Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Israel se prepara para una ofensiva en Rafah mientras el mundo mira a Irán
EH Bildu, una coalición que crece más allá de Sortu y del pasado de ETA
Opinión - Pedir perdón y que resulte sincero. Pro Esther Palomera

El alcalde de Valladolid no confía en el estudio del soterramiento elaborado por Adif y prevé pedir uno nuevo

El alcalde de Valladolid, Jesús Julio Carnero, en la reunión de la Mesa del Soterramiento flanqueado por el rector de la UVA, Antonio Largo Cabrerizo (a la izquierda) y el presidente de la Cámara de Comercio, Víctor Caramanzana (derecha).

Europa Press

0

El alcalde de Valladolid, el 'popular' Jesús Julio Carnero, ha aseverado este jueves que si hasta ahora consideraba que pedir un nuevo estudio sobre la viabilidad del soterramiento era “una segunda opinión”, tras el “sentir” mostrado en la reunión celebrada hoy lo ve como “una necesidad”, al tiempo que ha apuntado que si lo realiza el Ayuntamiento se convocaría un concurso para encargarlo a una empresa externa.

El regidor vallisoletano ha atendido este jueves a los medios de comunicación después de presidir la tercera reunión de la Mesa del Soterramiento de Valladolid, a la que había convocado para trasladar el estudio sobre los proyectos de integración ferroviaria presentado por el ministro de Transportes y Movilidad Sostenible, Óscar Puente, y por Adif el pasado viernes.

Jesús Julio Carnero ha asegurado que en esta reunión, a la que han asistido representantes económicos, sociales, sindicales, universitarios o de las federaciones vecinales, entre otros, el “sentir mayoritario” ha sido que la “oportunidad de eliminar el muro que divide la ciudad sigue viva”, y que sale con “más fuerzas para seguir luchando por el soterramiento”.

Además de explicar la opinión del equipo de Gobierno municipal sobre el “power point” que presentó el pasado viernes el ministro y exalcalde --la presentación del documento denominado 'Valladolid_integración vs soterramiento', que se distribuyó en formato PDF--, Carnero ha explicado el Ayuntamiento escribió al secretario de Estado de Transportes, José Antonio Santano, para que aporte la documentación “completa” sobre la cual se ha construido dicho informe.

Una vez reciba esa información el Ayuntamiento, Carnero ha asegurado que se analizará y se solicitará un segundo estudio, algo que ha afirmado que ya hicieron tanto él como el consejero de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Vivienda de la Junta, Juan Carlos Suárez-Quiñones, el pasado viernes en la reunión de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad (SVAV) y que les fue denegado porque “dicen que el estudio ya está hecho”.

Ya que insiste Carnero en que dicho trabajo es “de parte” por lo que “malamente” se lo puede “creer”, la previsión es solicitar otro estudio. “El estudio era una segunda opinión, pero por lo visto hoy, es una necesidad”, ha apostillado.

El alcalde 'popular' ha apuntado que ese estudio se realizará o bien conjuntamente con la Junta de Castilla y León o de manera “individualizada” por parte del Ayuntamiento, y en dicho caso ya que entiende que no tienen “capacidad técnica” para llevarlo a cabo con sus propios medios, se sacaría a concurso para encargarlo a una empresa.

“Día triste” para la ciudad

El regidor ha reflexionado que el proyecto se enfrenta a “tres resistencias” desde los puntos de vista técnico, económico y político, y sobre este último ha lamentado que lo que se vio el pasado 23 de febrero con la presentación del estudio del Ministerio fue “un día muy triste” porque “un ministro socialista le da la espalda al mayor proyecto social que pueda tener su ciudad”.

Por ello, el regidor confía en poder cambiar la opinión del Ministerio de Fomento, aunque asume que en la actualidad están en contra del soterramiento en Valladolid, si bien ha reflexionado que “la posición del Ministerio es provisional” porque “cada cuatro años cambia”.

Así, ha aventurado que “puede haber gobiernos futuros que estén en a favor del soterramiento” las vías del ferrocarril en Valladolid, como sería uno presidido por el actual líder del PP, Alberto Núñez Feijóo.

El cambio de gobierno, una “esperanza”

Carnero ha asumido que ese posible cambio de Gobierno le da “esperanzas”, aunque ha recalcado que no solo por este proyecto, sino para que “acabe cuanto antes” la etapa del presidente socialista Pedro Sánchez. “Miren si no como estamos, la situación desde el punto de vista institucional, la situación deplorable de la división de poderes...”, ha criticado.

En cuanto a las otras vertientes, técnica y económica, Jesús Julio Carnero considera que el Ministerio y Adif trataron de negar las posibilidades del proyecto “con un power point del cual discrepamos en muchas cosas”.

En materia técnica, Carnero ha interpretado que el informe no niega que el soterramiento sea inviable. “Otra cosa es que diga que es complejo”, ha matizado, por lo que se ha preguntado “qué no es complejo en la vida”.

En cuanto a las cifras económicas, ha destacado que con el estudio presentado el viernes ya se conoce una “horquilla de mínimos y máximos” que va de los 350 millones de euros en los que se cifra el actual proyecto de integración ferroviaria y los 1.500 millones de la obra del soterramiento, según Adif.

Pero Carnero ha matizado varios aspectos, como que los 350 millones de euros “no contemplan ni la estación en superficie ni el paso subterráneo anunciado en la avenida de Zamora”, lo que incrementaría el coste en “muchos millones de euros”.

En cuanto a la horquilla máxima, según apuntan determinadas asociaciones del sector de la construcción, el coste del kilómetro de ferrocarril soterrado en doble vía es de 80 millones de euros, y si es de triple vía se elevaría a 105 millones. “La directora de Proyectos de Adif dijo que estaba entre 100 y 200 millones de euros y resulta que Valladolid está en los 200”, ha ironizado.

El alcalde se ha referido también a las dudas sobre los plazos señalados en el estudio del Ministerio y Adif, pues recuerda que el ministro apuntó que “no se creía” el plazo de entre 5 y 6 años indicado para la conclusión de las obras de integración --de hecho apuntó que el horizonte se podría ir a los diez años--. “De modo que malamente me voy a creer yo un informe de parte si ni el propio ministro se cree algunas partes”, ha concluido.

Etiquetas
stats