ENTREVISTA Daniel Fernández, portavoz socialista y candidato a la Alcaldía en 2023

“El hormigón y el granito es el pecado original del Partido Popular”

Daniel Fernández, portavoz socialista y candidato a la alcaldía en 2023.

El Partido Socialista ya está en modo electoral a seis meses vista. Daniel Fernández (Santander, 1984), el actual portavoz, va a ser el cabeza de lista de la papeleta con la que el PSOE intentará, una vez más, convencer a los santanderinos de que hay otros mundos posibles, aparte del hegemónico del Partido Popular.

El PSOE pide que los autobuses urbanos de Santander sean gratuitos en 2023 y cifra el coste: 8,7 millones de euros

El PSOE pide que los autobuses urbanos de Santander sean gratuitos en 2023 y cifra el coste: 8,7 millones de euros

Jurista y criado en las organizaciones juveniles del partido, el portavoz y candidato tiene claro que los vecinos de la capital pasarán factura a la alcaldesa Gema Igual por lo que ha ocurrido con el servicio de recogida de basura y que, en todo caso, su apuesta será por ofrecer alternativas de empleo a los jóvenes, construir vivienda de alquiler a precio asequible, y generar actividad en el comercio local incentivando que los locales cerrados salgan al mercado.

Quien tuvo grandes posibilidades hace unos meses de liderar una moción de censura sigue desconfiando del socio del Partido Popular en el equipo de gobierno, Javier Ceruti (CS), quien, a su juicio, tuvo que haber roto con el PP si realmente pretendía regenerar la vida municipal sumándose a una moción de censura. Ahora, Fernández va a intentar sentarse en el sillón de la Alcaldía acudiendo a las elecciones como portavoz y con el bagaje obtenido en los últimos años.

Me imagino que no haya tenido mucho que pensar a la hora de decidir si iba a ser candidato.

Mi candidatura por Santander fue relativamente sencilla. Una vez que empiezas a hablar con los militantes y simpatizantes del partido te das cuenta de cómo te van empujando a tomar esa decisión que, desde el punto de vista personal, asumes con la portavocía. En estos dos años vas viendo que las asociaciones de vecinos te escuchan y te dicen: “Serías un buen candidato”.

¿Hasta qué punto va a intervenir en la elaboración de la lista que encabece?

La lista la hacemos desde la propia Agrupación y tendrá que someterse a la votación de los militantes que son los que deciden.

¿Pero ya tiene en mente quién puede acompañarle?

Hay compañeros que estoy convencido que me van a acompañar, aunque aún no se lo he trasladado. No puedo adelantar nada.

¿Caras nuevas, continuidad o las dos cosas?

Va a haber una mezcla entre continuidad y caras nuevas. Siempre es positivo que nuevas personas se sumen al proyecto. Hay muchas personas que han participado desde fuera del Grupo Municipal en el proyecto del partido y a la hora de elaborar el programa electoral. Estoy convencido de que va a haber un fifty-fifty, una parte de continuidad y una parte de gente nueva.

¿Puede adelantar las principales líneas de su programa electoral?

A principios de legislatura presentamos el proyecto de convertir Santander en una capital verde y a partir de ahí hemos lanzado otros proyectos que son perfectamente compatibles; por ejemplo, todo lo relacionado con los aparcamientos. Hay un problema y hemos presentado alternativas que van en tres direcciones: aparcamientos disuasorios; aparcamientos para residentes, que pueden ser verticales o plazas de alta rotación de la OLA y zonas verdes centradas en residentes; y también todo lo relacionado con el transporte público, para que conecte cualquier zona de Santander con el Ayuntamiento en 10-15 minutos.

¿Y en materia de empleo?

Hay zonas de Santander infrautilizadas, como puede ser el Litoral Norte, que pudiera ser una zona que se convirtiese en el sector primario del municipio, que diese servicio a la ciudad con productos de kilómetro cero; se generaría empleo de calidad. También seguir fomentando lo que es el Pctcan, que genere empleos de calidad para todos los jóvenes que se han ido, y con activos relacionados con la energía y la nueva tecnología y la ciencia. Santander tiene que recuperar el esplendor del pasado. En estos momentos, la alcaldesa de Santander [Gema Igual] y el PP, después de 44 años, han perdido las ideas y eso se ve en la decadencia y caída de la ciudad.

La alcaldesa de Santander [Gema Igual] y el PP, después de 44 años. han perdido las ideas y eso se ve en la decadencia y caída de la ciudad

¿Qué balance hace de esta legislatura?

El balance es negativo, no solo desde el punto de vista socialista, sino desde el punto de vista ciudadano, que ha visto cómo servicios esenciales, como es la recogida de basuras, tienen una calidad inferior. Pagamos mucho dinero con las tasas de basura y la ciudad cada día está más sucia que el día anterior. De alguna manera es una responsabilidad de la alcaldesa.

Si todo está claro en el servicio de basura y no hay nada que ocultar, ¿qué inconveniente hay para que se celebre una comisión de investigación?

La alcaldesa tiene mucho miedo de que se conozca toda la verdad antes de las elecciones de mayo y que, conociéndose la verdad, no se vuelva a votar al Partido Popular. La relación de poder entre empresas y Partido Popular puede que tenga cosas que no han sido demasiado limpias porque ellos mismos quieren que no se investigue. Yo no tendría inconveniente a que investigasen mi vida porque no van a encontrar nada. Tengo claro que cuando alguien se niega a una comisión de investigación es porque tiene algo que ocultar.

Memoria Histórica

¿Qué haría con el callejero franquista si fuera alcalde?

Con una ley que entró en vigor en 2007, hace más de 15 años, tenemos la obligación institucional de cumplirla y va a haber que cambiar el nombre de calles. En la legislatura pasada, se creó una comisión específica para el cambio de nombres de calles y ahí ya hubo un acuerdo, lo que no hubo fue voluntad política de la alcaldesa para ejecutarlo.

Pero, ¿cómo lo haría?

Hay una calle que es General Dávila que una parte mayoritaria de la ciudad quiere que se llame Paseo 8 de Marzo y sería tan fácil como cambiarlo. Cuando la alcaldesa dice que se generarían molestias, molestias ninguna. El problema realmente radica en la voluntad política de la alcaldesa, no en que los ciudadanos se opongan a cumplir la ley.

El problema realmente radica en la voluntad política de la alcaldesa, no en que los ciudadanos se opongan a cumplir la ley

Daniel Fernández Portavoz socialista y candidato

¿Las leyes en Santander se cumplen o no en función de las molestias que ocasionen? Aparte de la Memoria Histórica, estaba pensando también en la Zona de Bajas Emisiones, que tendría que estar al menos definida y no lo está.

Tengo claro que tienen una nula voluntad de cumplir una ley que lleva vigente 15 años y que ellos entienden que afecta a su electorado y que va a mermarles el apoyo ciudadano. Yo soy de la opinión de que las leyes están para cumplirlas. Tenemos que sacar adelante acuerdos, que ya los hay, y poner en marcha esos cambios.

¿También la Zona de Bajas Emisiones es de cumplimiento discrecional?

Se alega que no ha habido tiempo para hacer mediciones [ruido, tráfico, contaminación] y ahora anuncian que van a poner medidores. Y yo me pregunto: ¿medidores de qué? Han anunciado a bombo y platillo por todo el mundo que Santander es una ciudad Smartcity, que tenemos medidores para todo.

Moción de censura fallida

La oposición y un socio de gobierno [Cs] cuestionan sistemáticamente la gestión de la alcaldesa, pero esta ha conseguido que no se pongan de acuerdo. Acaba de pasar con la reprobación de la Junta de Gobierno, que fracasó al no tener votos suficientes.

Mi partido es muy claro: desde el principio ha dicho que es la alternativa al Partido Popular, cuya forma de gobernar es opuesta a la nuestra. Y con los otros partidos hay dos sectores diferentes: uno, de continua oposición [al equipo de gobierno] y ahí podemos meter a Unidas por Santander y al Partido Regionalista... normalmente; y hay otra a la que se le ve la patita: se le vio a Ciudadanos cuando tuvo que apuntalar a la alcaldesa de Santander. Ahí se les vio que tiran a la derecha siempre que pueden. Ellos, que venían a regenerar 44 años de gobierno del Partido Popular, han seguido perpetuando a la alcaldesa en el equipo de gobierno. Y además está Vox, que es un partido radicalizado de extrema derecha que cuando tiene que apoyar al Partido Popular lo apoya sin ningún tapujo y apoyarlo en ocasiones va contra los intereses de la propia labor de oposición.

¿No podría ser más concreto?

En una posible moción de censura, con Vox no se puede contar porque ellos mismos han dicho estar dispuestos a entrar en un gobierno del PP, pero que nunca permitirán un gobierno de izquierdas o progresista. Y respecto a la reprobación [de todo el equipo de gobierno PP-Cs], planteamos una transaccional para establecer lo que dice la ley, que la responsabilidad de que no haya presupuestos es de la alcaldesa, pero eso no impidió que después hiciéramos una crítica a la labor del equipo de gobierno y apoyásemos la propuesta del Partido Regionalista para que nadie se agarrase a eso para no apoyar. Pero eso le permitió a Ciudadanos y a Vox abstenerse o votar en contra.

¿Ciudadanos es un partido que sopla y sorbe a la vez, que está en misa y repicando?

Sí. Y ese es el pecado que posiblemente les lleve a la desaparición política.

Tuvo usted la posibilidad de acudir a las elecciones de mayo como alcalde si entre toda la oposición y Ciudadanos se hubieran puesto de acuerdo hace unos meses para desarrollar una moción de censura.

Hace unos meses había razones lo suficientemente trascendentes en la ciudad como para que Ciudadanos hubiese salido del equipo de gobierno y hubiese firmado una moción de censura. ¿Qué sucede? En Ciudadanos manda Madrid y allí se decidió que gobernase el Partido Popular y durante toda la legislatura ha mantenido esa postura.

Hace unos meses había razones lo suficientemente trascendentes en la ciudad como para que Ciudadanos hubiese salido del equipo de gobierno y hubiese firmado una moción de censura

Pero su portavoz Javier Ceruti asegura que esa servidumbre ya no se da, que pueden tomar sus propias decisiones.

Los hechos de Ciudadanos han llevado a tener cuatro años de gobierno del Partido Popular.

¿Hasta qué punto da igual tener presupuestos o no en Santander?

Es muy grave. El Partido Popular ha decidido trabajar a golpe de modificación, que llevamos 100 hasta noviembre. Nos parece especialmente grave en el caso de Santander porque el presupuesto vigente es anterior a la pandemia y ahora no está adaptado a las necesidades de la ciudad. Un presupuesto tiene que se ser reflejo del momento en que se elabora.

¿Qué consecuencias conlleva?

Afecta a los propios funcionarios. Por ejemplo, las horas extra se pagan a través del presupuesto.

¿Afectará a la financiación europea?

Espero que no. Pero iremos de la mano para que no repercuta como pasó con la subvención de 600.000 euros que se presentó fuera de plazo.

¿En qué ha beneficiado el Gobierno de Pedro Sánchez a Santander?

Se nota en muchos aspectos. Por ejemplo en el ámbito cultural. En Santander viene la cultura de dos ámbitos: de las instituciones del Gobierno de España y del Gobierno de Cantabria; y de instituciones privadas como el Banco Santander. Al Ayuntamiento ni está ni se le espera. También tenemos el permiso para que tuviéramos la disponibilidad de remanentes [financiación presupuestaria no gastada].

¿Solo ha incidido en materia cultural y presupuestaria?

A los santanderinos también les llegan medidas como la reforma laboral o los ERTE y todas las medidas del escudo social que ha protegido a los más vulnerables. Luego, la gasolina subió por la guerra de Ucrania y el Gobierno financia 10 de cada 50 euros que echamos al depósito del coche. O cada viaje del TUS, que se ha reducido un 30% y desde que los trenes de Cercanías son gratis se han emitido miles de abonos.

¿Cree que el electorado seguirá votando mayoritariamente al Partido Popular?

Estoy convencido de que lo que es gestión municipal, como la limpieza, se lo harán pagar al responsable. Y también la falta de seguridad. El centro de Santander es ya para el turismo de borrachera, con molestias continuas a los vecinos y con ruido, en el que no se sabe poner orden en las entradas y salidas de los colegios con vehículos en doble fila... Por supuesto que el voto también depende de la política nacional, pero es importante que cuando se vote se tenga claro que se vota por Santander y por lo que se quiere para Santander: si sumirla en el caos del Partido Popular o llevarla a una época de esplendor y progreso que es lo que planteamos.

¿En el caso de ser elegido alcalde o portavoz, se compromete a permanecer cuatro años en el Ayuntamiento o, si es reclamado por otras instancias, se irá?

Mi máximo objetivo es ser alcalde de Santander y por ello voy a luchar los próximos meses como he luchado los últimos años desde la Portavocía. Pero el compromiso es por los próximos cuatro años. Estoy totalmente centrado en Santander porque es la ciudad a la que estoy unido y donde me mantendré el resto de mi vida. Santander me encanta.

