Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Ábalos se resiste a dejar el acta y se enfrenta a la ruptura con el PSOE
El Poder Judicial rechaza sancionar al juez que llamó "psicópata" a Sánchez
Opinión - Mejor irse antes de que te echen. Por Esther Palomera

Cuatro puntos 'calientes' de Castilla-La Mancha por las protestas del campo el 14 de febrero

Varios tractores durante una manifestación en Illescas el 9 de febrero de 2024, en Illescas, Toledo, Castilla-La Mancha (España).

Pilar Virtudes

0

Cuatro punto de la región, concretamente en las provincias de Toledo, Cuenca y Guadalajara, serán los que aglutinarán el próximo miércoles 14 de febrero las protestas de los agricultores y ganaderos convocadas, en esta ocasión, por las organizaciones Asaja, UPA, COAG y Cooperativas Agroalimentarias.

Así, los agricultores y ganaderos de la provincia de Toledo se concentrarán con sus tractores a partir de las 10 horas en el punto kilométrico 86 de la autovía A-5 salida de Otero y en el kilómetro 121 de la A-4, en Madridejos, dirección Madrid.

En la provincia de Cuenca, las concentraciones serán en Villar de Cantos, kilómetro 162 de la Autovia A-43 a partir de las 9 horas y también con los tractores.

Por último, el Guadalajara, será una marcha con los vehículos que comenzará en el kilómetro 73 de la autovía A-2 a la altura de Torija hasta Guadalajara. En Guadalajara además de UPA, ASAJA, COAG y Cooperativas convoca también APAG (Asociación Provincial de Agricultores y Ganaderos).

En Albacete, está por confirmar el lugar y la provincia de Ciudad Real no hará concentraciones el día 14 porque ya las celebró el pasado día 8.

Con estas protestas, la región se une a las manifestaciones que están previstas en otras provincias de todo el país, ya que esta es una convocatoria nacional conjunta de las asociaciones agrarias para reivindicar una serie de medidas profundas para atajar la situación que vive todo el sector.

Las reivindicaciones

Según han explicado los representantes del sector, los agricultores y ganaderos de toda España, y también de Castilla-La Mancha, “están alzando la voz de manera contundente para denunciar la precaria situación en la que se encuentra el sector agroalimentario y los perjuicios que les está generando la política agraria actual”. 

En esta línea, han señalado que la Política Agraria Común (PAC) “impone, cada vez más, limitaciones a la capacidad productiva de las explotaciones, más restricciones en el manejo con incomprensibles limitaciones al uso de fertilizantes, fitosanitarios y medicamentos ganaderos, más intromisión en la libre planificación de cultivos por parte de los agricultores, más ampliación a niveles desorbitados de las exigencias administrativas y burocráticas y un largo cúmulo de despropósitos añadidos”.

Recuerdan que no es la primera vez que lo denuncian y que no han tenido respuesta por parte de las administraciones y eso, añaden, ha llevado al sector “a una situación de colapso total”. 

Por ello, piden una revisión profunda de la actual PAC y un aumento de su presupuesto, la modificación y flexibilización del Plan Estratégico de la PAC (PEPAC), un cambio total de los ecorregímenes para adaptarlos a la realidad agraria de la región, la suspensión de la obligación del cuaderno digital y la reducción de la carga administrativa, entre otros.

Además, han criticado las exigencias medioambientales, por lo que demandan la paralización de nuevas normativas comunitarias como la Ley de la Restauración de la Naturaleza y otras que supongan limitaciones la actividad agraria. Frente a eso subrayan “el papel clave del agricultor y las cooperativas en la lucha contra el cambio climático”.

Otra de las reivindicaciones pasa por “la reciprocidad” en las relaciones comerciales con terceros países y reclaman “las mismas normas de producción y comercialización que Europa, estableciendo cláusulas espejo y aumentando el control sanitario de producciones primarias en las fronteras”.

En cuanto a la actual Ley de la Cadena Agroalimentaria, piden mayor eficiencia para prohibir prácticas desleales y que los precios que perciben los agricultores y ganaderos cubran los costes de producción.

En esta línea, demandan que se transforme el denominado Observatorio de Precios de Castilla-La Mancha en un Observatorio de la Cadena Alimentaria que trabaje para elaborar índices de costes de producción y que refuerce la labor inspectora de la Agencia de Control e Inspección Alimentario (AICA), además de un plan de ayudas que permita paliar los negativos efectos del incremento de los costes de producción.

En materia de agua, ASAJA, COAG, UPA y Cooperativas Agro-alimentarias de Castilla-La Mancha reivindican un plan ambicioso que garantice agua para regar y poder seguir produciendo alimentos a precios razonables, así como inversiones en infraestructuras hidráulicas y en planes de regadío agrícola en zonas amenazadas por despoblamiento. Igualmente, demandan una mejora de la gestión y soluciones inmediatas para la regularización de los pozos de las explotaciones prioritarias del Plan Especial del Alto Guadiana, la puesta en marcha del Consorcio del Alto Guadiana o estudios rigurosos para conocer la potencialidad de las aguas subterráneas, entre otras cuestiones.

Para la ganadería, piden un Plan estratégico que contemple medidas encaminadas a garantizar su rentabilidad y, por ende, el mantenimiento de las explotaciones; un Plan de sanidad animal que afronte los retos de las enfermedades con medidas compensatorias por la totalidad de las pérdidas y que contemple protocolos de actuación; la revisión de la normativa en materia de transporte y bienestar animal, la tramitación urgente de las distintas ayudas puestas en marcha como las de lucro cesante, las compensatorias por la viruela o las ayudas a la enfermedad hemorrágica epizoótica (EHE), así como el control de la fauna silvestre que transmite enfermedades al ganado. 

Por último, entre otras medidas, la tabla reivindicativa recoge aspectos relativos al Plan Gestión de la Zona ZEPA; la modificación del Programa de Desarrollo Rural con el fin de beneficiar a los jóvenes ya incorporados; incentivos fiscales y laborales para fomentar el relevo generacional en el campo; la bonificación del gasóleo agrícola de forma indefinida; reforzar los seguros agrarios; instrumentos financieros que aporten liquidez a los sectores más afectados por la falta de rentabilidad; reformar la legislación laboral; potenciar la investigación agraria; ayudas a las cooperativas agroalimentarias por los efectos de la sequía y apoyo al cooperativismo, garantizar las subvenciones a los productores ecológicos y un Plan de Gestión Cinegética.

Núñez en Bruselas

Por otro lado, el presidente del PP de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, ha asegurado que va a mantener “dos reuniones muy importantes” en Bruselas, a donde viajará este martes, para exponer en la Unión Europea las “necesidades” de los agricultores y ganaderos de la región.

Así lo ha expuesto en una entrevista concedida a la Cadena Cope, donde ha detallado que estas reuniones serán con el director general de Agricultura de la Unión Europea, la persona que “dirige desde el punto de vista de la ejecución de las políticas europeas en materia de agricultura”; y con el presidente de la Comisión de Agricultura en el Parlamento Europeo, que es “el lugar donde se sustancian, se debaten y finalmente se aprueban las decisiones que afectan a agricultores y ganaderos de toda España y de toda Europa”.

Núñez ha detallado que viajará a la sede de la Unión Europea acompañado de los presidentes de las diputaciones de Toledo y Ciudad Real, Conchi Cedillo y Miguel Ángel Valverde, y con su equipo de Agricultura, contando además en las reuniones con la colaboración del portavoz de Agricultura y Ganadería del Parlamento Europeo del Grupo Popular, Juan Ignacio Zoido, exdelegado del Gobierno en Castilla-La Mancha.

Etiquetas
stats