ENTREVISTA Primer secretario del PSC

Salvador Illa: “Con los relevos de la cúpula de los Mossos llueve sobre mojado”

El primer secretario del PSC y líder de la oposición en Catalunya, Salvador Illa.

Neus Tomàs


15

Salvador Illa (La Roca del Vallés, 1966) mantiene el mismo tono pausado tanto cuando expresa su indignación por lo que no le gusta del Govern como cuando defiende los acuerdos a los que ha llegado con los grupos independentistas para desbloquear la renovación de organismos que llevaban años caducados. Es su manera de ejercer la oposición, lo que el líder del PSC resume como fiscalizar y a la vez ser propositivo. Está muy molesto con la gestión que el Ejecutivo catalán está haciendo en el departamento de Interior y no descarta acabar apoyando la comisión de investigación que PP, Ciudadanos y Vox pretenden impulsar para aclarar las causas del relevo del major Trapero y de buena parte de la cúpula policial.

Preguntado y repreguntado por la posibilidad de que acabe encabezando la lista de las municipales para ser alcalde de Barcelona, él lo niega. Insiste en que su objetivo es ser presidente de la Generalitat y reclama de nuevo a Pere Aragonès que convoque una mesa de partidos catalanes. Pronostica que sin ese foro será imposible avanzar en la mejora del autogobierno de Catalunya y asegura que los partidos independentistas saben que ni la autodeterminación ni la amnistía son opciones posibles.

La semana pasada dijo en Madrid que tarde o temprano Catalunya debería solucionar la “anomalía” de no tener un Estatuto votado. ¿Cree que esta legislatura puede iniciarse esa reforma?

Las prioridades son las de las sociedades de occidente, seguir en el combate contra la covid y generar crecimiento económico para no dejar a nadie atrás. Estas deben o deberían ser también las del Gobierno de Catalunya. Trabajar por la prosperidad, por una financiación justa y por la mejora del autogobierno. En ese contexto, en algún momento habrá que tener en cuenta que el Estatut no es el que votó la ciudadanía de Catalunya. ¿Esto es la prioridad más importante? Creo que no. Para resolverlo lo que tiene que haber es un diálogo entre catalanes.

¿Ese diálogo no se da ya en el Parlament?

No, el Parlament es el foro de acción política pero de lo que yo estoy hablando de un diálogo con una metodología y que aborde específicamente los problemas en materia de relación que tenemos creados con el resto de España.

¿Lo que propone es una mesa de partidos?

En esto tengo toda la amplitud de miras que haya que tener y estoy abierto a cualquier forma. Una que ha funcionado, la que encabezó el señor Torra, podría funcionar. Mi pregunta es: ¿por qué se tiene miedo a que dialoguemos entre catalanes? ¿Por qué se insiste tanto por parte de algunos en reivindicar un diálogo con el resto de España, con su gobierno y en exigirlo con palabras grandilocuentes, y no se abre ese diálogo aquí?

¿Usted tiene respuesta a esa pregunta?

Yo me hago la pregunta. Me gusta poco especular y menos hablar en nombre de otros. En un ámbito de democracia, como lo es España y lo es Catalunya, el instrumento de trabajo primordial es el diálogo. En la investidura del presidente Sánchez se acordó que el diálogo tendría tres patas: la comisión bilateral, la de nueva creación entre ambos gobiernos y la tercera era la mesa de partidos en Catalunya. Esta última es la que ahora no se pone en marcha. Me parece imprescindible y además añado que si no se activa esto no avanzará.   

Hace unos días usted dejó claro que no habría ni referéndum ni amnistía, las dos únicas propuestas que el Govern lleva a la mesa de diálogo con el Gobierno central. ¿Entonces de qué van a negociar?

De otras cosas. Tienen todo el derecho del mundo a hacer ese planteamiento. Lo que digo es que esto no va a ocurrir. No porque yo lo diga sino porque la mayoría de la sociedad catalana no está en esto. Los representantes políticos tienen la responsabilidad de ofrecer proyectos viables y el referéndum y la amnistía no lo son. Y le diré más: ellos lo saben.    

