La portada de mañana
Acceder
Sánchez imprime un giro a la izquierda para retomar la iniciativa
El Gobierno se blinda ante una batalla legal con las eléctricas
OPINIÓN | 'El PP secuestra y el PSOE se dispara en el pie', por Elisa Beni
Sobre este blog

Secció de cultura de l'edició valenciana d'elDiario.es

Juanma Artigot, director del Teatre El Musical: “Vamos a seguir apostando por la diversidad, la inclusión y la igualdad en el teatro”

Juanma Artigot, responsable del Teatre el Musical, en el barrio valenciano del Cabanyal. / MAO

0

Juanma Artigot es, desde diciembre de 2020, director y coordinador artístico del Teatre El Musical (TEM), uno de los espacios culturales de gestión pública de Valencia. Artigot, exresponsable de programación en La Rambleta, se incorporó en plena pandemia a la dirección del centro, adaptando el proyecto con el que resultó ganador al nuevo escenario. El responsable de la oferta cultural celebra que tras el parón forzado por la pandemia el espacio “ha vuelto a llenarse de vida” y aboga por seguir reforzando la creación local en sintonía con el barrio.

¿Qué balance hacen de esta temporada 2021-2022?

Ha sido una temporada difícil, con numerosas adversidades, pero gracias al esfuerzo, la ilusión y el trabajo colectivo hemos ido avanzando y consiguiendo los objetivos marcados a inicio de temporada. Respecto al área artística, la línea de programación se ha consolidado, recuperando público y llegando a otros nuevos. Con relación al área social, se han generado y respaldado numerosos proyectos, y otros que están germinando actualmente y que darán sus frutos en los próximos meses. Los números nos animan a continuar, ya que se han duplicado las cifras de actividades y de asistencia previas a la pandemia. El espacio ha recuperado su vitalidad y eso se respira a diario. Ha vuelto a llenarse de vida. 

¿Cómo trastocó la crisis sanitaria sus planes para la gestión del teatro?

La pandemia ha condicionado mucho, a todos los niveles, pero hemos tenido que ir adaptándonos continuamente a las circunstancias. Si bien este sector siempre ha sufrido la incertidumbre durante muchos años, a esto se le sumaba la incertidumbre general y mundial. El primer reto que se planteaba era generar una oferta de calidad, diferente y atractiva para recuperar la asistencia de público. En las artes escénicas, cuesta mucho trabajar el acercamiento del público y el desarrollo de audiencias, y este trabajo de fondo, se pierde muy rápidamente cuando se para. Por otro lado, creo que se ha hecho un trabajo coherente y necesario en reforzar desde el TEM el apoyo a la creación local, algo que ya nos marcamos de inicio en el proyecto pero que se ha incrementado ante toda esta realidad. 

¿En este último año, tras el parón forzado por la pandemia, cómo ha reaccionado el público a la recuperación de la programación?

La respuesta del público ha sido buena en términos generales, pero queda mucho por hacer, porque observamos que la tendencia debe mejorar. Se ha cuidado mucho al público, la oferta programática ha ido en aumento, pero no hay que llevarse a engaño porque los indicadores nos van advirtiendo que no hay que bajar la guardia. Es muy importante seguir haciendo un trabajo colectivo a nivel de públicos, incorporar nuevas audiencias y concentrar esfuerzo en la base, que es lo que marcará la deriva y el futuro inmediato. Pero hay cosas que no han cambiado, como el exceso de oferta no ajustada a la demanda actual, la sobreproducción escénica, las dinámicas de programación y exhibición... que deben ir adecuándose a la realidad actual. 

La programación del TEM aúna espacios culturales con una acción en el tejido social del barrio. ¿Cómo se materializan estas alianzas? 

La puerta del TEM, que no es pequeña, y por tanto, mi oficina están abiertas en todo momento para escuchar las realidades y necesidades sociales existentes. La estructura de personal de que dispone es muy reducida, pero se hace un esfuerzo enorme por parte de todas las personas que trabajamos desde dentro, y si a esto le sumamos la cantidad de iniciativas y realidades que existen en el exterior desde la acción social, cualquier esfuerzo o suma de ello merece la pena. La parte social es inherente al TEM, no puede vivir de espaldas a ello. Siempre estamos dispuestos a escuchar, a colaborar, a participar y a mejorar al máximo nuestro entorno para, a través de las herramientas de que disponemos, mejorar esa transformación social.  Quizá sea esta la clave. Mantenemos alianzas con las asociaciones, centros educativos, colectivos vecinales, instituciones sociales, mediadoras, universidades, proyectos sociales ciudadanos, etc. Pero siempre hay trabajo por delante en el ámbito social. 

Acaban de cerrar la última edición de Cabanyal Íntim. ¿Qué impacto tiene este certamen en el barrio?

El festival Cabanyal Íntim, que este año celebraba su 11 edición, es un claro reflejo de las inquietudes y realidades que emanan del mismo barrio. Es un festival que parte, como bien indica su nombre, desde la intimidad y del interior de las casas, algo que se ha recuperado después de la pandemia, además de otros espacios adicionales institucionales, y que busca un acercamiento del vecindario y resto de personas de la ciudad a la cultura a través de las artes escénicas, artes vivas y experimentales en proximidad. Cada año la relación del TEM con el festival es mayor y se va reforzando la colaboración. Son dos semanas en las que todo el distrito marítimo se ilumina de arte, reflexión, música, performances y mucha participación social. Hacen un trabajo excepcional desde más de una década. 

En los últimos meses han puesto en marcha coproducciones público-privadas y colaboraciones con otros espacios culturales de la ciudad, como Última lluna de Mercucio Montesc. ¿Cómo benefician estas redes al tejido cultural? ¿Estas adaptaciones, con tintes distópicos, son un reflejo del sentir del momento para el público más joven?

Los recursos del TEM son muy limitados, nada comparable con otras instituciones públicas de ámbito regional o autonómico. Sumamos siempre y aportamos el máximo de nuestras posibilidades tratando de gestionar eficientemente estos recursos. Es el ejemplo que nombras, una coproducción en la que el TEM es solo una pequeña parte y que vimos claro desde el inicio que debíamos apoyar. 

Los beneficios son muchos, desde el respaldo a la creación mas joven, la inclusión de nuevos lenguajes que conecten con el público joven, la oportunidad que se brinda a las actrices/actores en un teatro municipal como el TEM, la oportunidad de aprender mutuamente, de compartir la experiencia, en definitiva. Esta adaptación en concreto ha generado una conexión directa con el público más joven, ha despertado mucho interés entre ese estrato de público (20 a 30 años) y por lo tanto ha cumplido con creces ese objetivo. Se han sentido reflejados en la obra y ésta ha sintonizado completamente con sus preocupaciones e inquietudes, y esto es gracias al magnífico trabajo que han hecho, por parte de la compañía, Perros Daneses; el director, Borja López Collado, y por supuesto el equipo actoral -todos jóvenes menores de 28 años- que ha hecho un esfuerzo inconmensurable. 

También han emprendido proyectos de exploración del barrio desde la infancia. ¿Cuál es la vertiente pedagógica del TEM?

Es fundamental, trabajar codo a codo con los centros educativos y con las iniciativas que ponen el foco en el aprendizaje desde muy temprano. Es un barrio que va rejuveneciendo, que además mantiene un tejido impresionante de centros educativos. Además, es importante sumar herramientas que fomenten la inclusión social y cultural a todos los niveles y edades. Además, para la próxima temporada se irán sumando talleres y propuestas pedagógicas que por motivos administrativos estaban en vías de resolverse. 

¿Qué líneas programáticas preparan para la siguiente temporada? ¿Cree que la pandemia, la crisis sanitaria o la vertiente epidemiológica seguirán marcando la producción cultural?

Vamos a seguir apostando por la excelencia y la calidad, la participación incluso en los procesos creativos y la oferta multidisciplinar que defienda la diversidad, la inclusión y la igualdad. Queremos que las personas se identifiquen con el discurso del TEM y conseguir ese sentido de pertenencia a algo que nace de por sí con vocación pública. Todo esto a través del teatro, la danza, la música, la performance art intermedia, las artes vivas, la poesía escénica, la formación, la participación y la acción social. Como ves, las herramientas existen, pero hay que optimizar su uso para conseguir el objetivo principal: generar pensamiento crítico.

Sobre este blog

Secció de cultura de l'edició valenciana d'elDiario.es

    Autores

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats