El Govern anuncia que el toque de queda en Catalunya será de las 22 h a las 6 de la mañana

Imagen de archivo de una reunión del Govern.

El Gobierno catalán ha decretado un toque de queda entre las 22h y las 6h, que entrará en vigor este mismo domingo. Los establecimientos abiertos al público deberán cerrar a las 21h con la excepción de los espectáculos culturales, que podrán abrir hasta las 22h. Las restricciones se suman a las ya vigentes, como la prohibición de celebrar reuniones de más de seis personas y el cierre de los bares y locales de restauración, que solo podrán servir comida a domicilio hasta las 22h.

Las 12 horas en las que el Gobierno catalán pasó de resistirse al toque de queda a tener prisa por aplicarlo

Las 12 horas en las que el Gobierno catalán pasó de resistirse al toque de queda a tener prisa por aplicarlo

Las excepciones que contempla el Govern incluyen los desplazamientos por razones sanitarias o para ir a la farmacia, las idas y venidas de los puestos de trabajo -debidamente justificadas- así como la atención de urgencias de personas mayores, menores y dependientes o las situaciones de personas cuyo diagnóstico médico requiera salir a la calle durante el toque de queda. También se permitirá salir durante el horario restringido para actuaciones de urgencia ante poderes judiciales, regreso al domicilio en el caso de que se esté volviendo de un viaje y también se establece una excepción de 4 a 6h de la mañana para que los ciudadanos que lo requieran puedan pasear a su mascota cerca de su domicilio. Las personas que regresen de un espectáculo cultural tendrán de margen hasta las 23h.

"Esto va muy en serio y lo debemos hacer entre todos", ha señalado el conseller de Interior, Miquel Sàmper, que ha precisado que si bien las restricciones empiezan esta misma noche, no se sancionará a los ciudadanos hasta el lunes y el dispositivo policial de este domingo tendrá un carácter "pedagógico e informativo".

El Govern ha tomado la decisión, meditada durante la semana anterior en diversas reuniones, una vez se ha recibido la confirmación de la aprobación del estado de alarma por parte del Gobierno central. Este mediodía se ha reunido ya el comité de crisis de la COVID-19 y posteriormente el vicepresidente Aragonès, acompañado de los consejeros de Presidència, Interior y Salud se han reunido con representantes del mundo municipal.

El conseller de Interior, Miquel Sàmper, ha advertido este domingo que las sanciones por no respetar las medidas sanitarias o el anunciado toque de queda serán de entre 300 euros los casos más leves hasta 6.000 para los muy graves. En la rueda de prensa de esta noche, sin embargo, tanto él como el comisario jefe de los Mossos, Eduard Sallent, han insistido en que la intención de las restricciones no es "recaudatoria" ni "coercitiva".

Sallent ha señalado esta mañana que durante la noche del sábado y la madrugada del domingo se han identificado a 188 personas haciendo botellones -92 de ellas en uno realizado en Sant Quirze del Vallès (Barcelona)- sin respetar las medidas sanitarias. Sàmper ha explicado que el toque de queda es una medida "necesaria" para evitar situaciones como los mencionados botellones y ha anunciado que los Mossos d'Esquadra y la policía local de los distintos municipios colaborarán para que se cumpla.

Sobre las elecciones autonómicas previstas para el 14 de febrero, el Gobierno central ha precisado que la posible existencia del estado de alarma durante los comicios no afectará el proceso electoral y ha recordado que las elecciones gallegas y vascas ya se celebraron en estas condiciones.

Los contagios siguen creciendo

El Govern ha tomado la decisión ante unos indicadores epidemiológicos que cada día son peores que el anterior, cuando se cumplen ya 10 días desde que se decretó el cierre de bares y restaurantes. Durante las últimas 24 horas se han declarado 4.820 nuevos casos y 21 nuevas muertes. La cifra de nuevos casos diarios ha crecido sobremanera durante la última semana, teniendo en cuenta que hace siete días los positivos diarios eran de alrededor de un millar. El riesgo de rebrote ha subido este domingo 75 puntos más respecto al sábado y se sitúa ya en 788 puntos.

La incidencia acumulada de los últimos 14 días es de 515 casos por cada 100.000 habitantes, un indicador que sube hasta 534 si se suman los contagios en las residencias. Según el último balance del Departament de Salut, el 11,98% de las pruebas que se hacen en la comunidad dan positivo. La situación en los hospitales también sigue empeorando y durante el último día han ingresado 142 personas -ya son 1.885 pacientes ingresados por Covid-19- mientras que en las UCI hay 17 pacientes más que ayer, con un total de 342 enfermos en las unidades de críticos.

Etiquetas
Publicado el
25 de octubre de 2020 - 14:21 h

Descubre nuestras apps

stats