Barcelona cierra el verano con menos hurtos y robos violentos que antes de la pandemia

Dos Mossos detienen a un carterista

ACN

Barcelona —

2

Barcelona ha superado el verano de la recuperación turística sin sobresaltos en materia de seguridad. Igual que el primer semestre de 2022, las cifras de delincuencia han empeorado en la ciudad respecto al año pasado, pero están por debajo de 2019, antes de la pandemia.

Las cifras de delincuencia empeoran en Barcelona con el regreso del turismo, pero continúan por debajo de 2019

Las cifras de delincuencia empeoran en Barcelona con el regreso del turismo, pero continúan por debajo de 2019

En el balance global de delincuencia facilitado por el Ayuntamiento de Barcelona, se observan un 12% menos de hechos delictivos en la capital catalana este verano en comparación con el último de antes de la pandemia. Y otros dos delitos que disminuyen considerablemente son los hurtos, de 23.932 a 18.567 (un 22,4%), y los robos violentos en la calle, de 2.223 a 1.953 (un 12,5%). Se han detenido además 117 multirreincidentes un total de 472 veces y se les han imputado 617 hechos por hurtos y robos violentos.

Por contra, destaca el aumento de los delitos sexuales. Las agresiones y los abusos sexuales han crecido durante este verano un 25,3% respecto al mismo período de 2019. El informe desglosa las dos tipologías sexuales y destaca que mientras las agresiones sexuales han registrado un descenso del 21,6% –de 60 en 47 casos–, las denuncias por abusos sexuales se han incrementado: en el verano de 2019 se denunciaron 74 y este último 121, un 63,5% más.

En cuanto a las detenciones por esta tipología delictiva, subieron un 71,1%, pasando de 45 a 77 detenciones este verano. Del total, 53 por abusos sexuales y 24 por agresiones sexuales.

En el documento del balance facilitado por el consistorio se remarca la similitud entre este verano y el del 2019 en términos de volumen de turismo –un millón de visitantes en julio según el ayuntamiento– y recuerdan que ese fue un año récord de delincuencia, con muchos delitos alcanzando los máximos de denuncias históricos.

En este contexto, el Ayuntamiento destaca que, en el balance global, los hechos delictivos han descendido un 12%. Y esto, necesariamente, refleja un descenso en la tipología delictiva mayoritaria en la ciudad: los delitos contra el patrimonio, que suponen el 89% de los hechos delictivos en Barcelona.

De todos los delitos patrimoniales, los que más disminuyen son los robos con fuerza en establecimientos comerciales, que pasan de 539 en 2019 a 308 este verano (un 43% menos). En cuanto a los hurtos, siempre en lo alto de los delitos más frecuentes, se han registrado 5.000 menos que hace tres años (23.900 por 18.500). Robos con violencia callejera, lo que se conoce popularmente como un atraco, ha habido un 12% menos (de 2.223 hemos pasado a 1953).

Por último, también decrecen los robos con fuerza a domicilio, un 20%, y los robos en interior de vehículo, un 9,6%.

En cambio, las estafas crecen. Lo han hecho de forma notable durante este período pasando de 2.989 a 3.957 casos denunciados (un aumento del 32%). Las estafas en el ámbito telemático siguen teniendo un peso relevante y mantienen los niveles ascendentes que empezaron a dibujarse durante la pandemia.

122 delincuentes detectados durante el verano

Lo que no se ha reducido es la multirreincidencia. En el marco del Plan de Acción Tremall se han detenido durante este período a 117 personas de las 122 catalogadas como multirreincidentes, suponiendo un total de 472 detenciones (de las cuales 135 lo son por robos violentos) y se les ha imputado 617 hechos por hurtos y robos violentos.

El multirreincidente más activo fue detenido cinco veces este verano y acumula 26 detenciones. Otras tres personas han sido detenidas cuatro veces y acumulan 28, 8 y 6 detenciones respectivamente.

Durante el verano, se han dedicado 20.537 horas al patrullaje preventivo del Plan Tremall y se han realizado 4.675 identificaciones de interés policial. En cuanto al robo de relojes, un fenómeno creciente en la ciudad y que tiene asignado un grupo especializado de los Mossos d'Esquadra -el grupo Titani- durante los meses de julio y agosto, se han realizado 73 detenciones y un total de 16 personas han ingresado en prisión.

Más denuncias por tenencia de drogas y armas

Durante el verano se han realizado 2.886 denuncias relacionadas con el consumo y tenencia de sustancias estupefacientes. Por otra parte, subieron respecto a 2019 la desobediencia y resistencia a los agentes de la autoridad, un 74% (269 denuncias) y la tenencia de armas prohibidas, con 155 denuncias y un aumento del 68,48% respecto a 2019. En total, se han puesto 3.863 denuncias por distintas conductas castigadas por la Ley de Seguridad Ciudadana -como las mencionadas en el párrafo anterior- y esto supone un 25% más que en 2019.

Unas 3.000 denuncias por contaminación acústica

El dispositivo policial de verano ha actuado también para reducir la contaminación acústica y se han interpuesto 2.956 denuncias por esta infracción administrativa entre junio, julio y agosto.

En cuanto a infracciones en la vía pública, se han registrado un total de 9.134 denuncias por consumo de alcohol en la calle (3.687 más que en el mismo periodo que en 2019) y 1.205 por realizar necesidades fisiológicas. La Guardia Urbana también ha desalojado a 121.775 personas del espacio público.

Este verano también se ha intensificado el control de actividades no permitidas en el espacio público, como la venta ambulante no autorizada. Durante los tres meses de verano la Guardia Urbana interpuso 21.831 denuncias y decomisó 150.489 bebidas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats