Siete plantas casi inmortales y aptas para manazas

Plantas de interior

Si te has propuesto convertir tu casa en una jungla urbana (la última tendencia en Instagram) pero eres un manazas confeso con las plantas, coge aire. Aunque no hayas nacido con los dedos verdes, o con una mano especialmente delicada para la jardinería, recrear en tu salón una selva tropical como las que inundan las redes sociales resulta más sencillo de lo que parece.

Siete claves para escoger las plantas más sanas de la floristería o el vivero

Siete claves para escoger las plantas más sanas de la floristería o el vivero

Y con algunos trucos básicos para multiplicar gratis tus plantas no tiene por qué costarte un dineral. Primero: sé paciente y tómate un tiempo para preparar tu salón. Suena tentador salir corriendo a tu vivero o a tu tienda de plantas más cercana, pero merece la pena recopilar un poco de información para averiguar cuáles son las mejores plantas para ti y tu espacio doméstico. [Hace un tiempo te contamos todos los trucos para que no te engañen y escoger la mejor planta del vivero]. 

¿Vives con gatos o con perros? Algunas plantas pueden ser tóxicas e incluso mortales para tu amigo peludo. Así que ten cerca esta lista completa de las 30 plantas comunes que son venenosas para tu gato; y evítalas. O colócalas lejos de su alcance; recuerda que los gatos son buenos trepadores, así que tendrás que esmerarte. 

Aquí va una selección de siete plantas de interior difíciles de matar, aptas para manazas y otros principiantes de la jardinería. 

1. La planta araña o cinta

La planta araña o cinta (Chlorophytum comosum) encabeza esta lista por méritos propios. Puedes ignorarla, y aun así estará espléndida y seguirá desarrollando nuevos brotes cada año. Brotes que, además, puedes utilizar para multiplicarla y obtener nuevas plantas con las que completar tu jungla urbana. 

Dale luz indirecta y agua una vez a la semana (más o menos) y tendrás una planta fiel que crecerá feliz en casa. Otro motivo para amarla: es cat-friendly. Es decir, tu gato puede mordisquearla sin peligro.

2. El poto

Un rumor que se repite en los circuitos de jardinería: "El poto es una de las plantas más difíciles de matar" y exige unos cuidados bastante simplones. Es complicado decir lo contrario del Epipremnum aureum

Un poto será feliz en cualquier rincón de la casa, y casi en cualquier rango de luminosidad. 

Aun así, intenta evitar las exposiciones de sol demasiado intensas o directas, que puedan achicharrar sus hojas. Y deja que su tierra se seque por completo antes de volver a regarla. 

3. Lirio de la paz

Existe una poderosa razón que convierte al lirio de la paz o espatifilo (Spathiphyllum) en una de las plantas de interior más populares. Y no es otra que su resistencia, ya que es capaz de sobrevivir incluso en condiciones de muy poca luz. 

Aunque preferirá ver el sol, lo cierto es que el lirio de la paz se las arregla bastante bien en ambientes muy sombríos. Si quieres cuidarla, ofrécele un poco de luz y agua una o dos veces a la semana, en función de lo grande que sea tu planta. En su contra: tanto sus flores como sus hojas resultan muy peligrosas para los gatos. Por lo que, si vives con un felino, mejor abstenerse y escoger otra. 

4. Filodendro

El filodendro es un género de plantas similares a los potos, tanto en su apariencia como en sus cuidados. También le gusta permanecer lejos de la exposición solar directa o demasiado intensa; pero se contenta con casi todo lo demás. Solo pedirá que la tierra esté seca antes de volver a regarla.

5. La planta serpiente

La planta serpiente (Sansevieria trifasciata) tolera una variedad de iluminaciones, pero colocada en un rincón con luz indirecta te dará los mejores resultados. Y le gusta que le des agua solo de vez en cuando. Por lo demás, prefiere que te olvides de ella el resto del tiempo. 

De nuevo, intenta no regarla antes de que la tierra se haya secado por completo. Esto resulta especialmente relevante durante el invierno, cuando la planta requiere menos humedad. Perfecta para manazas. [Hace unas semanas te contamos cómo escoger el tamaño de tu maceta, y cómo saber que ha llegado la hora de cambiarlo].

6. La hiedra

Suele pensarse en la hiedra (Hedera helix) como una planta de exterior, perfecta para cubrir paredes y grandes extensiones verticales en poco tiempo. Pero también funciona de maravilla en el interior de casa; donde se convierte en una trepadora súper resistente, casi inmortal. 

De hecho, la hiedra constituye una buena opción para ese rincón demasiado oscuro donde casi ninguna otra planta podrá crecer. Aunque, como todas, prefiere algo de luz y también tolera el sol brillante. Bonus: puesto que está adaptada a crecer en el exterior, también tolera rangos de temperatura muy distintos. Toda una superviviente. 

7. Planta mariposa o trébol morado

La planta mariposa o trébol morado (Oxalis regnellii) es pequeña, delicada y resultona. Perfecta para adornar una mesa, una estantería de libros o un aparador. Le gustan las ventanas soleadas y que la reguemos solo cuando la tierra esté seca, cada semana o una de cada dos. 

Mientras que construyes una jungla urbana más sofisticada, estas plantas serán una opción fiable para empezar. Solo necesitas escoger las que más te gusten, y ellas harán el resto. 

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas
Publicado el
21 de febrero de 2021 - 06:00 h

Descubre nuestras apps

stats