eldiario.es

9

La “madurez” de las energías renovables ya es un hecho en España

El director general de Eiffage Energía destaca el grado de independencia que este mercado ha ido adquiriendo en nuestro país

Esta compañía prepara su ‘regreso’ a España con motivo de las dos subastas de renovables que deben resolverse en breve plazo

Afirma que la fórmula PPA de ‘acuerdo de compra de energía’ que se desarrolla en América Latina está comenzando a implantarse en España

Planta fotovoltaica

Eiffage Energía

Hace mucho tiempo que las energías renovables, aquellas que apuestan por el respeto al medio ambiente y cuyos proyectos están comprometidos contra los efectos del cambio climático, están asentadas en España. Tanto es así que ya empiezan a ser “convencionales”, en el sentido de que “son conocidas y tienen un grado de madurez importante”. Es la singularidad que a este respecto destaca el director general de Eiffage Energía, José Manuel Martínez, con motivo del inminente ‘regreso’ a España de esta compañía, líder en la ejecución de proyectos de energía eólica y fotovoltaica y cuyo periplo internacional le ha reportado importantes resultados. Lo hace después de un “parón” en el sector que ahora vuelve a reactivarse.

A este respecto, desde la empresa consideran que el proceso del mercado de energías renovables en España no se ha hecho mal por parte del sector, pero sí ha habido un “desarrollo demasiado rápido en muy poco tiempo con una dependencia muy alta de las subvenciones estatales”. Martínez explica que después de que se produjera la eclosión del mercado, se realizó un recorte a esas ayudas, en muchos casos con carácter retroactivo, lo que provocó que si un promotor había desarrollado un proyecto con esas “reglas de juego”, luego debía volver atrás. “Es cierto que en ese proceso de evolución, ahora estas empresas son autosuficientes, ya no necesitan ese apoyo para ser rentables”, celebra.

“Ahora mismo las inversiones en renovables son casi totalmente independientes de la subvención pública. El problema es que la transición hacia la madurez de la energía se ha hecho demasiado rápido y no ha dado tiempo a que este proceso se hiciera del todo correctamente”, añade el director de Eiffage Energía.

Es llamativa igualmente la diferencia con América Latina en el mercado de renovables, sobre todo para una compañía con experiencia internacional en esa zona. Allí la mayoría de los  proyectos se han realizado con acuerdos entre generador y consumidor de energía. Son los llamados PPA (Power Purchase Agreement) o precios pactados de compra de la energía. Según explica, aprovechando las experiencias en Europa, estos mercados emergentes se han desarrollado y evolucionado sin necesidad de intervención estatal “para que entre particulares de pusieran de acuerdo en el establecimiento de estos precios”.

Este modelo ha propiciado además que en función de las  necesidades que tiene el  mercado se vayan asumiendo las potencias de energía que se van generando progresivamente. Se trata de un sistema “más equilibrado” que además está comenzando a implantarse en España.

"Han sido nuestros clientes los que nos han invitado a acompañarlos a distintos países"

Desde España, Eiffage Energía es responsable de cerca el 80% de la actividad de renovables del grupo empresarial a nivel mundial, fundamentalmente en energía eólica y energía fotovoltaica. Precisamente, fue el ‘stand by’ en la actividad de este tipo de energías lo que impulsó a la compañía a salir fuera de España, siguiendo a sus clientes. “No se hizo un desarrollo de negocio de forma autónoma sino que han sido nuestros clientes, en la mayoría de los casos, los que nos han invitado a acompañarlos a distintos países”, explica su director general. Han desarrollado proyectos en Brasil, y en actualidad tienen actividad en Chile, Perú y Mexico, con previsiones de acción también en Colombia.

En Chile, Eiffage se encuentra en plena producción de una planta de 103 megavatios en forma de EPC (las siglas en inglés de ingeniería, compras y construcción, también conocidos como proyectos de “llave en mano”) en Huatacondo, en el desierto de Atacama. También han desarrollado otra planta BOP (Balance of Plant, en la que no aportan los paneles), en México; y otra de 300 megavatios también en este último. Otro proyecto importante y singular se está llevando a cabo en Jamaica donde está en marcha la producción de una planta de 37 megavatios. Mientras, en Europa, la empresa se encuentra activa en Polonia, en Bélgica, en Reino Unido y en Francia. En este último país, uno de los proyectos son los invernaderos de Beziers, en fase de culminación.

Ahora mismo, para su regreso al mercado de renovables en España, la empresa está pendiente de que culmine el proceso de dos subastas públicas de 8.000 megavatios (5.000 para energía eólica y 3.000 para fotovoltaica). Confían en ser adjudicatarios de algunos proyectos, y recuerdan que el proceso “no debe moderarse mucho más” porque todas esas plantas deben estar conectadas y suministrando energía a la red antes del 31 de diciembre de 2019. “Nos queda año y medio y hay todavía mucho trabajo por hacer. Con tanta potencia en tan poco tiempo habrá que ejecutarlas con gran rapidez y para eso estamos absolutamente preparados”.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha