Los Mossos investigan la reunión del curandero Pàmies con un centenar de negacionistas de la pandemia en Lleida

Josep Pàmies

Los Mossos d'Esquadra están investigando las condiciones que rodearon el encuentro del curandero Josep Pàmies con un centenar de personas en Balaguer (Lleida) con el objetivo de negar los efectos del coronavirus y desobedecer las normas del estado de alarma. Los asistentes, que iban sin mascarilla y sin respetar las distancias de seguridad, se dieron besos y abrazos y se rociaron con MMS, el remedio que difunde Pàmies como solución a todo tipo de enfermedades y que está prohibido en España.

El curandero Josep Pàmies abandera la "desobediencia" y reúne a un centenar de personas sin respetar las medidas de seguridad

El curandero Josep Pàmies abandera la "desobediencia" y reúne a un centenar de personas sin respetar las medidas de seguridad

Fuentes policiales han confirmado a eldiario.es que están recabando información sobre un evento del que aseguran no recibieron ningún aviso el día que se produjo, el pasado sábado según desveló el diario Segre. Tras hacerse pública la reunión este lunes, desde el Departamento de Salud lo notificaron al de Interior al considerar que podría tratarse de un delito contra la Salud Pública.

Pàmies, agricultor de profesión y conocido por defender el MMS y otras terapias alternativas y sin base científica, congregó a un centenar de personas en una región sanitaria, Lleida, que estaba en fase 1, con lo que como máximo se podían reunir 10. También reconoció el propio Pàmies que algunos llegaron desde Barcelona y otras partes de España. En las imágenes, se observa que ni llevan mascarilla ni respetan distancias.

El objetivo del evento, según explicó el curandero a ACN, era celebrar un acto de “desobediencia” contra las normas de confinamiento al considerar que el Gobierno “engaña” a los ciudadanos con su información sobre la pandemia. Él defiende el uso del clorito de sodio como remedio para el coronavirus –y para todo tipo de enfermedades graves– aunque todas las autoridades sanitarias y científicas desaconsejan su uso, que de hecho está prohibido en España, por ser un derivado de la lejía que puede causar graves perjuicios.

La Fisaclía ya abrió una investigación a Pàmies por difundir el uso de este remedio en plena pandemia. En otras ocasiones la Generalitat le ha abierto expedientes sancionadores por el mismo motivo. Aun así, en su web Pàmies asegura que ha repartido de forma gratuita 550 paquetes de clorito sódico a los socios de su entidad, Dulce Revolución, y a policías, bomberos, médicos, hospitales y trabajadores de residencias.

El Colegio Oficial de Médicos de Lleida (COMLL) ha pedido también a las autoridades pertinentes que pongan límites y sancionen actos como el de este sábado. También desde el Ayuntamiento de Balaguer han rechazado el acto y han asegurado que trabajan con los Mossos d’Esquadra para evitar que se repitan.

Etiquetas
Publicado el
2 de junio de 2020 - 11:06 h

Descubre nuestras apps

stats