Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

La Iglesia archiva la investigación tras la denuncia de un sacerdote de Salamanca a otro cura por abusos sexuales

Policarpo Díaz, el cura víctima de abusos

elDiariocyl

0

La Iglesia ha archivado la investigación tras la denuncia por abusos sexuales de un sacerdote salmantino, Policarpo Díaz, a otro cura cuando la víctima era menor de edad. El delito habría prescrito, por lo que no tenía recorrido en el ámbito civil, pero sí en el canónico.

Según el comunicado de la Diócesis de Salamanca, la investigación se archiva porque consideran que los hechos “no han configurado técnicamente un tipo delictivo de la competencia del Dicasterio”, debido a que “no se ha configurado el tipo penal vigente” en la normativa canónica.

En septiembre, Policarpo Díaz relató al final de una misa en Salamanca, que sufrió abusos sexuales durante su infancia por parte de un cura de su parroquia y defendió que estos casos no se deben “ni esconder ni minimizar”. “Quedé marcado por un trauma que me hizo y me hace sufrir mucho”, expresó ante los más de 200 fieles congregados. Aunque el sacerdote aseguró que no hablaba “desde el odio ni la rabia”, sí destacó que el problema de los abusos sexuales a menores en la Iglesia es algo que “no se debe esconder ni minimizar”.

Tras un tiempo en el que parecía haber olvidado, los recuerdos de Policarpo Díaz volvieron y le causaron escuelas físicas, como ansiedad o arritmias. Tras acudir a varios profesionales, el sacerdote decidió contar públicamente los hechos y tomó la decisión de denunciar en la Pascua de 2022.

Recorrer “juntos” el camino de “restauración espiritual, moral y psicológica”

La Diócesis ha puesto en conocimiento a ambas partes el comunicado de esta resolución, para que puedan seguir defendiendo sus intereses y promover las acciones que consideren oportunas. La Diócesis sostiene que mantiene su disposición a recorrer “juntos” el camino de “restauración espiritual, moral y psicológica”.

Cuando se hizo pública la denuncia del sacerdote salmantino, la Diócesis confirmó que se había abierto un proceso canónico y que el obispo había puesto en marcha el protocolo para los casos de abusos sexuales. “En los meses siguientes, un equipo técnico ajeno a la Diócesis realizó una investigación previa y el informe final fue remitido al Dicasterio para la Doctrina de la Fe de la Santa Sede en Roma”, asegura ahora la Diócesis. El clérigo acusado fue obligado a dejar el sacerdocio.

“Una vez más, y con profunda tristeza, la Diócesis de Salamanca manifiesta su firme condena contra cualquier tipo de abuso sexual de menores o de cualquier persona que se encuentre en una situación de vulnerabilidad”, defiende en el comunicado la Diócesis, que expresa “su compromiso” para seguir avanzando en generar “una cultura del cuidado y del respeto frente a todo tipo de abusos”.

Etiquetas
stats