Una Missa d'Infants restringida a 800 personas en València como ensayo de unas posibles Fallas en el mes de julio

La cabeza de la falla municipal que se ha salvado de las llamas junto al cuerpo en plena cremà

Aarón Cano, concejal de Protección Ciudadana del Ayuntamiento de València se reunió este lunes con Álvaro Almenar, vicerector de la Basílica de la Virgen y representantes de la Policía Local de València y Policía Nacional para acordar todas las medidas de seguridad de la tradicional Missa de Infants, a la que se espera que asistan 800 personas con invitación, que la convierten, por la afluencia de público, en uno de los mayores desafíos a los que se ha enfrentado la ciudad durante el último año como consecuencia de la pandemia de Covid-19.

La organización del evento puede ser una buena prueba de cara a la eventual celebración de las Fallas, también con actos restringidos, a partir del mes de junio. Precisamente, este martes de está prevista una reunión entre la Interagrupación como entidad más representativa de las comisiones falleras, Junta Central Fallera (JCF) y la Conselleria de Sanidad con el objetivo de abordar la posibilidad de celebrar la festividad, con las condiciones y actos que permita la pandemia.

En este sentido, el mes de julio es la fecha preferida por el mundo fallero y quizás sea la más idónea desde el punto de vista epidemiológico, puesto que el pasado año fue de los meses con más baja incidencia de contagios y es posible que tras el verano, en función del avance de la vacunación y de la movilidad que exista como consecuencia del periodo vacacional, haya un repunte de casos. En cualquier caso, los técnicos de Sanidad tendrán la última palabra y las previsiones de vacunacación serán una de las claves.

Medidas de seguridad de la Missa d'Infants

El tradicional perímetro del acto se distanciará este año de la plaza de la Virgen para evitar aglomeraciones y se desplegará una importante presencia policial durante todo el fin de semana que contará con un Puesto de Mando Avanzado en la plaza del Arzobispado. La responsabilidad de la ciudadanía también será fundamental.

Tanto desde la Concejalía de Protección Ciudadana como desde el Arzobispado se ha insistido en la importancia de no asistir a la Misa d’Infants si no se dispone de acreditación. “Es fundamental para que el evento discurra con seguridad y la normalidad que todos deseamos” ha indicado Aarón Cano, concejal de Protección Ciudadana del Ayuntamiento de València.

“Se trata del primer gran evento en un año y tenemos que demostrarnos que somos capaces de realizarlo con éxito para recuperar un poco la normalidad que necesitamos” ha señalado el concejal Aarón Cano sobre un acto que antes de la pandemia convocaba a 20.000 personas y este año sólo podrá seguirse con la citada invitación o por medios de comunicación por lo que Álvaro Almenar, vicerrector de la Basílica de la Virgen ha insistido en la prudencia y responsabilidad para evitar aglomeraciones.

Etiquetas
Publicado el
3 de mayo de 2021 - 22:15 h

Descubre nuestras apps

stats