La portada de mañana
Acceder
El Gobierno culmina en cinco años una subida histórica del salario mínimo
Almeida pagó 460.000 euros más a la empresa donde trabaja el hermano de su edil
OPINIÓN | 'Todo cuanto se recorta, mengua', por Rosa María Artal

El PSC se ofrece al Govern para negociar los presupuestos catalanes pero le pide que “pise el acelerador”

El primer secretario del Partido Socialista en Cataluña (PSC), Salvador Illa, interviene durante una sesión de control en el Pleno del Parlament

El PSC continúa teniendo la mano al Govern para negociar los presupuestos del año que viene aunque, tras la primera reunión mantenida, consideran que deberán darse prisa si quiere aprobar las cuentas en un “plazo razonable”. Los socialistas se han visto con los responsables de Economía del Ejecutivo para conocer las primeras líneas maestras del proyecto económico. Pese al buen clima, los de Salvador Illa han instado al Govern a “pisar el acelerador” para poder tener unas nuevas cuentas en un plazo razonable, debido a que, en su opinión, queda “mucho camino por recorrer”.

En una nota enviada después de la reunión, el PSC ha constatado que el Govern ya ha renunciado a aprobar el proyecto económico para que entre en vigor el 1 de enero, debido a lo avanzado del calendario. Con todo, la delegación socialista reitera su predisposición “a abrir una negociación presupuestaria sincera, responsable, realista y honesta”. La semana pasada el líder socialista, Salvador Illa, ya había reclamado una “negociación clásica” sobre los presupuestos, una fórmula con la que descartaba ofrecer sus votos gratis y sin hablar del contenido.

Pese a que los socialistas han reiterado su voluntad de negociar las cuentas, desde el Govern la preferencia sigue siendo no contar con ellos o, al menos, solo hacerlo en última instancia. La suma preferida de los de ERC pasa por obtener el apoyo de Junts y también de los comuns, una fórmula que ya fue posible en los dos últimos ejercicios y que, ahora ninguno de los interpelados descarta.

Tanto Junts como En Comú Podem se han sentado también en la mesa del Govern para tratar sobre las cuentas pero, a la vez, ambos han dejado claro en los últimos días que las cosas serán ahora algo más difíciles que en los presupuestos pasados. Por parte de Junts, recién salidos del Ejecutivo, el deseo es que sus prioridades queden recogidas de forma nítida en las cuentas, para lo que han anunciado que elaborarán y enviarán un decálogo en el que, entre otras cosas, expondrán sus exigencias sobre los impuestos.

Los comuns también tienen reivindicaciones sobre los impuestos y, probablemente, incompatibles con las de Junts. El grupo de Jéssica Albiach propone aumentos del IRPF en los tramos más altos, a los que tiene más de 175.000 euros de renta. Una política con la que creen que podrían obtener hasta 85 millones de euros. “Los presupuestos serán la prueba del algodón de si ERC sigue instalada en el continuismo o quiere cambio”, se explicaba Albiach en este diario.

Descubre nuestras apps

stats