Castilla-La Mancha Opinión y blogs

Sobre este blog

Este espacio ha sido promovido por la Red de Redes de Economía Alternativa y Solidaria (REAS) y cuenta con la financiación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y la Unión Europea, a través de su Fondo Social Europeo, con el objetivo de difundir experiencias, opiniones y ejemplos de proyectos basados en la economía social y solidaria

Castilla-La Mancha ya cuenta con su Libro Blanco de la Economía Social, el “punto de partida” para su visibilidad y desarrollo

Presentación del Libro Blanco

0

Desde el mundo académico, pero con la colaboración de numerosos colectivos, asociaciones, entidades y Administración regional, ya es una realidad el Libro Blanco de la Economía Social de Castilla-La Mancha. Se trata de una extensa obra de análisis, estadísticas e investigaciones sobre este sector, cada vez con mayor implantación en la comunidad autónoma. De hecho, es el primer documento de estas características que se realiza en la región. Su presentación ha hecho patente los distintos ámbitos de colaboración desde los que se ha fraguado, bajo la coordinación y tutela de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM). Ahora, el Libro Blanco supone el “punto de partida” para un desarrollo aún mayor de la economía social y como documento base para la puesta en marcha de políticas públicas.

La consejera de Economía, Empresas y Empleo del Gobierno autonómico, Patricia Franco, ha participado en la presentación en Toledo, que precisamente ha sido la Capital Europea de la Economía Social en 2020. La Dirección General de Autónomos, Trabajo y Economía Social, con su titular, Eduardo del Valle, a la cabeza, ha colaborado en el proyecto de redacción de la obra, que la consejera considera “magnífica” tras más de un año de elaboración. Según ha dicho, con este documento “estamos consiguiendo entre todos mantener esa Capitalidad viva” y a ello ha añadido el anuncio de que el Ejecutivo regional desarrollará durante este año una Estrategia de Economía Social en Castilla-La Mancha.  

En este sentido, también ha afirmado que el proyecto contribuye a “visibilizar” el papel de la economía social, hasta hace poco una “gran desconocida”, y asumir con ello “los retos que tenemos por delante sobre todo en cuanto a su impregnación en las zonas rurales”. Ha detallado asimismo que supone igualmente el reflejo del “crisol de entidades” que componen este sector y “un espacio de información comparada que va a permitir trabajar estrategias en todo el país y el enriquecer ese trabajo de cara al futuro”.

Hacia una sociedad "que no deja a nadie atrás"

Tras mencionar la importancia que en la economía social cumplen cooperativas vitivinícolas, sociedades laborales, centros especiales de empleo, entidades del tercer sector o cooperativas de trabajo asociado, entre otras muchas, la consejera ha concluido afirmando que “hay mucha tarea por delante” pero sobre todo “compromisos y ganas de trabajar juntos” para impulsar este sector. El Libro Blanco y la futura estrategia contribuirán a “una sociedad moderna, sostenible, que no deja a nadie atrás, que apuesta por nuestra zonas rurales y por nuevos modelos económicos para que los desequilibrios generados por las crisis tengan el menor impacto posible, no solo en la economía, sino también en el ámbito social”.

El rector de la UCLM, Julián Garde, quien firma uno de los prólogos del documento, también ha estado presente en esta puesta de largo del Libro Blanco. Ha agradecido a todos los colaboradores y colaboradoras, profesorado, entidades y asociaciones que lo han hecho posible, y ha mostrado su orgullo por que el proyecto haya salido de la Universidad, lo que “debería ser así en muchas facetas”. De igual forma, ha destacado su importancia como herramienta que reivindica el papel de la economía social como mecanismo de gran utilidad para la cohesión territorial y la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Este documento nació del impulso del Centro Internacional de Investigación e Información sobre la Economía Pública, Social y Cooperativa (CIRIEC-España), cuya presidenta, Adoración Mozas Moral, ha querido subrayar por su parte la multiplicación de tipología de entidades en este sector. Es el motivo por el que ha considerado que la misión de los investigadores y académicos es “estudiarnos y caracterizarnos para salvaguardar los criterios que nos definen” y “que las políticas públicas puedan dirigirse de manera concreta a las entidades de este ámbito”. El Libro Blanco contribuye a ello por ser una “foto fija” de la realidad.

La importancia de la economía colaborativa la ha defendido también Jose Luis Monzón, director general de Civio y también colaborador de la obra. Ha señalado que la Unión Europea ya elabora un Plan de Acción para la economía social, por lo que forma parte del organigrama de muchos gobiernos. “Ya está en las agendas políticas”, ha remarcado, coincidiendo con la necesidad de que haya una “autoidentificación” por parte de los propios actores y entidades, sobre todo ahora que desde el ámbito universitario se ha desarrollado una “delimitación conceptual clara”.

“El Libro blanco no solamente constituye una recopilación de datos estadísticos sobre la economía social que permiten defender su importancia cualitativa, sino que también cuantitativamente los datos son muy relevantes, porque en toda Castilla-La Mancha este colectivo representa más del 8% del empleo asalariado del sector privado y más del 10% en voluntariado”, ha precisado.  Y por ello, considera que ahora supone un “signo de esperanza” contar con un proyecto que debe tener “continuidad”.

"Un pilar de la economía"

Así lo ha destacado también Inmaculada Carrasco, profesora de la UCLM y coordinadora del Libro Blanco junto al catedrático Felipe Hernández Perlines. Supone, ha dicho, el primer intento de poner en conjunto las cifras más relevantes de las familias que componen la economía social en la región, para calibrar su importancia y “contribuir a darles visibilidad”. Este documento realiza por tanto un análisis minucioso del marco jurídico, evolución, contexto histórico y tipologías, pero de todos ellos ha destacado el papel de la economía social en entornos especialmente despoblados, donde fija población y crea riqueza local.

“La economía social es un pilar de la economía de Castilla-La Mancha. El valor social trasciende el mero valor económico, las entidades del sector cumplen una importantísima misión en la fijación de población. Supone una forma diferente de emprender, más resiliente, con profundas raíces sociales. Con este trabajo queremos un punto y seguido, desearíamos que fuera un punto de partida para futuras colaboraciones”, ha concluido. Eso mismo ha destacado Felipe Hernández Perlines: el Libro Blanco debe ser la base para futuras investigaciones y un “documento de obligada consulta” para las administraciones.

Por último, también ha intervenido en la presentación Juan Miguel del Real, presidente de la Confederación de Asociaciones de Empresas de Economía Social de Castilla-La Mancha, que vio la luz hace dos meses en representación de todas las familias del sector. “Es una obra importante para que la economía social impregne todos los pilares de la región, ya que en Castilla-La Mancha tiene un papel más allá de lo económico, a la hora de sostener el desarrollo rural y fijar población, creando valor y riqueza en los momentos más complicados. El Libro Blanco hacía falta y ahora nos queda un largo camino por recorrer para que la economía social consiga un mundo mejor”, ha concluido.

Sobre este blog

Este espacio ha sido promovido por la Red de Redes de Economía Alternativa y Solidaria (REAS) y cuenta con la financiación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y la Unión Europea, a través de su Fondo Social Europeo, con el objetivo de difundir experiencias, opiniones y ejemplos de proyectos basados en la economía social y solidaria

Publicado el
10 de marzo de 2021 - 13:28 h

Descubre nuestras apps