eldiario.es

9

CATALUNYA

Indignación en el Hospital de Bellvitge por los nuevos recortes

El centro ha anunciado un plan de ajustes por un valor de 11 millones de euros que corresponden al déficit presupuestario del año pasado y ya ha puesto en marcha reducciones que afectan al personal eventual a pesar de las reiteradas promesas del Gobierno de no aplicar más recortes en la sanidad pública

Protesta dels treballadors de l'Hospital de Bellvitge / Foto: @_cafeambllet

Protesta de los trabajadores del Hospital de Bellvitge / Foto: @_cafeambllet

Pese a que el conseller de Salud, Boi Ruiz, declaró en varias ocasiones que no habría más recortes en la sanidad pública catalana, el hospital de Bellvitge aplicará este año unos ajustes por un valor de 11 millones de euros que afectarán particularmente a los trabajadores. Este miércoles se han manifestado - en su segunda concentración semanal - a las puertas del centro para denunciar los nuevos recortes. Y es que el personal eventual sufrirá durante los próximos meses una disminución de hasta el 33% de su jornada laboral.

Si bien el presupuesto de este año del hospital es estable en relación con el año anterior, en realidad la dirección prevé enjugar un déficit de 11 millones de euros procedente del ejercicio anterior, según anunció a los trabajadores la semana pasada. Los gastos afectados serán los de personal y los de bienes y servicios del hospital, mientras que la partida destinada a inversiones - entre ellas la apertura de los nuevos servicios de urgencias después del verano - permanecerán intocados.

La dirección del hospital ya ha reducido en un 33% la jornada laboral de los suplentes afectados a las consultas externas desde el 1 de mayo - la disminución es del 25% en el caso de los eventuales que trabajan en unidades abiertas las 24 horas. La gerencia afirma que este recorte es temporal y se debe a la bajada de la actividad del centro durante los meses de verano y que se devolverá a una situación normal en septiembre. Sin embargo, el comité de empresa cree que se aplicarán más ajustes para enjugar el déficit y han pedido a la dirección que concrete sus intenciones.

Para los trabajadores, esta decisión de la dirección del hospital se añade a los recortes efectuados desde el principio de la crisis. Entre 2010 y 2013, el presupuesto del centro se ha reducido de 322 a 281 millones de euros, lo que corresponde a una disminución del 13%. Esto se ha acompañado de una fuerte reducción de la plantilla: según los datos aportados por los sindicatos, Bellvitge tiene ahora unos 500 trabajadores menos que en 2010. Este diario se ha puesto en contacto con el hospital pero éste se ha negado a comunicar los datos oficiales de los recortes argumentando que eran datos de interés interno en el centro. 

Una prueba del descontento creciente entre los trabajadores de Bellvitge es que las críticas no se han limitado al ámbito sindical. Tal y como avanzaba el diario Crónica Global este lunes, la Junta Clínica (un órgano que asesora a la dirección) y la Junta de los Jefes de Servicios han enviado cartas al director médico y al director gerente del centro en las que expresan su "absoluto desacuerdo "con la nueva reducción presupuestaria. En sus escritos, los profesionales sanitarios argumentan que los nuevos recortes afectarán la asistencia "hasta unos niveles que ya rebasan el mínimo razonable" y critican una previsible prolongación "injustificable" de las listas de espera quirúrgicas.

Los sindicatos, sin embargo, no sólo culpan a la dirección del centro sino que apuntan al consejero de Salud, Boi Ruiz. "Se está infrafinanciado la sanidad pública para llegar a una situación de ineficiencia y poder así favorecer la sanidad privada", opina Carme Padilla, miembro del comité de empresa por CCOO. Los sindicatos también critican ERC y exigen a los republicanos que "no sigan siendo cómplices de la política neoliberal del gobierno de la Generalitat hacia la Sanidad pública".

Pese a que el consejero de Salud, Boi Ruiz, declaró en varias ocasiones que no habría más recortes en la sanidad pública catalana, el hospital de Bellvitge aplicará este año unos ajustes por un valor de 11 millones de euros que afectarán particularmente los trabajadores. Este miércoles se han manifestado - en su segunda concentración semanal - a las puertas del centro para denunciar los nuevos recortes. Y es que el personal eventual sufrirà durante los próximos meses una disminución de hasta el 33% de su jornada laboral.

Si bien el presupuesto de este año del hospital es estable en relación con el año anterior, en realidad la dirección prevé secar un déficit de 11 millones de euros procedente del ejercicio anterior, según anunció a los trabajadores la semana pasada. Los gastos afectadas serán la de personal y la de bienes y servicios del hospital, mientras que la partida afectada inversiones - entre ellas la apertura de los nuevos servicios de urgencias después del verano - permanecerán intocadas.

La dirección del hospital ya ha reducido en un 33% la jornada laboral de los suplentes afectados a las consultas externas desde el 1 de mayo - la disminución es del 25% en el caso de los eventuales que trabajan en unidades abiertas las 24 horas . La gerencia afirma que este recorte es temporal y se debe a la bajada de la actividad del centro durante los meses de verano y que se devolverá a una situación normal en septiembre. Sin embargo, el comité de empresa cree que se aplicarán más ajustes para enjugar el déficit y han pedido a la dirección que concrete sus intenciones.

Para los trabajadores, esta decisión de la dirección del hospital se añade a los recortes efectuados desde el principio de la crisis. Entre 2010 y 2013, el presupuesto del centro se ha reducido de 322 a 281 millones de euros, lo que corresponde a una disminución del 13%. Esto se ha acompañado de una fuerte reducción de la plantilla: según los datos aportados por los sindicatos, Bellvitge tiene ahora unos 500 trabajadores menos que en 2010. Este diario se ha puesto en contacto con el hospital pero éste se ha negado a comunicar los datos oficiales de los recortes argumentando que eran datos de interés interno en el centro. 

Una prueba del descontento creciente entre los trabajadores de Bellvitge es que las críticas no se han limitado al ámbito sindical. Tal y como avanzaba el diario Crónica Global este lunes, la Junta Clínica (un órgano que asesora a la dirección) y la Junta de los Jefes de Servicios han dirigido cartas al director médico y al director gerente del centro en las que expresan su "absoluto desacuerdo "con la nueva reducción presupuestaria. En sus escritos, los profesionales sanitarios argumentan que los nuevos recortes afectarán la asistencia "hasta unos niveles que ya rebasan el mínimo razonable" y critican una previsible prolongación "injustificable" de las listas de espera quirúrgicas.

Los sindicatos, sin embargo, no sólo culpan a la dirección del centro sino que apuntan al consejero de Salud, Boi Ruiz. "Se está infrafinanciado la sanidad pública para llegar a una situación de ineficiencia y poder así favorecer la sanidad privada", opina Carmen Padilla, miembro del comité de empresa por CCOO. Los sindicatos también critican ERC y exigen a los republicanos que "no sigan siendo cómplices de la política neoliberal del gobierno de la Generalitat hacia la Sanidad pública". 

Pese a que el consejero de Salud, Boi Ruiz, declaró en varias ocasiones que no habría más recortes en la sanidad pública catalana, el hospital de Bellvitge aplicará este año unos ajustes por un valor de 11 millones de euros que afectarán particularmente los trabajadores. Este miércoles se han manifestado - en su segunda concentración semanal - a las puertas del centro para denunciar los nuevos recortes. Y es que el personal eventual sufrirà durante los próximos meses una disminución de hasta el 33% de su jornada laboral.

Si bien el presupuesto de este año del hospital es estable en relación con el año anterior, en realidad la dirección prevé secar un déficit de 11 millones de euros procedente del ejercicio anterior, según anunció a los trabajadores la semana pasada. Los gastos afectadas serán la de personal y la de bienes y servicios del hospital, mientras que la partida afectada inversiones - entre ellas la apertura de los nuevos servicios de urgencias después del verano - permanecerán intocadas.

La dirección del hospital ya ha reducido en un 33% la jornada laboral de los suplentes afectados a las consultas externas desde el 1 de mayo - la disminución es del 25% en el caso de los eventuales que trabajan en unidades abiertas las 24 horas . La gerencia afirma que este recorte es temporal y se debe a la bajada de la actividad del centro durante los meses de verano y que se devolverá a una situación normal en septiembre. Sin embargo, el comité de empresa cree que se aplicarán más ajustes para enjugar el déficit y han pedido a la dirección que concrete sus intenciones.

Para los trabajadores, esta decisión de la dirección del hospital se añade a los recortes efectuados desde el principio de la crisis. Entre 2010 y 2013, el presupuesto del centro se ha reducido de 322 a 281 millones de euros, lo que corresponde a una disminución del 13%. Esto se ha acompañado de una fuerte reducción de la plantilla: según los datos aportados por los sindicatos, Bellvitge tiene ahora unos 500 trabajadores menos que en 2010. Este diario se ha puesto en contacto con el hospital pero éste se ha negado a comunicar los datos oficiales de los recortes argumentando que eran datos de interés interno en el centro. 

Una prueba del descontento creciente entre los trabajadores de Bellvitge es que las críticas no se han limitado al ámbito sindical. Tal y como avanzaba el diario Crónica Global este lunes, la Junta Clínica (un órgano que asesora a la dirección) y la Junta de los Jefes de Servicios han dirigido cartas al director médico y al director gerente del centro en las que expresan su "absoluto desacuerdo "con la nueva reducción presupuestaria. En sus escritos, los profesionales sanitarios argumentan que los nuevos recortes afectarán la asistencia "hasta unos niveles que ya rebasan el mínimo razonable" y critican una previsible prolongación "injustificable" de las listas de espera quirúrgicas.

Los sindicatos, sin embargo, no sólo culpan a la dirección del centro sino que apuntan al consejero de Salud, Boi Ruiz. "Se está infrafinanciado la sanidad pública para llegar a una situación de ineficiencia y poder así favorecer la sanidad privada", opina Carmen Padilla, miembro del comité de empresa por CCOO. Los sindicatos también critican ERC y exigen a los republicanos que "no sigan siendo cómplices de la política neoliberal del gobierno de la Generalitat hacia la Sanidad pública".

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha