Catalunya estudia cerrar el ocio nocturno y limitar más las reuniones en la calle pero descarta endurecer el confinamiento

Agentes de la Policía Municipal junto a unos jóvenes haciendo botellón en Reus (Tarragona).

Limitar más las reuniones y endurecer las restricciones al ocio nocturno para evitar la fuente de contagios que suponen la vuelta a los encuentros sociales. Este es el camino trazado por el Govern para contener los rebrotes, que de momento no pasaría por endurecer el confinamiento –ahora no pasa de recomendación–, según ha expresado este miércoles el president de la Generalitat, Quim Torra, en el Parlament.

Desde el pasado sábado en Barcelona, otros 13 municipios del área metropolitana, así como en la comarca del Segrià y la Noguera (Lleida) y las poblaciones del Alt Empordà de Figueres y Vilafant están prohibidas las reuniones de más de 10 personas y se han cerrado gimnasios y discotecas para evitar los rebrotes. Se trataría pues de extender estas prohibiciones a toda Catalunya.

En la sesión de control al Govern, Torra ha afirmado que existe "un problema" en la prevención del virus debido a las reuniones de los más jóvenes. Según el president, la solución pasaría por ampliar la suspensión de la apertura de discotecas a todos los locales de copas y ocio nocturno.

Torra ha realizado también una mínima autocrítica sobre la gestión de los rebrotes por parte del Govern, si bien la ha limitado a la comunicación obviando la falta de rastreadores o los fallos en las previsiones. "Reconozco que no hemos sabido informar bien", ha dicho el president, que ha mostrado su "confianza" en la contención de los brotes porque, según ha apuntado, "la situación no es tan preocupante" como en marzo.

Para sostener esta afirmación Torra ha recordado que este martes había 57 personas ingresadas en las UCI catalanas, siete más que el 1 de julio pero lejos de los 1.500 pacientes graves a los que se llegó durante la fase aguda de la pandemia en marzo.

Lejos de satisfacer a la oposición, los partidos han vuelto a cargar contra la gestión de la pandemia que viene realizando el Govern desde que recuperó las competencias. "La Generalitat está naufragando y fracasando", ha sentenciado la líder de los 'comuns', Jéssica Albiach.  "Fue un error pasar en 24 horasde de fase 3 a nueva normalidad", ha apuntado el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, que ha lamentado los errores en el rastreo del virus.

Más límites a reuniones sociales

Por otro lado, el departament de Salud estudia algún tipo de medida para evitar que se reúnan grupos en la calle durante la noche. El secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, ha dicho en Catalunya Ràdio que su departamento está estudiando esta posibilidad aunque ha matizado que no se trata de instaurar ninguna ley seca. "La sociabilización [en estos contextos] es diferente", ha afirmado.

Argimon ha subrayado que no se piensa tanto en "limitar" sino más bien en recomendar que las reuniones sociales no sean multitudinarias, porque es como se están produciendo los contagios. Ahora bien, sí ha insinuado algún tipo de medida para evitar reuniones en la calle de noche. "Esto se debe estudiar, está sobre la mesa y nada más", añadió. "En determinadas horas se puede beber en casa", ha remachado.

Antoni Trilla, jefe de epidemiología del Hospital Clínic de Barcelona, también ve con buenos ojos una medida de este tipo. "Si se decide así, es una medida selectiva y proporcionada", ha afirmado en declaraciones a RAC1. Según Trilla, este tipo de "medidas quirúrgicas" son mucho más positivas que las grandes deciones que implican confinar a toda una población entera.

En este sentido, Argimon también se ha mostrado partidario de medidas selectivas para evitar un confinamiento general. "Al confinamiento domiciliario no hemos de volver. No digo que no volvamos, pero nosotros como sociedad debemos intentar no volver", ha defendido el nuevo secretario de Salut Pública, que ha advertido de que las pruebas PCR no son la solución "mágica", sino que la vacuna ahora mismo es la mascarilla, la distancia y la higiene de manos.

Gobiernos como el de Baleares ya decidieron la semana pasada tomar medidas tras hacerse virales las imágenes de excesos en diversas zonas de ocio nocturno de las islas y acordó el cierre de todos los establecimientos de comercio, ocio y restauración de dos calles de la Playa de Palma y de Punta Ballena en Magaluf para evitar el turismo incívico y sus posibles efectos en la pandemia.

También en Euskadi las lonjas juveniles, locales que las cuadrillas alquilan para reunirse y en muchas ocasiones para beber, están prohibidas desde el pasado viernes en todo el territorio, con una orden que proscribe también el botellón y hace obligatorio el uso de mascarillas en espacios de uso público. Medidas similares contra el botellón se han tomado también en ciudades como Zaragoza, Toledo y Cartagena (Murcia).

Etiquetas
Publicado el
22 de julio de 2020 - 11:02 h

Descubre nuestras apps

stats