Con la propuesta de reforma de la financiación autonómica esbozada por el Ministerio de Hacienda, la Generalitat calcula que Catalunya saldría perdiendo respecto a la situación actual. ¿Le convence esa primera propuesta?

Este es un debate tan complejo como imprescindible. La Generalitat debe estar presente. No sé si aún se puede hablar de propuesta del Gobierno. Cada comunidad del régimen común debe hacer sus planteamientos. Yo voy a esta defendiendo los intereses de Catalunya, que pasan por tener una financiación justa. Desde un punto de vista ideológico estoy en contra de los privilegios también en este ámbito. Defiendo una financiación justa para Catalunya que le permita desarrollarse en igualdad de condiciones respecto a otras autonomías. El PSC va a hacer su propia aportación, siempre con ánimo constructivo. 

Su partido y los grupos independentistas se han puesto de acuerdo para desbloquear la renovación de cargos en consejos y organismos parlamentarios. ¿Está satisfecho con los nombres propuestos para la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales o en el Consejo del Audiovisual, por citar dos ejemplos?

Era imprescindible llegar a un acuerdo. Hay que cuidar las instituciones para que funcionen correctamente. Le citaré un ejemplo. El Síndic de Greuges llevaba 17 años en el cargo. El PSC ahora es la primera fuerza en el Parlament, tenemos un papel relevante y dijimos que estábamos en disposición de alcanzar ese acuerdo. No es solo mérito nuestro pero ha quedado acreditado que cuando afirmamos una cosa la hacemos. Si yo hubiese podido hacer una propuesta con todos los nombres hubiese preferido que algunos fuesen otros. Pero es un acuerdo. Me parece que las personas que se han decidido están preparadas para desempeñar su tarea y espero que todo el mundo les juzgue por lo que hagan.  

En algunos casos existe una proximidad evidente a los partidos y por eso da la sensación que lo que ha habido es un intercambio de cromos. 

No ha sido el ánimo con el que nosotros lo hemos afrontado. Que alguien haya tenido proximidad a un partido no es ni bueno ni malo. Son organizaciones con un rol concreto en la democracia. Invito a que las personas propuestas y que deberán ser nombradas por el Parlament sean juzgadas por lo que hagan. 

En elDiario.es hemos desvelado esta semana cómo la productora Triacom, investigada por presuntamente financiar campañas de CDC, hinchaba precios a TV3 o que un consejero de la propia TV3 usaba una empresa vinculada a esta productora para gastos personales. ¿Van a impulsar más medidas de control en la contratación de productoras?  

Fuimos la primera formación que al inicio de la legislatura presentamos un documento que en síntesis aboga por una refundación de la Corporación de Medios Audiovisuales. Los acuerdos para renovar sus órganos de dirección incorporan un programa con muchas de las cosas que tienen que cambiar. Desde nuestra óptica creemos que TV3 y Catalunya Ràdio merecen una oportunidad y vamos a ver si somos capaces de aprovecharla. Hay que cambiar muchas cosas que el nuevo consejo deberá determinar para evitar que ocurran cosas tan graves como las que se están denunciando. Son cuestiones que están ya en el ámbito judicial pero nosotros vamos a contribuir en todo lo que esté en nuestra mano para que se llegue al final en el esclarecimiento de estos hechos y a su reparación económica si es posible.

TV3 y Catalunya Ràdio han recibido críticas porque hay quien considera que han sido instrumentos al servicio del independentismo. ¿Usted es de los que lo piensa?

Con todo el respeto a sus profesionales de estos medios, creo que en los últimos años no han cumplido con el objetivo que fija la legislación y es el de trabajar por la unidad, la convivencia y la cohesión social en Catalunya. Ha habido una orientación muy determinada y cualquiera que se aproxime con objetividad a sus contenidos puede concluir que no han trabajado para cohesionar la sociedad catalana. Me parece un error que hay que corregir.     

Este lunes comparece el conseller de Interior para explicar los relevos en la cúpula de los Mossos. ¿Le han convencido las explicaciones que ha dado hasta ahora?

No, pero voy a ser prudente. Las informaciones que hemos conocido son muy graves y apuntan a una purga en la dirección de los Mossos d'Esquadra. He de decir que en este caso llueve sobre mojado. Nosotros pedimos su comparecencia porque queríamos escucharlas en sede parlamentaria y debatir con él. El conseller es una persona por el que tengo un aprecio personal, dialogante y me consta que con valores profundos. Pero al margen de consideraciones personales nos debemos a la labor de fiscalización de la tarea del Govern y a los hechos. ¿Qué hechos? Vemos que se aparta la defesa jurídica de los mossos y pasa de Interior a Presidència, que como consecuencia de esto se deja indefensos a siete mossos 48 horas antes de un juicio y pretendidamente porque no se pueden identificar a los agresores, cuando esto en un estado democrático quien lo decide es el juez. 

¿Qué caramba tiene que ver feminizar el cuerpo de los Mossos con apartar a la persona que unánimamente es reconocida como un profesional que ha llevado investigaciones muy delicadas sobre personas que forman parte del propio Govern?

Se ha creado una comisión de estudio tras los disturbios importantísimos que hubo en Barcelona y se hace en base a una exigencia de la CUP para investir al señor Aragonès, a la que se le otorga la presidencia de la comisión instalando un principio de desconfianza hacia los Mossos. También vemos que de las 1.100 denuncias que interpusieron los agentes por delitos contra la autoridad el año pasado no se ha tramitado ni una. Es raro y es deducible que ha habido algún tipo de instrucción para que no se tramiten. Y ahora se remodela toda la cúpula y se dice que es para feminizarla. ¿Qué caramba tiene que ver feminizar el cuerpo con apartar a la persona que unánimamente es reconocida como un profesional que ha llevado investigaciones muy delicadas sobre personas que forman parte del propio Govern? Las explicaciones han sido muy poco convincentes, esperaremos a escucharle en el Parlament y ya anuncio que vamos a llegar hasta el fondo en este tema.   

Tres grupos, Ciudadanos, PP y Vox han pedido una comisión de investigación. ¿El PSC la considera necesaria?

Yo no me niego a nada, vamos a verlo. Ejerceremos una labor de fiscalización al Govern en un asunto que es muy delicado, pero somos partidarios siempre de ir paso a paso y de forma gradual. Lo primero es pedir explicaciones y escucharlas. Lo que oído hasta ahora no me convence. Con todos los respetos, no es lo mismo el formato de una entrevista en un medio que estar en sede parlamentaria, en la que hay que debatir con los representantes de otras formaciones políticas. Pero, ¿descartamos una comisión? En absoluto. Nosotros tenemos un equipo sólido en esta materia, a una persona en el Gobierno alternativo que ha estado al frente de los Mossos.

De hecho quien ascendió a Trapero como comisario jefe fue el exconseller Ramon Espadaler, ahora diputado de su grupo.

Sí, no es una persona que pertenezca a mi formación política, es de Units per Avançar, con quienes hemos llegado a un acuerdo. Siempre me ha merecido mucha confianza porque además es una persona que sabe de qué habla y lo hace con un profundo respeto hacia los Mossos. Nosotros no tenemos ningún interés en inflar ninguna especulación, queremos llegar al fondo del asunto porque nos preocupa que el cuerpo de los Mossos d'Esquadra, que está integrado por más de 18.000 hombres y mujeres muy profesionales, tenga una dirección profesional, técnica. Claro que siguiendo las instrucciones del Govern, pero sin interferencias políticas. Porque para perseguir delincuentes, acabar con la corrupción y hacer las labores propias de un cuerpo policial lo que debe hacer un gobierno es darles apoyo, mostrar confianza y defenderles cuando tienen que comparecer ante un tribunal para acreditar que ha habido delitos contra la autoridad. 

Hace unos días conocimos que que 21 funcionarios del Parlament cobraban sueldos sin ir a trabajar, bajo las llamadas licencias de edad. El PSC votó a favor de ellas en diciembre pasado. ¿Se equivocó?

Esto no se ha hecho bien, claro que sí. He de decir que no se ha hecho bien y también que nuestros representantes en la Mesa ya han manifestado que quieren tener toda la información al respecto y que los mecanismos de transparencia se tienen que corregir. Así se ha decidido por parte de la Mesa.

Pero ustedes tienen la vicepresidencia de la Mesa.

Sí, pero fíjese, tal como han comentado las personas que representan a mi formación en la Mesa, se trabaja bajo el principio de confianza y esto ha cambiado. Esas decisiones se validan en base a la información de que se ha llegado a un acuerdo y de que es correcto. Pero a partir de ahora vamos a pedir toda la información y a saber a qué personas afectan los acuerdos que se tomen. Hay que corregir este asunto que es fruto de una decisión equivocada.

Cuando dice que esto no se ha hecho bien, ¿quién no lo ha hecho bien?

Quién tomó la decisión, que es la Mesa del Parlament. Yo no me escondo y no quiero entrar en competiciones para atribuir la responsabilidad a otras personas ni para decir “yo lo he arreglado”. Esto no se ha hecho bien. Miremos también quién presidía el Parlament y quién lo preside. Yo le puedo decir que vamos a trabajar para corregirlo.

También hay polémica con las dietas de desplazamiento que cobran los diputados incluso cuando no acuden al Parlament. ¿Es partidario de rebajarlas?

Yo soy partidario de que se acuerden mecanismos claros, transparentes y que haya unas retribuciones en la línea con las que tienen otros parlamentos, y muy poco partidario de que con estos asuntos se hagan planteamientos de corto alcance. La Mesa está trabajando en esto y vamos a intentar hacer un acuerdo que se adapte a la realidad que tenemos en el Parlament, donde hay diputados que vienen de territorios más lejanos que deben tener una compensación porque tienen que hacer noche en Barcelona.

Se ha especulado con la posibilidad de que sea usted el candidato del PSC en Barcelona. ¿Lo descarta?

Quiero ser president de la Generalitat de Catalunya y con todo el respeto al señor Aragonès, en mal sitio no parece que esté, porque las últimas elecciones las gané. Por tanto, este es mi objetivo ahora. Forma parte de la seriedad y de ejercer las responsabilidades como yo las entiendo el no ir variando cada poco tiempo de objetivo. Mi objetivo es este y creo que puedo hacer un servicio a Catalunya, con la formación política que represento. Cuando se tienen responsabilidades de este nivel, las cosas hay que trabajarlas y ganárselas. Eso es lo que estoy intentando hacer. Tengo una responsabilidad importante como presidente del primer grupo del Parlament, también como máximo responsable del PSC, la intento ejercer de la mejor forma posible y, en el caso de mis responsabilidades parlamentarias, fiscalizando al Govern pero también con carácter propositivo.

¿Eso es un no?

Eso es, efectivamente, un no.

El PSC es socio de Ada Colau. ¿Le parece que el gobierno de la ciudad lo está haciendo bien?

El PSC tomó la decisión que le parecía más correcta en función del consistorio que eligieron los ciudadanos de Barcelona en las últimas elecciones municipales y trabajando para que la ciudad de Barcelona avance y progrese lo máximo posible. Me parece que nuestros concejales están haciendo un buen trabajo y que Barcelona tiene mucho recorrido de mejora. Creo que la señora Colau no se puede ofender si le digo que yo pienso que con un alcalde del PSC, en concreto con el señor Collboni, Barcelona iría mejor. Pero en fin, ella es alcaldesa, nosotros somos leales y el PSC respeta siempre los acuerdos a los que ha llegado.

Un juez ha imputado a Colau por las subvenciones del consistorio a entidades sociales como el Observatorio DESC o la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) pese a que la Fiscalía no las consideró delictivas. La alcaldesa insiste en que no se ha hecho nada ilegal ¿La cree?

Yo parto del principio de presunción de inocencia. Lo he hecho siempre, no sé si todo el mundo lo puede decir. Otros a veces han tenido aproximaciones a estos asuntos muy hiperbólicas y contundentes. Tengo confianza en que la señora Colau ha hecho las cosas conforme a ley y también tengo toda la confianza en que la acción de la Justicia va a esclarecer los hechos lo antes posible.

Tengo confianza en que la señora Colau ha hecho las cosas conforme a ley y también tengo toda la confianza en que la acción de la Justicia va a esclarecer los hechos lo antes posible

¿Esa presunción de inocencia es la que aplica también con Núria Marín? Hace unos días hemos conocido un informe aportado a la causa del caso del Consell Esportiu de L'Hospitalet en el que se apunta a “irregularidades continuas” en las subvenciones y a que algunas de las facturas probarían que desde la entidad se pagaron actos de campaña al PSC.

El mismo principio y voy un poco más allá. Porque a Núria Marín la conozco bien, he hablado con ella y me ha trasladado toda la información al respecto. Creo que las cosas allí se han hecho correctamente y que Núria Marín ha actuado con corrección. Y evidentemente también sirve para ella el principio de presunción de inocencia. Además me consta que está colaborando, ella y todo el consistorio de L'Hospitalet, en que se esclarezcan los hechos lo antes posible.

¿Considera que el modelo de inmersión lingüística cabe en las sentencias que marcan como mínimo el 25% de castellano?

Las resoluciones judiciales se tienen que cumplir todas, gusten más o gusten menos. Y me parece que estas resoluciones no ponen en cuestión el modelo del catalán como lengua vehicular en la escuela de Catalunya, que es el modelo que el PSC ha defendido, defiende y defenderá. En términos prácticos esto supone que además de la asignatura de Lengua y Literatura Castellana en castellano, otra materia sea impartida en la enseñanza primaria en castellano. Esto no pone en jaque ni en cuestión el modelo del catalán como lengua vehicular. Además, hay que tener confianza en los profesionales de la educación para que hagan sus programas pedagógicos y que incluso en algunas zonas de Catalunya puede convenir incluso más castellano. Haríamos bien en hacer un esfuerzo para serenar este debate y despolitizarlo. Este asunto en Catalunya durante muchos años no ha sido un problema y no lo tiene que ser, aunque algunos se empeñan en que lo sea.

¿Quiénes son esos algunos?

Todos los conocemos, todo el mundo ha visto expresiones muy inadecuadas. Hay que cuidar el lenguaje en uno y otro lado. Ni a los alumnos aquí se les castiga con piedras en los bolsillos y sin ir al servicio ni hay que pretender que el catalán sea lengua única, expulsar al castellano de las aulas, ni tratar al castellano como el urdu, porque el castellano en Catalunya es una lengua materna de muchas personas y es una lengua oficial. Incluso algunos van a exigir que se cumplan en algunos centros públicos lo que no hacen con sus hijos llevándolos a otros centros, cosa que me parece muy fuera de lugar, y que no contribuye a serenar el debate.

Ni a los alumnos aquí se les castiga con piedras en los bolsillos y sin ir al servicio ni hay que pretender que el catalán sea lengua única

Algunas comunidades autónomas como Aragón han aprobado leyes para frenar la implantación de macrogranjas. ¿Cree que Catalunya debería ser más severa con estas instalaciones?

El sector primario es muy importante en la economía catalana y española, creo que está haciendo las cosas razonablemente bien. En todo este asunto me remito a una persona que conozco bien y a quién admiro por su estilo de hacer política y sus conocimientos en esto, que es el ministro Luís Planas.

Cuando al ministro Planas le preguntaron si Alberto Garzón debía dimitir, respondió con el silencio.

Yo no tengo nada más que decir, me remito a lo que ha dicho en ese sentido.

Fue ministro de Sanidad en uno de los peores momentos de la pandemia. Visto en perspectiva, ¿le pareció mejor la gestión de Ayuso que la de Torra o al revés?

Me pareció que vivíamos todos un momento muy complicado. Lo que tocaba en ese momento es lo que intentamos hacer, que cada uno juzgue si lo conseguimos o no, que era aislar la disputa política de la gestión de la pandemia, trabajar juntos en un momento en el que había muchas zonas de incertidumbre que afectaban a la toma de decisiones. Y siempre defendí que no se trataba de hacer competiciones ni rankings, sino de que en una pandemia todos debíamos ir juntos y trabajar juntos. A partir de aquí, que cada uno saque sus conclusiones. Yo todavía, ya como exministro pero sabiendo que alguna repercusión puede tener lo que diga sobre esto, voy a seguir siendo muy respetuoso y a defender lo que hagan las autoridades cada día.

¿Aún mira los datos cada día?

Si no cada día, muy a menudo. Y sigo la evolución de la pandemia, claro que sí. Porque es todavía un elemento de máxima preocupación para la ciudadanía.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats