Alejandro Morant, el diputado del PP de Alicante que exhibe prejuicios y salidas de tono

Alejandro Morant, diputado de Carreteras, Vías, Conservación de Edificios e Instalaciones y Parque Móvil de la Diputación de Alicante, tiene un largo historial de salidas de tono. Tanto es así que Compromís ha planteado una moción en el próximo pleno de la institución provincial, presidida por el popular Carlos Mazón con el apoyo de Ciudadanos, para reprobar a Morant tras sus “faltas de respeto” durante la anterior sesión, con ocasión de la lectura de una carta de una persona LGTBI por parte del portavoz de la formación valencianista, Gerard Fullana. “La actitud de Morant se suma otras salidas de tono en el pasado con declaraciones xenófobas”, señala Fullana.

Morant, alcalde de Bassot, se despachó durante el primer verano de la pandemia de la COVID-19, tras las restricciones del turismo debido a la crisis sanitaria, con comentarios xenófobos, más en la línea de Vox que del PP. “Vamos camino de un futuro oscuro donde otras culturas acabarán con nuestra propia identidad, nuestras tradiciones y sobre todo, con nuestra base cultural y social. Sois lo peor que ha pasado por un gobierno nacional”, en referencia al Gobierno de “Podemitas y socialistas”.

Dos años antes, el diputado provincial del PP, se despachaba en una red social con otro comentario del mismo tenor. “Nacer aquí­ no te hace español”, señalaba. También propuso “un plan de deportaciones masivas” y “cerrar las fronteras”. El político del PP consideraba que los flujos migratorios son “una invasión silenciosa que acabará con el mundo occidental convirtiéndolo al Islam”. Morant borró más tarde el comentario pero aseguró que “el 80% de la población piensa” en esos términos. 

El diputado provincial del PP también cuestionó la veracidad de las cartas amenazantes enviadas al exvicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska y la directora general de la Guardia Civil, María Gámez. “Alguien se cree que le llegue a un ministro un sobre con 4 balas metálicas de casi 10 centimetros cada una. Venga ya está bien”, escribió en Facebook.

En el último pleno de la Diputación de Alicante, Morant se dirigió al portavoz de Compromís con insultos, captados por las cámaras, tales como “payaso, inútil y provocador”. Otros diputados populares como Bernabé Cano o Ana Serna lanzaron también duros reproches al contenido de la intervención de Fullana e interrumpieron su intervención en numerosas ocasiones. 

Las numerosas salidas de tono de Morant han propiciado que la oposición haya pedido su dimisión en reiteradas ocasiones, “sin éxito y con el apoyo silencioso del presidente popular, Carlos Mazón”, lamenta Fullana. Aunque los insultos del último pleno constituyen, en opinión del portavoz de Compromís, “la mayor salida de tono del diputado, un hecho sin precedentes en la política alicantina y que sobrepasa todas las líneas rojas”.

“Ha pasado un mes y no ha habido ni una llamada para pedir disculpas ni un comentario de Carlos Mazón desmarcándose de una actitud claramente homófoba y que se contrapone con los valores de tolerancia, visibilización y respeto que hemos de representar los y las representantes electos de la ciudadanía”, señala Fullana. “Los insultos de Morant a mí no me afectan, ya estoy acostumbrado a ser el saco de boxeo de los populares y allegados, pero las faltas de respeto a las palabras de un joven relatando sus vivencias y visiones sobre el Día del Orgullo, no se pueden consentir, son intolerables”, apostilla el portavoz de Compromís.

Alejandro Morant, diputado de Carreteras, Vías, Conservación de Edificios e Instalaciones y Parque Móvil de la Diputación de Alicante, tiene un largo historial de salidas de tono. Tanto es así que Compromís ha planteado una moción en el próximo pleno de la institución provincial, presidida por el popular Carlos Mazón con el apoyo de Ciudadanos, para reprobar a Morant tras sus “faltas de respeto” durante la anterior sesión, con ocasión de la lectura de una carta de una persona LGTBI por parte del portavoz de la formación valencianista, Gerard Fullana. “La actitud de Morant se suma otras salidas de tono en el pasado con declaraciones xenófobas”, señala Fullana.

Morant, alcalde de Bassot, se despachó durante el primer verano de la pandemia de la COVID-19, tras las restricciones del turismo debido a la crisis sanitaria, con comentarios xenófobos, más en la línea de Vox que del PP. “Vamos camino de un futuro oscuro donde otras culturas acabarán con nuestra propia identidad, nuestras tradiciones y sobre todo, con nuestra base cultural y social. Sois lo peor que ha pasado por un gobierno nacional”, en referencia al Gobierno de “Podemitas y socialistas”.

Dos años antes, el diputado provincial del PP, se despachaba en una red social con otro comentario del mismo tenor. “Nacer aquí­ no te hace español”, señalaba. También propuso “un plan de deportaciones masivas” y “cerrar las fronteras”. El político del PP consideraba que los flujos migratorios son “una invasión silenciosa que acabará con el mundo occidental convirtiéndolo al Islam”. Morant borró más tarde el comentario pero aseguró que “el 80% de la población piensa” en esos términos. 

El diputado provincial del PP también cuestionó la veracidad de las cartas amenazantes enviadas al exvicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska y la directora general de la Guardia Civil, María Gámez. “Alguien se cree que le llegue a un ministro un sobre con 4 balas metálicas de casi 10 centimetros cada una. Venga ya está bien”, escribió en Facebook.

En el último pleno de la Diputación de Alicante, Morant se dirigió al portavoz de Compromís con insultos, captados por las cámaras, tales como “payaso, inútil y provocador”. Otros diputados populares como Bernabé Cano o Ana Serna lanzaron también duros reproches al contenido de la intervención de Fullana e interrumpieron su intervención en numerosas ocasiones. 

Las numerosas salidas de tono de Morant han propiciado que la oposición haya pedido su dimisión en reiteradas ocasiones, “sin éxito y con el apoyo silencioso del presidente popular, Carlos Mazón”, lamenta Fullana. Aunque los insultos del último pleno constituyen, en opinión del portavoz de Compromís, “la mayor salida de tono del diputado, un hecho sin precedentes en la política alicantina y que sobrepasa todas las líneas rojas”.

“Ha pasado un mes y no ha habido ni una llamada para pedir disculpas ni un comentario de Carlos Mazón desmarcándose de una actitud claramente homófoba y que se contrapone con los valores de tolerancia, visibilización y respeto que hemos de representar los y las representantes electos de la ciudadanía”, señala Fullana. “Los insultos de Morant a mí no me afectan, ya estoy acostumbrado a ser el saco de boxeo de los populares y allegados, pero las faltas de respeto a las palabras de un joven relatando sus vivencias y visiones sobre el Día del Orgullo, no se pueden consentir, son intolerables”, apostilla el portavoz de Compromís.

Alejandro Morant, diputado de Carreteras, Vías, Conservación de Edificios e Instalaciones y Parque Móvil de la Diputación de Alicante, tiene un largo historial de salidas de tono. Tanto es así que Compromís ha planteado una moción en el próximo pleno de la institución provincial, presidida por el popular Carlos Mazón con el apoyo de Ciudadanos, para reprobar a Morant tras sus “faltas de respeto” durante la anterior sesión, con ocasión de la lectura de una carta de una persona LGTBI por parte del portavoz de la formación valencianista, Gerard Fullana. “La actitud de Morant se suma otras salidas de tono en el pasado con declaraciones xenófobas”, señala Fullana.

Morant, alcalde de Bassot, se despachó durante el primer verano de la pandemia de la COVID-19, tras las restricciones del turismo debido a la crisis sanitaria, con comentarios xenófobos, más en la línea de Vox que del PP. “Vamos camino de un futuro oscuro donde otras culturas acabarán con nuestra propia identidad, nuestras tradiciones y sobre todo, con nuestra base cultural y social. Sois lo peor que ha pasado por un gobierno nacional”, en referencia al Gobierno de “Podemitas y socialistas”.