Las cárceles catalanas descartan dejar confinarse en casa a los presos del procés tras el aviso del Supremo

Junqueras, saliendo de Lledoners en febrero

Las cárceles catalanas han descartado que los nueve presos del procés salgan de prisión para pasar el confinamiento en sus respectivos domicilios mientras dure el estado de alarma. La negativa se produce después de que el Tribunal Supremo, en una advertencia inédita, avisara a los funcionarios penitenciarios catalanes de que permitir la excarcelación temporal de los presos del procés les llevaría a ser investigados por prevaricación.

El Supremo avisa de que se investigará a los funcionarios de prisiones catalanas si envían a casa a los presos del procés

El Supremo avisa de que se investigará a los funcionarios de prisiones catalanas si envían a casa a los presos del procés

En un comunicado, la conselleria de Justicia ha anunciado que las Juntas de Tratamiento de las cárceles catalanas han autorizado el confinamiento domiciliario de 15 presos en segundo grado y que tienen aplicado el 100.2, lo que les permite salir de prisión entre semana para trabajar o hacer voluntariado. Ninguno de ellos es, sin embargo, uno de los nueve condenados por sedición por el Tribunal Supremo.

De hecho, las Juntas de Tratamiento –formadas por los directores, juristas, psicólogos y educadores de los centros– de las tres cárceles donde permanecen los presos del procés, Lledoners, Mas d'Enric y Puig de les Basses, han rechazado aprobar excarcelación alguna, ya sea de los condenados por sedición y otros delitos.

La consellera de Justicia, Ester Capella, ha arremetido contra las "amenazas", que, a su juicio, ha realizado el Supremo. "Las juntas han de poder trabajar sin coacciones. El Supremo ha querido condicionar su decisión. Es inaudito y vergonzoso, impropio de un Estado de derecho”, ha aseverado Capella, que ha reiterado que la conselleria "siempre estará al lado de los trabajadores públicos".

El Ministerio del Interior, que con el estado de alarma ha asumido las competencias en prisiones de la Generalitat, permitió a los centros enviar a casa a los internos clasificados en régimen de semilibertad o tercer grado y a los presos en segundo grado y con 100.2 siempre que contaran con aval judicial y que estuvieran ubicados en centros de inserción social o secciones abiertas.

De los presos del procés, solo Jordi Cuixart y Dolors Bassa han recibido el aval judicial al 100.2 pero, al igual que el resto, ninguno de ellos permanece en un centro abierto, sino que cumplen condena en un centro penitenciario ordinario.

De los 101 presos en segundo grado y 100.2 que hay en Catalunya candidatos a confinarse en casa, finalmente solo se ha aprobado la excarcelación temporal de 15: once internos de Quatre Camins y cuatro internas de la prisión de mujeres de Wad-Ras de Barcelona, que ya están en casa. Las cárceles, al tratarse de una excarcelación inédita, han trasladado su decisión al juzgado de vigilancia penitenciaria. Fuentes de Justicia han precisado que los 15 presos a los que se ha autorizado la excarcelación sí tienen aval judicial al 100.2 pero no están en un centro abierto.

Etiquetas
Publicado el
2 de abril de 2020 - 15:23 h

Descubre nuestras apps

stats