesa del fútbol. Nació el 25 de agosto de 2009 en Guinea Conakry. Con solo 14 años y empujado por el sueño europeo, decidió tomar una patera hacia Canarias. Llegó a Lanzarote sin familia el 9 de octubre de 2023, un mes que batió récord de llegadas por la ruta atlántica, con 14.976 migrantes. Octubre también fue el mes más mortífero del año en la travesía que conecta el Archipiélago con Marruecos y el Sáhara, cobrándose la vida de 436 personas que habían tomado la misma travesía que Ibrahima. Cuatro meses después de sobrevivir a la patera, el niño falleció en un atropello

El sábado 24 de febrero, a las 19.38 horas, Ibrahima fue atropellado en la carretera que conecta Arrecife con San Bartolomé. El niño fue trasladado al Hospital Doctor José Molina Orosa, con traumatismos de carácter grave. Pasó dos días debatiéndose entre la vida y la muerte, hasta que el lunes falleció. 

El hermano del niño se ha desplazado a la isla desde la Península, tal y como han confirmado a esta redacción desde la Dirección General de Infancia. “La familia nos ha trasladado su deseo de que sea enterrado en su país de origen. Así que cuando termine la autopsia procederemos a la repatriación del cuerpo del menor”, explica la directora general de Protección a la Infancia y las Familias, Sandra Rodríguez. 

El Gobierno autonómico se encargará de la repatriación y además se ha puesto ya en contacto con un imán para que el cuerpo sea tratado bajo el rito musulman. Ibrahima vivía en la Casa del Marino, un centro habilitado como dispositivo de acogida para menores no acompañados.

Fueron los responsables del recurso los que se pusieron en contacto con las familias para darles la trágica noticia. “Lo hicimos con mediador intercultural y con psicólogos. Estamos dando acompañamiento no solo al hermano y a los padres, sino también a los compañeros del centro, que están bastante afectados”, cuenta la directora general. 

Llegó con “sueños grandes”

Ibrahima Camara estudiaba en el IES Agustín Espinosa y jugaba a fútbol en el equipo Orientación Marítima. “Ibrahima llegó a nosotros con sueños grandes y un futuro prometedor, no solo en el terreno de juego, sino en cada aspecto de su vida. Su pasión en el fútbol, su compromiso con el trabajo en equipo dejaron una huella indeleble en todos los que tuvieron el privilegio de conocerlo y compartir con él”, lamentaron desde el Club. 

“Era una joven promesa del fútbol de Guinea. Ibrahima, que se encontraba a la espera de ser oficialmente fichado por nuestro club, ya era parte de nuestra familia deportiva, participando activamente en los entrenamientos y mostrando un talento, entusiasmo y dedicación en el campo”, recuerdan desde el equipo. 

“En estos momentos de inmensurable dolor, nuestros pensamientos y oraciones están con la familia de Ibrahima, sus amigos y seres queridos, tanto en Lanzarote como en Guinea Bissau”, añaden. Este martes, el club ha rendido homenaje al niño y ha entregado a su hermano la camiseta del jugador.

También la comunidad educativa del instituto en el que estudiaba el niño ha trasladado sus condolencias a la familia y allegados del alumno. Además, este martes guardaron un minuto de silencio en el centro y habilitaron un espacio en el que rendir homenaje al menor. “La comunidad educativa del IES Agustín Espinosa está de luto”, publicaron a través de Instagram. 

Algunos cargos políticos también han dedicado unas palabras al fallecimiento del niño. Entre ellos, el presidente del Cabildo de Lanzarote, Oswaldo Betancort, y el alcalde de Arrecife, Yonathan de León: “La pérdida de una vida humana crea dolor. Y si es muy joven, el dolor es mayor porque se truncan sus sueños futuros. Ibrahima falleció por un grave accidente de tráfico. Mis condolencias, pensamientos y solidaridad con sus familiares, directivos y compañeros del Club, y muchos amigos”, dijo el alcalde  a través de su cuenta de Facebook.

“Sabemos lo difícil que fue octubre en el Atlántico. Es muy fuerte el shock. Pensábamos que ya había pasado lo más difícil de su periplo migratorio”, lamenta la directora general de Infancia. 

Ibrahima es el rostro de una de las 344 personas que llegaron a Canarias por vía marítima el 9 de octubre de 2023. Salvamento Marítimo rescató ese día cinco pateras cerca de diferentes islas del Archipiélago. Dos cayucos con 199 ocupantes llegaron a Los Cristianos, en Tenerife. Una patera con 58 personas alcanzó Puerto del Rosario, en Fuerteventura. A Lanzarote llegaron otras dos barcazas con 87 migrantes a bordo. Entre ellos, Ibrahima.

Etiquetas
stats