¿Es un buen proyecto el de ADIF para la reforma de las estaciones?

Es un buen proyecto.

¿Pensando en Santander o pensando en ADIF?

Pensando en Santander. Llevamos demasiado tiempo repensando un espacio que ahora desune. Son 12 campos de fútbol, un espacio que vamos a ganar en un lugar falto de zonas de esparcimiento.

¿Qué opina del Modelo de Ciudad que defiende la Concejalía de Urbanismo para el Santander de 2055?

Sintonizo perfectamente con él porque ese Modelo de Ciudad, matizado en detalle, es lo que llevamos defendiendo para Santander durante las últimas cuatro legislaturas: una ciudad inclusiva, más amable, segura, con movilidad sostenible, más vital... El Partido Popular, si sigue gobernando, nunca lo pondrá en marcha.

Patrimonio

En Santander hay una serie de hitos o monumentos que periódicamente son objeto de debate. Uno es el Castillo de Corbanera, declarado BIC, pero que está ocupado permanentemente por una familia haciendo valer unos derechos adquiridos [usacapión]. ¿Cuál es su política patrimonial?

Santander tiene que mantener su esencia, y eso es algo que no hemos visto en la renovación de la Plaza de Italia o por el temor de los santanderinos ante la nueva renovación de los Jardines de Piquío. Por eso pedimos la creación de un Consejo de Patrimonio que vele para que este no se destruya como, por ejemplo, con el Castillo de Corbanera, que es el ejemplo perfecto de la dejación de funciones del Partido Popular. Han conseguido que un bien propiedad del Ayuntamiento sea ocupado por una familia y que con el tiempo pase a ser un derecho adquirido. A nosotros nos parece realmente grave que el Partido Popular respete tan poco el patrimonio de la ciudad.

El Castillo de Corbanera es el ejemplo perfecto de la dejación de funciones del Partido Popular

¿Hay una presencia excesiva del hormigón en los proyectos que se llevan a cabo?

El hormigón y el granito es el pecado original del Partido Popular. Lo vemos en la Plaza de Italia, en la calle San Francisco, que cada cuatro años se reforma. Yo la he visto renovar en tres ocasiones mientras otras calles de las afueras están abandonadas. No entendemos por qué se actúa en las mismas calles cada cuatro años.

¿Qué plantea para facilitar el acceso a la vivienda?

Es uno de los principales problemas de Santander, sobre todo para los jóvenes, que tienen que irse a vivir fuera de la ciudad. La solución es la apuesta decidida del Ayuntamiento de Santander y la Sociedad de Vivienda y Suelo por la construcción de viviendas de protección oficial con alquileres razonables.

¿Qué sucede con los arrendamientos?

Hay viviendas que se ofertan para alquiler vacacional que solo están registradas en un 5%. El Ayuntamiento tendrá que poner orden en ese ámbito y que se cumpla la normativa sobre qué viviendas pueden tener alquiler vacacional y cuáles no. Ello aumentaría la oferta de viviendas de alquiler y automáticamente el precio bajaría.

¿Y qué hacer con los locales comerciales cerrados?

Es una auténtica tragedia pasear por el centro de Santander y ver zonas con gran número de locales cerrados. Al ámbito privado no le interesará, pero desde el público tampoco hay interés por incentivar el alquiler. ¿Cómo puede hacerse? Se puede aumentar el IBI al local que lleve meses cerrado. Hay grandes tenedores en Santander que prefieren tener sus locales vacíos a tenerlos en funcionamiento por menos dinero.

¿Santander está abonada al monocultivo turístico?

Todo puede compartirse, pero no puede seguirse esta tónica a la que nos está llevando el Partido Popular de convertir Santander en una especie de Marina d'Or que vive para el turista y se olvida de prestar servicios de calidad a los vecinos que vivimos aquí el resto del año. Está muy bien tener engalanada dos meses la ciudad, pero hay otros 10 meses en los que son necesarios servicios de calidad. Queremos una ciudad que se pueda vivir y disfrutar los 365 días del año.

¿Santander es una ciudad cómoda para vivir, pero hostil para trabajar?

Santander se ha convertido en una ciudad perfecta para personas jubiladas, pero no ofrece alternativas para que los jóvenes tengan empleos de calidad. Creo que Santander es ahora más una ciudad para jubilados y pensionistas que para personas de otras edades.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats