La portada de mañana
Acceder
Un cambio de Pfizer y la falta de previsión ponen en riesgo miles de vacunas
Cifuentes se sienta en el banquillo con una agenda desaparecida dos años
Opinión - Entre lo urgente y lo importante, por Esther Palomera

"Primo, ahí está el abuelo": una placa que dignifica la memoria histórica ayuda a una familia a saber dónde estaba enterrado un fusilado

Eladio Mora Bastante

Años de búsqueda de la familia de Eladio Mora Bastante acabaron gracias a una placa conmemorativa dispuesta en el cementerio de Piedrabuena, en Ciudad Real. Una placa sobria, pero llena de significado: es la primera conmemoración a los represaliados por el franquismo en una fosa común en la provincia ciudadrealeña. Pero para la familia de Eladio Mora fue mucho más, porque por fin pudieron saber donde yace el cuerpo del abuelo. "Para mí supuso una alegría y una tristeza inmensa", asegura su nieto, Jorge Delgado. Es la primera familia que reconoce un cuerpo de la fosa común en Piedrabuena, una iniciativa de la mano del proyecto 'Mapas de Memoria' y la Diputación de Ciudad Real para dignificar los nombres de las víctimas de la dictadura en la provincia.

Nuevo "hito" de la memoria histórica: localizadas más de 50 fosas comunes en Ciudad Real

Nuevo "hito" de la memoria histórica: localizadas más de 50 fosas comunes en Ciudad Real

"Nosotros llevábamos ya tiempo intentando investigar y localizar algo de nuestro abuelo", explica Delgado a este medio. Los primos de la familia se intentaron informar de dónde podía estar el abuelo, pero se encontraron con información "muy exigua" y la situación estaba "en el aire". Hasta que se inauguró la placa. "Entonces contacta conmigo una prima hermana y me cuenta que han hecho un acto de homenaje al abuelo. ¿Así se llamaba el abuelo? me preguntó y le dije, sí. Primo, ahí está el abuelo", recuerda.

La reacción emocional no se hizo esperar, asegura Jorge, que admite que lloró muchas horas viendo la foto de su abuelo. "Hacía años que no sabíamos nada de mi abuelo tras haber sido represaliado y encontrarlo así tras haber conocido tantas historias...", recalca. Su abuela, Victoria Ruiz, le habló mucho de él, de una persona alegre, trabajadora y divertida. Muy cariñoso, recalca. Pero la historia de la dictadura dio un vuelco a la familia. "Yo sabía, por ejemplo, que mi abuelo fue fusilado el mismo día del cumpleaños de mi madre", rememora.

Entre las historias familiares de Jorge se encuentra esa en la que su madre le contaba cómo pasó por la puerta de su casa el camión con quienes iban a ser fusilados y cómo a su abuelo no le permitieron bajarse para despedirse de su mujer y sus hijos, ni tampoco para darles la ropa y las botas que ya no iba a necesitar. "Nosotros sabíamos que estaba al lado de la tapia vieja del cementerio, pero con el transcurso de los años ahí se quedó el tema. Hasta que vimos la luz y el nombre de mi abuelo está en una placa conmemorativa. No puedes imaginarte la ilusión", recalca.

Él, de hecho, apenas ha vuelto al pueblo de su madre, porque toda la familia decidió irse de Piedrabuena, por las represalias y "lo incómodo" de la situación. Además, el nombre de Eladio Mora es el primero que desde el proyecto 'Mapas de Memoria' logran vincular a una familia, en una situación "extraordinaria". Apenas Jorge se enteró de la existencia de la placa no paró hasta contactar con el alcalde de la localidad, José Luis Cabezas. "No sabía cómo agradecérselo, es algo maravilloso y nadie lo esperaba", recalca. Así se identifica como el nieto de Eladio y le explica que le hubiera gustado estar en el acto. "Al igual que mi abuelo, yo también lucho por la libertad y la igualdad, por eso le pido el compromiso de que las familias también puedan rendir un acto de homenaje. Al final, lo que nos gustaría es enterrarlo dignamente", recalca.

"Hay cosas que nos gustaría resolver, por ejemplo, mi madre recuerda como a mi abuela la citaron para que firmara que su marido había muerto de forma natural. Ella contestó que cómo iba a confirmar a unos asesinos que su marido había muerto así, que prefería pasar hambre que aceptar eso de quienes mataron a su marido", explica Jorge. Aunque siente que es un poco tarde para su familia, sobre todo para su abuela, fallecida en el año 2003, y para sus cinco hijos, Francisca, Francisco, fallecido el año pasado, Emilia, Pepita y José. reconoce que así queda "constancia de que no se olvida el nombre de su abuelo". "Y eso es lo más bonito que hay", concluye.

El esfuerzo de 'Mapas de Memoria'

Las placas que dignifican las fosas comunes es uno más en años de investigación del proyecto 'Mapas de Memoria' para conocer y recordar, no olvidar mejor dicho, a las víctimas del franquismo en la provincia de Ciudad Real. Jorge Moreno explica que localizar a todas las familias no ha sido posible, lo que revela la utilidad de las placas conmemorativas. Recuerda que Jorge Delgado se "emocionó muchísimo" al escuchar el nombre de su abuelo dentro de un acto de dignificación de la memoria. "A nosotros nos hubiera encantado que en estos actos estuviesen los familiares, pero de la fosa de Piedrabuena no conocíamos a ninguno de los familiares, es un proceso largo. Sólo teníamos contacto con familias de Piedrabuena que tenían sus familiares enterrados en Ciudad Real", relata.

De ahí la importancia de este pequeño gesto en conjunto con la Diputación de Ciudad Real. "La señalización busca dignificar los lugares donde fueron arrojados los represaliados", recalca. La placa cuenta, además, con un código QR para que quien pase por ahí pueda ampliar la información de lo que ocurrió, junto a los monolitos que hay en el suelo que recuerdan dónde estaban las fosas. A partir de ahora, el proyecto quiere realizar un análisis técnico para ver cuántas fosas se pueden abrir, realmente, o por si no logran identificar a un familiar que quiera abrirlas.

Etiquetas
Publicado el
8 de diciembre de 2020 - 19:20 h

Descubre nuestras apps

stats