La portada de mañana
Acceder
El vicealcalde de Murcia denuncia por corrupción a su propio equipo de Gobierno
El primer mapa de mortalidad por COVID muestra el fuerte impacto de la pandemia
Opinión - Villarejo, tercera temporada, por Esther Palomera

Condenas de hasta siete años de cárcel para los excargos socialistas y convergentes del caso Pretoria

El exconseller de Pujol, Lluís Prenafeta, en su entrada a la Audiencia Nacional

La Audiencia Nacional ha condenado a los principales acusados del caso 'Pretoria', la trama de corrupción urbanística urdida por exaltos cargos socialistas y convergentes. Las penas más duras se las han llevado el exdiputado del PSC Luis Andrés García, 'Luigi', que ha sido condenado a siete años y un mes de cárcel por tres delitos de tráfico de influencias, prevaricación, cohecho y falsedad documental. El exalcalde socialista de Santa Coloma de Gramenet Bartomeu Muñoz ha sido condenado a 5 años y ocho meses de cárcel por dos delitos de prevaricación y cohecho. Deberán pagar multas de 14,1 y 3,4 millones, respectivamente.

El juicio del caso Pretoria apunta a Mas y Gordó como colaboradores en los negocios de Prenafeta

El juicio del caso Pretoria apunta a Mas y Gordó como colaboradores en los negocios de Prenafeta

Lluís Prenafeta y Macià Alavedra, antiguos estrechos colaboradores de Jordi Pujol, han recibido penas menores tras confesar su participación en la trama corrupta: un año y once meses de prisión, que no cumplirán, por dos delitos de tráfico de influencias y otro de blanqueo de capitales. Tanto a Prenafeta, fontanero de Pujol desde la secretaría de la presidencia de la Generalitat durante la década de los ochenta, como a Alavedra, conseller de Economía entre el 1990 y el 1997, se les ha impuesto multas elevadas: 5,8 millones para el primero y 3,2 para el segundo.

Los hechos probados de la sentencia acogen las principales tesis de la Fiscalía Anticorrupción. Entre los años 2002 y 2009, destaca la sentencia, los condenados participaron en operaciones urbanísticas en Santa Coloma, Sant Andreu de Llavaneres y Badalona que en lugar de favorecer el interés público "buscaban la obtención de elevados rendimientos económicos para promotores e inversores particulares". Las plusvalías para los constructores llegaron a superar los 4 millones de euros.

La trama, dirigida por Luigi, se centraba en invertir en terrenos municipales, esperar a que un cambio de uso dictado por el ayuntamiento los revalorizara y, finalmente, venderlos a un precio superior. A cambio, se pagaron comisiones ilegales. Para ocultar las ganancias, además, los condenados tejieron un complejo entramado de empresas opacas en paraísos fiscales, como Suiza.

Los tres magistrados de la Audiencia Nacional destacan que 'Luigi', tanto antes como después de su paso por el Parlament como diputado del PSC, "mantuvo fluidas relaciones personales y profesionales con diversos cargos públicos", que le permitieron actuar como "conseguidor", "facilitador" o "intermediario" de Pretoria en favor de los promotores condenados. Después, se concertó con Muñoz y otros cargos socialistas para llevar a cabo las operaciones. A cambio, recibió "cuantiosos rendimientos y comisiones" que ocultó a través de sociedades interpuestas.

Por su lado, continúa el fallo, Prenafeta y Alavedra, "sabedores de los contactos e influencias" de 'Luigi', se concertaron con el exdiputado del PSC para desarrollar las operaciones urbanísticas. Esto les permitió "recibir ilícitas comisiones carentes de toda justificación y lógica comercial", y que fueron pagadas por los empresarios que lograron obtener "cuantiosos beneficios derivados de las adjudicaciones y operaciones inmobiliarias especulativas" auspiciadas por los políticos.

En conjunto, Alavedra ocultó a Hacienda entre 1997 y 2008 un total de 6,08 millones de euros, de los que 450.000 corresponden a comisiones por el caso Pretoria. La sentencia destaca que el exconseller de Pujol defraudó 4,8 millones de euros "de origen desconocido", mientras que hay otros 830.000 euros relacionados con labores de "asesoramiento e intermediación" con empresas y ayuntamientos. Para ocultar el dinero, Alavedra creó un "entramado societario y financiero" de sociedades en paraísos fiscales –Islas Caimán y Leichtenstein– y cuentas en Andorra a través de las que canalizaba los fondos.

Pretoria también fue la herramienta para descubrir los 14 millones de euros que Prenafeta ocultaba en el extranjero entre los años 2000 y 2007, de los cuales sólo 450.000 correspondían a comisiones en esta trama corrupta. Un total de 4,63 millones, destaca la sentencia, son pagos recibidos por "labores de intermediación" prestadas por Prenafeta a la empresa Siemens "dentro del ámbito privado", mientras que 8,61 millones procedían de pagos realizados por la multinacional ALSTOM a través de la empresa domiciliada en las Islas Vírgenes Británica MARVEN DEVELOPMENT LTD por labores de asesoramiento en el ámbito privado". Hay otro millón de euros de origen desconocido.

Las comisiones más cuantiosas de Pretoria se las llevó Luigi. La Audiencia Nacional las cifra en un mínimo de cuatro millones de euros. El resto de condenados son las esposas de Prenafeta y Alavedra y un amigo americano de los matrimonios –seis meses de cárcel– por colaborar con ellos en ocultar dinero al fisco; los constructores Josep Singlà y Manuel Carrillo –un año y cinco meses de cárcel, respectivamente–; el exconcejal de Santa Coloma Manuel Dobarco –ocho años y medio de inhabilitación–; y Manuel Valera, hombre de confianza de 'Luigi', –dos años y tres meses de cárcel–. Todos han visto reducidas sus penas por las dilaciones que ha sufrido la causa, que arrancó hace nueve años.

Etiquetas
Publicado el
2 de julio de 2018 - 15:11 h

Descubre nuestras apps

stats