La portada de mañana
Acceder
Casa Real hace otro simulacro de transparencia sin las donaciones al emérito
Las tretas para colocar en el Senado a políticos sin pasar por las urnas
'Operación “Moncloa para la derecha-ultra-derecha”', por Rosa María Artal

Españoles atrapados en la India: “Queremos llegar a casa para poner a salvo a nuestro hijo”

Lluvia Darocas, con su hijo, han quedado atrapados en India.

Lluvia Darocas finalmente no viajará a Delhi, pese a que desde la embajada española en la India le comunican que dos vuelos saldrán la madrugada del 23 de marzo con destino a Ámsterdam, aunque sin conexión alguna con España. “¿Y cómo llego a Delhi?”, se pregunta Darocas desde el otro lado de una línea telefónica inconsistente. Entre Pushkar, una de las joyas sagradas del norte hindú, con cerca de 22.000 habitantes, hasta la capital distan más de seis horas por carretera. Y desde que el estado de Rajasthan decretó el toque de queda hace tres días no hay trenes ni buses ni apenas taxis. “¿Y si me quedo aislada en Delhi con mi hijo?”, profundiza Darocas su desazón. Tras su voz se escucha como Amay, cuatro años, interrumpe continuamente a su mamá para que revise sus dibujos.

Las cifras en la India por la crisis del coronavirus no abruman, pero la situación es muy cambiante. Los últimos datos contabilizaban 315 contagios y 5 muertes, por lo que las medidas empiezan a ser cada vez más duras en uno de los países más poblados del planeta, con cerca de 1.400 millones de habitantes. Darocas vive pegada a las noticias del whatsapp “Help”, donde un centenar de los más de 300 españoles atrapados en este país contactan casi al minuto. A través de este medio ha podido saber que en Punjab han cerrado los hoteles y hay españoles durmiendo en templos, o que otros se han arruinado comprando hasta cuatro billetes de avión. Y que la psicosis contra el blanco, el extranjero, va en aumento.

“En la embajada nos atienden, pero no nos dan soluciones”, relata Darocas, que vive en un hostal de Pushkar con su hijo, su pareja y un matrimonio de Sevilla. En la localidad son un total de 20 españoles. También hay uruguayos, argentinos y alemanes. “En la embajada nos piden que volvamos cuanto antes a España, pero nuestras aerolíneas han cancelado los vuelos y están desaparecidas”, lamenta esta diseñadora valenciana que viajó a la India a mitad de enero en busca de telas para confeccionar la ropa que vende en Ibiza en temporada alta. Su regreso estaba previsto el 1 de abril, pero la compañía Saudia canceló sus escalas. Por su parte, desde los servicios consulares de emergencia remiten a la oficina de prensa del ministerio de Exteriores, donde reconocen la saturación: “Estamos en servicios mínimos. Envíe un correo, pero no sabemos ni la hora ni el día en que le contestaremos”.

En el grupo de españoles en Pushkar se siente indefensos, por lo que han elaborado un comunicado y un vídeo denunciando “la mala gestión del gobierno español y de la embajada, ya que no nos dan ninguna respuesta clara”. Y lamentan el perjuicio causado especialmente a los tres niños, de nueve meses y tres y cuatro años, que les acompañan. “Solo queremos llegar a casa para poner a salvo a nuestro hijo”, reclaman Álvaro y Jacqueline, de Ponferrada (León), tras la cancelación de sus vuelos “y otros que hemos cambiado también”. Y critican que la embajada aconseja comprar otro billete, “pero no sabemos si se va a cancelar nuevamente, a parte del gasto de dinero” y el riesgo “de quedarnos tirados en la escala en otro país”. “Ayudadnos España, ayudadnos a volver”, imploran.

Confinados en el paraíso

Una situación similar están viviendo alrededor de 200 españoles en la paradisíaca isla de Bali, en Indonesia. En un vídeo donde aparece un grupo de valencianos y murcianos denuncian las mismas cancelaciones y silencio de las aerolíneas, así como la inhibición por parte de los seguros: “Nos dicen que el coronavirus no es causa justificable”. También censuran “las pocas soluciones” de la embajada: “Nos hablan de un supuesto vuelo de solo 100 plazas con prioridad para heridos, enfermos y niños”. Un dato no confirmado por el ministerio de Exteriores al cierre de esta edición.

Indonesia cuenta con 450 infectados y 38 fallecidos por la crisis del coronavirus y las noticias son confusas entre los turistas: “Nos dicen que a partir del 25 aquí lo cierran todo”. “Cada vez las cosas se están poniendo peor en la calle, más coronavirus y más miedo por parte nuestra, que no sabemos qué va a pasar”, confiesa el grupo atrapado en Bali, que acaba el vídeo con un último ruego al Gobierno español: “Que vengan a recogernos como sea, pero necesitamos salir urgentemente”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats