La portada de mañana
Acceder
Esperanza Aguirre y su marido vendieron un Goya inédito sin protegerlo
La nueva normalidad de los países con más vacunados, más severa que España
Opinión – Marlaska y sus islas del Diablo, por Elisa Beni

Castilla y León reclama a una veintena de centros educativos que retiren pancartas en favor de la educación pública

Pancarta en el Colegio Público Íñigo de Toro.

La Consejería de Educación ha informado a varios colegios e institutos de Castilla y León de que no pueden colocar pancartas en favor de la escuela pública en las fachadas porque son edificios públicos en los que no se puede faltar a la neutralidad. El problema empezó en el Colegio José Herrero de Salamanca, donde el AMPA solicitó un permiso para colocar una pancarta con el lema "yo quiero escuela pública, porque es nuestra, porque es la de todos". En respuesta, varios institutos de esta y otras provincias, han hecho lo mismo. Este jueves, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, quiso cerrar la polémica con un lacónico: "Las paredes de los edificios públicos no son el lugar adecuado para poner carteles, digan lo que digan".

Lejos de haber terminado, los padres, las AMPAS y los sindicatos siguen reclamando su derecho colocar estos carteles. Según explica David Moya, de la Confederación de Federaciones de AMPAS de Castilla y León, en Valladolid son 18 centros los que han colocado pancartas similares y una decena en Salamanca, "luego ha habido otros que, como medida reivindicativa, la han puesto, han hecho la foto y la han quitado", indica. Según Moya, la decisión no tiene sentido porque son centros públicos que lo único que quieren es defender el modelo de todos. "No pueden hablar de propaganda política porque no lo es", señala. Los sindicatos se han sumado a las asociaciones de padres y piden que se deje a las AMPAS. "Sobre todo ahora que empieza la campaña de matriculación", subraya Elena Calderón, secretaria de la Federación de Enseñanza de CCOO.

El permiso fue rechazado por la Dirección Provincial de Educación de Salamanca a finales del mes de febrero. En una carta al AMPA, el director Provincial de Educación de Salamanca, Ángel Miguel Morín, adujo que la utilización de la fachada del colegio como medio publicitario, de la educación pública "no sería acorde con el respeto al principio de legalidad". Según ese documento, que la Junta hace como suyo, "escuela pública debe respetar la opción de todas las familias y al permitir su promoción en los edificios públicos la administración estaría vulnerando los principios de objetividad y neutralidad". Según Elena Calderón, la instrucción es "tan endeble y mala que un abogado no le daría un pase".

Sin embargo, a otros centros de Castilla y León, en concreto a dos de Valladolid a los que se ha requerido que retiren la pancarta, la respuesta no ha sido formal. Desde el AMPA del centro vallisoletano Teresa Iñigo de Toro, donde también hay colocada una pancarta, han requerido formalmente a la Dirección Provincial de Educación que justifique "con fundamentos jurídicos" la instrucción dada al colegio" ya que no entienden el fundamento de esta, dado que ese espacio ha sido utilizado a lo largo del presente año para dar publicidad a diferentes actividades del centro organizadas por el AMPA sin impedimento.

Para el presidente de la Confederación de AMPAS de Castilla y León, que se haya permitido que durante el último año han colgado lazos naranjas, pancartas y soflamas contra la Ley de Educación, la conocida como Ley Celaá, en los centros concertados, supone un agravio comparativo. "Nuestra cartelería no tiene ninguna intención política, cosa que no ocurre en los centros privados y concertados que han organizado campañas contra una ley que estaba tramitándose, e incluso hemos visto las movilizaciones en centros y a políticos con cargos como directores provinciales de educación que han acudido a manifestaciones", indica. Coincide Calderón. "Aseguran que decir 'matricúlate en la escuela pública' es político. Lo que sí es político es poner un lazo naranja contra una Ley que se va a votar en el Congreso", señala.

Desde la Junta de Castilla y León explican que los edificios públicos se tienen que someter al ordenamiento jurídico y prestar el servicio que tiene encomendado. "La fachada no es una valla publicitaria", señalan a elDiario.es. La Consejería de Educación rechaza la comparativa con los concertados, porque el edificio es privado, aunque los recursos que los sostienen sean públicos. Indican que, aunque las AMPAS tengan una intención fantástica, son organismos privados, que no pueden utilizar inmuebles de todos para colocar sus lemas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats