Picassent reduce 20 euros el precio de las escuelas para niños con discapacidad tras denunciar una madre que iba a costarles el doble

Una persona con diversidad funcional.

"No deja de sorprender que, ante la queja de la madre de un niño con diversidad funcional sobre la discriminación que implica que su hijo pague el doble que los otros niños que asisten en la escuela municipal, se nos informe por parte del Ayuntamiento de Picassent que esta diferencia de precio final es inevitable porque incluso se ha bonificado el precio final en mayor porcentaje a las familias con hijos con discapacidad".

Así de contundente reza una resolución del Síndic de Greuges, Ángel Luna, del pasado 30 de octubre motivada por la denuncia de la madre de un niño con diversidad funcional sobre la pretensión del Consistorio de la localidad de cobrar 40 euros por la escuela infantil de pascua a los niños con discapacidad, el doble que al resto. La queja fue impulsada por la portavoz municipal de Compromís en la localidad, Trini Carballo, quien ya había llevado el asunto al pleno municipal, sin lograr por esa vía la equiparación de precios.

En su escrito, el Síndic considera que "hay otras opciones más respetuosas con la legislación vista y los principios que provienen, que permiten fijar un precio público para estos niños/as con diversidad funcional inferior a aquel establecido por los parámetros normales, sin perjuicio que sobre este puedan plantearse bonificaciones concretas, hasta conseguir el mismo precio para todos los niños/se, con independencia de la diversidad funcional de algunos de ellos".

Por este motivo, insta al Ayuntamiento a que establezca "la misma tasa para todas las familias de los niños/as que asistan a las escuelas municipales organizadas en periodos de vacaciones, con independencia de la diversidad funcional de algunos de ellos/as".

La resolución del Síndic basa su reolución en diferentes normativas: "Especialmente el artículo 49 de la Constitución pone de manifiesto que el objetivo final de la actuación de los poderes públicos, entre los cuales se incluyen los ayuntamientos, tiene que perseguir en este ámbito y en la medida de sus posibilidades garantizar la mejora de la calidad de vida de este grupo heterogéneo de personas, mediante la consecución de su plena integración social y, por eso mismo, mediante el pleno logro de su igualdad efectiva con el resto del cuerpo social".

En su defensa, el Ayuntamiento de Picassent alegó que "el precio público de cada escuela se fija según el coste total del servicio y el motivo fundamental de la gran diferencia de coste entre ambas es a causa de la ratio: 1 monitor por menor con discapacidad y 1 monitor cada 12 o 15 menores sin discapacidad".

Así, la Corporación asegura que "no aplica tasas discriminatorias a las personas con diversidad funcional, por el contrario, bonifica la tasa hasta un 91,16% a las familias con hijos/se con diversidad funcional, una bonificación mayor que los menores que acuden en la escuela municipal".

Ante estas alegaciones, la madre del alumno que puso la denuncia insiste en que "la tasa aplicada por el Ayuntamiento de Picassent en el tema que nos ocupa está basada en un criterio de igualdad, cuando tendría que aplicarse un criterio de equidad: ayudar más a quién más lo necesita", un criterio compartido por el Síndic en base al mencionado razonamiento jurídico.

Al respecto, la alcaldesa de Picassent, Conxa García Ferrer (PSPV), ha asegurado a elDiario.es que el Ayuntamiento seguirá la recomendación del Síndic y equiparará los precios a todos los niños: "El Ayuntamiento de Picassent está plenamente concienciado desde hace años en la igualdad y la integración social, como demuestra la gran cantidad de talleres y actividades que se hacen en este sentido, y por lo tanto esa diferencia de precios para la escoleta que fue la propuesta técnica en función de los costes del servicio será corregida para que todos los niños paguen 20 euros".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats