Así es la incidencia descontrolada del coronavirus en la mayoría de los municipios de Castilla-La Mancha

EFE/ Cabalar/Archivo

La incidencia acumulada de los 14 días entre el 20 de diciembre y el 2 de enero en Castilla-La Mancha es altísima: de más de 2.000 casos por cada 100.000 habitantes. Es sólo una cifra que resume la situación descontrolada que se puede ver en las distintas localidades de la región, que ya tiene provincias como Toledo o Albacete, en las que más del 80% de los municipios tienen incidencias que superan los 1.000 casos; en Cuenca, por otro lado, la media cae considerablemente. En parte por su despoblación, y en parte por estar más alejada de otras regiones como Madrid.

Y es que las tres localidades con la mayor incidencia, Ujados, Congostrina y Luzaga, se encuentran en Guadalajara. Estas tasas se dan porque en Congostrina hay sólo 14 personas censadas, por lo que con sólo 8 casos se sitúen en más de 26.000 casos, como ocurre en Ujados. La gran mayoría de las poblaciones con 0 contagios durante esas dos semanas, que son más de 200 en toda la región, no tienen más de 100 habitantes censados y en ningún caso superan los 400. Sin embargo, en el resto de la región, en la zona 'no vaciada', por llamarlo de algún modo, las incidencias de más de 1.000 casos son ahora mismo la norma y no la excepción.

Las grandes localidades presentan ahora tasas que antes eran las grandes excepciones debido a brotes en pequeñas localidades. Pero en las dos semanas de celebraciones navideñas se llegó una y otra vez a cifras récord, que han hecho que ciudades como Albacete hayan tenido miles y miles de contagio y supere, según los últimos datos de Sanidad, una tasa de incidencia de 3.000 casos por cada 100.000 habitantes. Guadalajara supera a la capital albaceteña en incidencia, de hecho, con un total de 3.080 casos, situándose como el segundo municipio con más contagios registrados.

Toledo y Talavera de la Reina son, como es previsible, las localidades con más contagios; tantos contagios que ambas tienen incidencias que rozan los 3.000 casos por cada 100.000 habitantes. Cuenca tiene una incidencia de 2704 casos y Ciudad Real, de 3270. De hecho, de las veinte localidades más pobladas de la región, Illescas, Hellín, Tomelloso y Villarrobledo son las únicas cuya incidencia es menor de 1.000 por cada 100.000 personas.

¿Cómo estaba esta situación en 2021?

Las cifras que se han registrado en las últimas semanas son muy impresionantes, y se han roto récords incansablemente. El más alto, el del 31 de diciembre del año pasado. Entonces fueron más de 7.000 los contagios nuevos comunicados por Sanidad. Las últimas cifras comunicadas por Sanidad este viernes señala que en los últimos dos días se han certificado más de 14.000 contagios, 6.761 de ellos este jueves. En la misma fecha pero de 2021 se registró un total de 1.306 casos.

Es decir, las cifras se cuadruplican en nuevos contagios. Pero, ¿ocurre lo mismo con las hospitalizaciones? No. De hecho, ocurre lo contrario: las hospitalizaciones son significativamente más bajas o, por lo menos, no crecen en la misma medida que los contagios. El año pasado, y con una curva de contagios mucho menos elevada, había 200 personas menos ingresadas en las camas convencionales de los hospitales de la región. Especialmente destacable es la situación de la provincia de Ciudad Real, donde hay más de 100 personas menos hospitalizadas que hace un año. La provincia fue, ciertamente, una de las más golpeadas en las primeras olas de la pandemia.

Cuenca siempre resulta una suerte de excepción a la regla en Castilla-La Mancha y en esta comparativa no es, valga la redundancia, la excepción. Hay sólo 3 personas menos hospitalizadas que hace un año. Algo similar ocurre en Guadalajara, donde la diferencia es sólo de 5 personas. Mientras tanto en Toledo hay 110 personas en las camas hospitalarias que hace un año, y en Albacete, son veinte menos.

De forma global, también hay menos personas en las Unidades de Cuidado Intensivo en los hospitales regionales, pero hay dos provincias que, en esta ola, tienen más pacientes ingresados que hace un año. Es el caso de Albacete y Cuenca, que según los últimos datos tienen ocho y tres personas más ingresadas en UCI, respectivamente, que hace un año. La mejora de la situación en Ciudad Real en relación al año pasado es la que ofrece una perspectiva regional más optimista que en enero de 2021.

síguenos en Telegram

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats