La portada de mañana
Acceder
Los rebrotes y confinamientos añaden incertidumbre a las vacaciones
El brote de Lleida, fuera de control tras multiplicar por siete los casos en dos semanas
OPINIÓN | El arte de incomodar, por Esther Palomera

Los manteros se manifiestan y se sientan a dialogar con el Ayuntamiento de Barcelona

Un manifestante grita slogans al paso por la calle Ferran / ENRIC CATALÀ

Lo que habitualmente es uno de sus espacios trabajo se ha convertido este martes en el escenario de sus protestas. Unas 150 personas entre manteros y activistas se han manifestado por las Ramblas de Barcelona para visualizar su situación, reclamar el alto -en palabras suyas- de la violencia policial y abrir espacios de diálogo con el consistorio. La manifestación concluyó ante el ayuntamiento donde vendedores ambulantes y miembros del colectivo Tras la Manta se han reunido con la concejala Laia Ortiz, encargada del área de Derechos Sociales. Poco después de una hora, el encuentro ha finalizado con la voluntad de mantener conversaciones para encontrar una salida al conflicto a medio plazo.

Movimientos sociales cuestionan al Ayuntamiento de Barcelona por la presión sobre los manteros

Movimientos sociales cuestionan al Ayuntamiento de Barcelona por la presión sobre los manteros

La convocatoria ha comenzado pasadas las seis y media de la tarde con las intervenciones de diferentes portavoces de los vendedores ambulantes a la altura de Canaletes. Mame Mor, mantero, remarcó que no eran un movimiento violento y ha hecho un llamamiento a sus compañeros a no caer en las provocaciones de la policía: "a algunos les va bien el ruido", ha añadido Mor. Sin embargo, ha querido pedir disculpas a la gente que pueda haberse sentido molesta.

Los manifestantes han transcurrido sin incidencias por las Ramblas hasta la altura de la calle Ferran donde la manifestación se ha desviado hacia el ayuntamiento. Los turistas se han arrinconado a lado y lado de la marcha e, incluso, uno sacaba el palo de selfie para autofotografiarse –materializando la coexistencia entre el consumo masivo y el trabajo precario en la Barcelona turística–. Mientras, manteros y activistas levantaban proclamas contra las actuaciones policiales y reclamando la dignificación del colectivo.

"Queremos que quede claro que no somos una mafia, cada uno trabaja para si mismo" ha declarado Mamadou Niass, otro de los manteros que se manifestaban hoy. Niass ha expuesto que la última semana había aumentado mucho la presión policial a pesar de ellos creían que "con la nueva alcaldesa mejoraría". Él mismo ha ejemplificado la situación explicando que hace unos días "quería grabar a unos compañeros que estaban echando y la policía me golpeó el brazo. El móvil me cayó y se rompió", ha lamentado.

Con la Polca del Ball de Gitanes de Sant Celoni de fondo, la manifestación ha entrado en la Plaza Sant Jaume, donde los discursos de los manteros y la red de apoyo contra la criminalización de los vendedores ambulantes Tras la Manta han hecho detenerse por un rato el ensayo general de los actos institucionales de la Diada que se hacía en aquellos momentos. Paralelamente, una representación de los manifestantes se ha reunido con la concejala Laia Ortiz durante cerca de una hora. A la salida, Mame Mor se ha mostrado satisfecho de que el ayuntamiento se haya mostrado dispuesto a dialogar aunque todavía no se ha puesto fecha al próximo encuentro, previsto para la próxima semana.

A su vez, el abogado Andrés García Berrio, del Observatorio del Sistema Penal y los Derechos Humanos de la UB (OSPDH) ha explicado que, a pesar que el consistorio no se ha comprometido directamente, confían que la situación policial vuelva a la posición anterior a la de la última semana como "condición para desatascar el proceso". Por otra parte, desde el ayuntamiento han remarcado el acuerdo mutuo en que "el tema no es policial, sino social" y la necesidad de emplazarse la próxima semana con las entidad sociales para "seguir trabajando".

Etiquetas
Publicado el
9 de septiembre de 2015 - 00:50 h

Descubre nuestras apps

stats