Operación 'Mañueco presidente': altos cargos del PP declaran que pagaron cuotas de otros afiliados para hacerle ganar

Alfonso Fernández Mañueco toma posesión como presidente de Castilla y León

"Espontáneamente" alguien decidió que había que poner al día las cuotas de los afiliados morosos del PP de Salamanca para que votasen a Alfonso Fernández Mañueco a la presidencia del partido, paso previo para ser candidato a la Junta de Castilla y León. Era el 9 marzo de 2017 y se necesitaba dinero, mucho dinero, que aportaron de manera voluntaria los altos cargos del partido. Así se lo contó el 13 de abril el presidente del PP de Salamanca y de la Diputación provincial, Javier Iglesias, al juez que instruye la investigación por una presunta financiación ilegal del partido. El asunto, que llegó a archivarse una vez por entender el instructor que pagar una deuda no era un delito, y que se tuvo que reabrir por considerar la Audiencia Provincial que en los pagos había opacidad, se reactiva estos días con las declaraciones de quienes supuestamente pagaron.

Estas declaraciones, en calidad de testigos, no están exentas de polémica, al intentar la Audiencia Provincial que lo hiciesen acompañados de abogado, algo que no se contempla en el ordenamiento jurídico a menos que se declare como imputado y que tuvo que corregir. No sólo eso, las fechas elegidas inicialmente también se han modificado, ya que iban a realizarse en salas sin sistema de grabación, algo a lo que se negó el abogado de la acusación, Francisco Martín del Río, que representa a Foro Izquierda-Los Verdes.

"Aquello era el acabose"

"Se convoca un proceso de primarias que era la primera vez que se producía, con un lío tremendo de cómo funcionaba eso, que aquello era, en fin, aquello era el acabose", explicó Iglesias en la declaración a la que ha tenido acceso elDiario.es. "Entonces, de manera casi espontánea de los que estamos en la sede del Partido Popular, decidimos que algo teníamos que hacer y no sé si fue ese mismo día o al día siguiente, en una decisión mancomunada, decidimos que podíamos hacer unas aportaciones, cargos y personas vinculadas, para el pago de cuotas de personas que no pudieran pagarlas en ese momento". El presidente del PP provincial aseguraba que se había puesto en marcha "una maquinaria ingente" para que votase el máximo número de afiliados, porque entendieron que habría "una explosión de apoyo de los salmantinos del PP a Alfonso Fernández Mañueco". Eso sí, poniendo los altos cargos el dinero por delante, ya que la deuda de cuotas impagadas superaba los 60.000 euros.

Lo que Iglesias no explicó al juez, ni al fiscal, que insistieron en conocer la mecánica, es cómo se decidió con qué dinero se cubría cada cuota o quién lo recaudaba, porque para él "aquello fue una locura". Por no recordar Iglesias no pudo precisar ni quiénes estaban reunidos en la sede del PP charro cuando se acuerda poner dinero. "Algún parlamentario nacional", acertó a decir. Tampoco quién propone hacer pagos. "La idea la pude comentar yo en algún momento sí, pero fue como 'oye, pues qué hacemos cómo lo hacemos'. Tampoco le puedo decir exactamente cómo fue pero, seguro que lo comenté yo y seguro que lo comentaron otros compañeros. Fue una cosa mancomunada", declaró.

Dinero que recogían "personas del Grupo"

A partir de ese momento se hicieron sendas reuniones en el Ayuntamiento y en la Diputación, en la que se pidió dinero a los respectivos grupos populares. Quién lo recogía es un misterio, porque Iglesias repitió constantemente que "las personas del grupo" y "no alguien en concreto". Además no se hacían recibos. Esos altos cargos aportaron cantidades de entre 300, 500 y hasta 1.000 euros. Para justificar que, efectivamente, puso 1.000 euros, Iglesias ha aportado al juzgado algunos de los movimientos bancarios de su cuenta, si bien no se atreve a achacarlos a ese pago altruista, sino que pretende demostrar que sacaba cada mes bastante dinero y que en su casa podía haber cientos de euros en efectivo. Pero, en cualquier caso, Iglesias insistió en que no sabía nada de cómo se procedió al pago de cuotas, porque él no se ocupaba "de la parte administrativa" y que sólo preguntaba "si todo iba bien" y si se estaba "haciendo bien". Según él, se ocupó una decena de personas con cargos de confianza como asesores de Diputación y Ayuntamiento, pero descargó la responsabilidad del manejo del dinero y del pago de cuotas en E. F., una administrativa que trabaja en la sede del PP de Salamanca.

Otra cuestión que no aclaró Iglesias es cómo es posible, si la decisión de hacer aportaciones se produce de forma espontánea en la sede del PP de Salamanca, que el resto de sedes hiciesen exactamente lo mismo.

La gerente del partido supo que se hacían aportaciones por comentarios que oyó y porque su marido también puso dinero

La gerente del PP de Salamanca, Isabel Sánchez, hizo una declaración aún menos clara que la de Iglesias el pasado 7 de mayo: ella no sabía nada. No se le comunicó, asegura, que se estuviesen haciendo aportaciones para facilitar el voto a favor de Fernández Mañueco, si bien reconoció que lo sabía "por comentarios que se hacían en la sede" y porque su propio marido, que hoy lidera el sector crítico para presidir el partido en Salamanca, también puso dinero.

González tuvo que responder a preguntas sobre E. F., la administrativa que según declaró Iglesias, se encargó de pagar con las aportaciones las cuotas impagadas de los afiliados. González aseguró que no sabía que ella fuese la encargada de recibir el dinero ni ella se lo comentó. Sí precisó que la administrativa recibía órdenes de sus superiores y que Javier Iglesias tenía mando sobre ella

Respecto a la deuda amortizada sobre las cuotas que se pagaron en ese periodo fue de 61 937,65 euros, si bien nadie le preguntó a cuánto ascendía la deuda por impagos. Es más, Sánchez remarca que ni el presidente, Javier Iglesias, ni el secretario, Salvador Cruz, ni el coordinador, Carlos García Carbayo le preguntaron por eso, y que el monto total de la deuda se conoció cuando el juzgado requirió el dato.

También señaló que ella "nunca" habría aceptado dinero en efectivo. Respecto al tesorero del partido, Carlos García Sierra, dijo que tenía una función de carácter político y que se interesaba cuando se iban aprobar presupuestos en los congresos o cuando se aprobaban las cuentas anuales. En las primarias que ganó finalmente Fernández Mañueco, se inscribieron para votar 1.400 militantes, votaron 1.200, y de esos, 800 eran morosos que habían regularizado sus cuotas. El PP de Salamanca tiene cuatro cuentas, una para donaciones al partido, otra para las cuotas de afiliados, y otra de aportación de los cargos públicos y la cuenta de funcionamiento del partido.

Los próximos en declarar, un diputado nacional y un senador

Las próximas declaraciones se han fijado para el 1 de junio, momento en el que prestarán testimonio el diputado nacional, Antonio Bermúdez de Castro, el diputado autonómico Salvador Cruz García, el director general de Análisis y Planificación de la Consejería de la Presidencia de Castilla y León, Xabier Domínguez Gabiña, la alcaldesa de Cantalapiedra y diputada provincial, Juana González Mulas, la alcaldesa de Alba de Tormes y vicepresidenta de la Diputación, María Concepción Miguélez Simón, y el senador Gonzalo Robles Orozco.

También declararán a lo largo del verano y después más cargos del PP de Salamanca y asesoras de la Diputación y del Ayuntamiento de Salamanca, entre otros.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats