El Valencia CF alega que la pandemia frustró el reinicio del nuevo estadio y acusa al Ayuntamiento de "falta de colaboración"

Situación del nuevo Mestalla.

El Valencia CF ha presentado este lunes su escrito de alegaciones al informe que emitió recientemente la Conselleria de Economía, el cual proponía una penalización de 2,3 millones por incumplimiento de la primera fase de la actuación territorial estratégica (ATE), denegaba la socilitud de prórroga del club, pero mantenía la vigencia del plan urbanístico diseñado para trasladar Mestalla hasta el año 2025.

En sus alegaciones, a las que ha tenido acceso elDiario.es, el club se desvincula de cualquier responsabilidad en la paralización del proyecto y se justifica en la crisis causada por la pandemia, al tiempo que asegura que como promotor ha cumplido con todas sus obligaciones y arremete con dureza contra el Ayuntamiento de València, al que acusa de "inacción" y "falta de colaboración".

Además, manifiesta su voluntad de finalizar toda la operación urbanística en los nuevos plazos planteados, lo que supondría la finalización del polideportivo de Benicalap en diciembre de 2023, así como retomar las obras del nuevo estadio a mediados de 2024 para culminarlo a mediados de 2026. Las torres de viviendas sobre el viejo Mestalla estarían ejecutadas en el año 2030. Con todo, el club sigue sin acompañar su petición de prórroga de cualquier garantía o aval para acometer el proyecto.

En concreto, en su escrito el club afirma que "los retrasos que se pudieran producir en la ejecución de las actuaciones previstas en la ATE no son imputables al Club, como promotor de la misma" ya que, en el caso de los incumplimientos de la primera fase, considera que no se le puede achacar que una empresa hotelera no haya construido el hotel previsto en la parcela en de la avenida de Aragón en la que se ubicaba el adificio municipal.

Según el documento que firma el presidente, Anil Murthy, "durante la ejecución de la ATE, el Club ha cumplido sus obligaciones como Promotor". No obstante, "se han producido distintos hechos que han dificultado el desarrollo de sus fases por parte del Club como promotor". Y esos hechos, "no imputables al Club, no pueden servir de base para denegar la prórroga solicitada".

Entre esas circunstancias se encuentra, principalmente, "el hecho de que la empresa responsable de ello no haya construido un hotel sobre la parcela de la Avenida de Aragón, y las consecuencias que la pandemia mundial ocasionada por el COVID-19 ha tenido en el desarrollo de la ATE".

El escrito asegura que "el club ha comunicado siempre a esta Administración dichas circunstancias con el objeto de paliar sus efectos y, principalmente, para no afectar el desarrollo de las fases de la ATE". Sin embargo, "la propia Administración ha permanecido ajena a las comunicaciones realizadas por el Club (incluso durante años), y se propone denegar ahora la solicitud de prórroga que resolvería las dificultades existentes en relación con la ejecución de las fases de la ATE".

La propiedad de la entidad deportiva, después de más de seis años al frente en los que no se han reiniciado los trabajos del coliseo de la avenida de las Cortes Valencianas (parados desde 2009), responsabiliza también a la administración tras ventajosa recalificación aprobada para hacer realidad el proyecto: "Con el debido respeto, el Club considera que una denegación de la prórroga solicitada por el Club, especialmente teniendo en cuenta la inactividad de la Administración, es absolutamente desproporcionada y deja al Club en una situación muy perjudicial".

En este punto, el club arremete con dureza contra el Ayuntamiento enumerando una serie de reuniones en las que, según su versión, el Consistorio demoró diversos trámites administrativos. Por ejemplo, afirma que "la solicitud de modificación de la Licencia Inicial del Nuevo Mestalla consistente en nueva cubierta, nueva fachada, nuevas escaleras con acceso a grada alta y locales interiores y adecuación de garaje fue presentada con registro de entrada en el Ayuntamiento de Valencia el 31 de mayo de 2018 (Licencia de Obras Modificada)".

Según Meriton, "no fue hasta el 24 de febrero de 2020 que se mantuvo una reunión con la concejala responsable del servicio, para trasladarle la incertidumbre que tal situación estaba ocasionando al Club y al desarrollo de la ATE, así como la consecuente imposibilidad de reiniciar las obras del Nuevo Mestalla, pero ofreciendo la predisposición del Club a mantener cuantas reuniones considerasen necesarias desde el Ayuntamiento, en aras de conseguir el otorgamiento de la Licencia de Obras Modificada y así poder licitar las obras del Nuevo Mestalla".

Posteriormente, "ante la falta de respuesta y muestra de colaboración por parte del Ayuntamiento de Valencia, desde el Club se solicitó agendar reuniones presenciales, si fuera posible, en diversos correos electrónicos enviados los días 16 y 24 de julio de 2020 y, posteriormente, se volvió a solicitar con fecha 2 de septiembre de 2020. No obstante todo lo anterior, "desde el Club no hemos recibido respuesta por parte del Ayuntamiento de Valencia a la solicitud de reunirnos".

Sobre el polideportivo de Benicalap, afirma el escrito que "el martes 20 de julio de 2021 el Club y la Fundación Municipal de Deportes mantuvimos una reunión por videoconferencia con el objetivo de acordar el contenido del proyecto definitivamente; y, finalmente, el 23 de julio de 2021 ha sido remitido tanto a la Concejalía de Deportes como a la Fundación Municipal de Deportes las justificaciones técnicas relativas a especificaciones técnicas de ruidos y energía junto con la nueva versión para su validación".

Finalmente, el club asegura que estuvo negociando con varios inversores interesados en realizar y financiar la operación inmobiliaria, pero que las negociaciones se suspendieron por la irrupción de la pandemia.

"Tras más de 3 años trabajando intensamente en un proyecto económico que garantizará la viabilidad financiera de las actuaciones inmobiliarias que tenemos intención de promover en la zona del viejo y nuevo Mestalla, al Club le ha sido imposible continuar con las negociaciones por entonces abiertas con varios inversores interesados en comprar las parcelas del Viejo Mestalla pues las ofertas recibidas estaban condicionadas a la obtención de la financiación bancaria necesaria para terminar la construcción del Nuevo Mestalla y a la ejecución de las obras en unos plazos muy concretos a riesgo de tener que afrontar el Club importantes penalidades por retrasos en la finalización de las obras del Nuevo Estadio y consiguiente entrega de las parcelas del Viejo Mestalla al nuevo propietario", dice el documento.

Meriton reconoce que resulta "imposible poder presentar en estos momentos un proyecto económico sostenible financieramente para el Club que permita acometer las actuaciones previstas en la ATE en los plazos inicialmente contemplados en la misma, debido a la absoluta imposibilidad de obtener financiación bancaria necesaria para la construcción del Nuevo Estadio a raíz del contexto económico actual".

La propiedad afirma que "el Club no va a reiniciar las obras de construcción del Nuevo Estadio sin tener garantizada la financiación necesaria para terminarlas en su totalidad en los plazos comprometidos con el que finalmente acabe siendo el comprador de las parcelas del Viejo Mestalla" y reitera "la más firme voluntad del Club de retomar las negociaciones que se encuentran suspendidas en la actualidad al objeto de encontrar un modelo económico que garantice la viabilidad financiera de las actuaciones contempladas en la ATE tan pronto como la situación en el sector del fútbol en general y el Club en particular se normalice".

Etiquetas

Descubre nuestras apps