La portada de mañana
Acceder
El PP agota su campaña contra los indultos a los presos del procés
Las claves de las notas de Bruselas al plan español para los fondos europeos
Opinión - Techo, luz y votos, por Neus Tomàs

Cómo elegir el cepillo de dientes adecuado para nuestra boca

Cepillos de dientes.

El cepillo de dientes es uno de los objetos más presentes en nuestra rutina diaria higiénica. Pero no existe uno único que sirva para todo el mundo. Buena muestra de ello es la gran variedad de cepillos que hay disponibles en el mercado.

Cómo lavarse los dientes adecuadamente en siete sencillos pasos

Cómo lavarse los dientes adecuadamente en siete sencillos pasos

Elegir el que mejor se adapte a nosotros puede ser un desafío. Para ayudarte, te explicamos cuáles son los principales modelos y qué te ofrece cada uno de ellos.

¿Manual o eléctrico?

Los cepillos de dientes eléctricos cuentan con diferentes tipos, según el movimiento: giratorio, oscilatorio e incluso los hay que hacen las dos cosas. Un cepillo de dientes eléctrico generalmente requiere cargarlo, pero podemos pensar que hace parte del trabajo por nosotros. 

Según las Guías de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración, tanto los cepillos manuales como los eléctricos son eficaces para eliminar la placa que se acumula en los dientes. Pero los expertos admite también que se ha demostrado que los eléctricos recargables son un poco mejores que los manuales. 

Según una revisión publicada en Cochrane, los cabezales redondos eléctricos pueden llegar a eliminar hasta un 11% más de placa que los cepillos manuales. Sin embargo, para las personas con problemas de encías, dientes flojos o sensibilidad, las vibraciones pueden ser molestas e, incluso, dolorosas.

En estos casos, un cepillo manual, siempre que tengamos la técnica adecuada, puede ayudarnos a controlar la presión sobre los dientes. El Consejo General de Dentistas de España explica en este vídeo la mejor manera de cepillarnos los dientes con un cepillo manual.

¿Duro o suave?

Hay cepillos con cerdas suaves, medianas y duras. Uno de dureza alta solo es aconsejable en los casos en los que, tras cepillarnos los dientes con uno de intensidad suave, tengamos la sensación de que la limpieza no ha sido efectiva o sufrimos de sarro. 

Pero debemos tener cuidado porque pueden hacer que las encías retrocedan y dañar el esmalte de los dientes. 

Además, al no doblarse bien, podemos pasar por alto áreas de debajo las encías y entre los dientes. Según un estudio publicado en Journal of Periodontology, las personas que se cepillan con cerdas más rígidas tienen un 11% más de sangrado de las encías. Un cepillo suave, en cambio, limpia los dientes sin hacer más daño.

¿Con forma redondeada o recta?

Hay tantas formas de cerdas como colores. Debemos elegir el diseño que mejor se adapte a nuestra boca, como el tamaño de los dientes, si hay o no espacio entre ellos, si usamos aparatos ortopédicos, prótesis, etc. 

Ambas son igual de efectivas aunque, independiente de la forma, lo más aconsejable es optar por los cepillos que tienen las cerdas del mismo tamaño y, si es posible, en forma redonda porque ofrecen una mayor protección a la hora del cepillado.

¿Mango antideslizante o normal?

La forma y el diseño del mango dependerá de cómo nos vaya mejor sujetar el cepillo. Los mangos antideslizantes de silicona, por ejemplo, suelen ser un buen punto de partida porque tienen un agarre más cómodo y seguro, sobre todo si tenemos las manos mojadas. 

Lo que sí está claro es que el mango tiene que ser suficientemente grande para que lo podamos sujetar cómodamente con la mano. 

¿De cabeza pequeña o grande?

Los cabezales de los cepillos vienen en distintos tamaños, en gran parte para adaptarse a adultos o niños. Es importante elegir un cabezal que se adapte bien al tamaño de nuestra boca, por lo que, si tenemos una  boca pequeña, es preferible un cabezal pequeño.

Este permite también una mayor accesibilidad a todas las áreas de la boca, incluyendo los molares posteriores, una de las zonas de más difícil acceso. Se calcula también que el mejor cabezal es aquel cuya longitud abarca el área de dos a tres dientes a la vez.

Un cepillo demasiado grande, en cambio, no podrá llegar a la parte posterior de los dientes y la boca, donde pueden propagarse las bacterias. Si tenemos dudas, lo mejor es empezar por uno más pequeño e ir aumentando el tamaño hasta encontrar el que más se adapte a nosotros.

En el caso de llevar aparatos dentales, existen cepillos diseñados especialmente para este fin. Tienen cerdas en forma de V que permiten una limpieza a fondo alrededor de los aparatos. 

¿Cepillos interdentales?

Este tipo de cepillos suelen usarse cuando el espacio entre los dientes es abierto porque permiten eliminar la placa bacteriana más eficazmente. El Consejo General de Dentistas de España aconseja elegir el que mejor se adapte a la separación de nuestros dientes y “usarlo al menos una vez al día y sin pasta dentífrica”.

Buscar consejo profesional

Una buena manera de elegir el mejor cepillo de dientes para nosotros es consultar con el dentista. De esta manera nos aseguramos que se ha sometido a rigurosas pruebas de control de calidad. También podemos buscar cepillos que hayan obtenido el sello de aprobación de alguna asociación dental.

El cepillo de dientes también necesita que lo cuidemos

Mantener el cepillo en buenas condiciones hará que el cuidado de nuestra salud bucal sea mucho más efectivo. Por tanto, no debemos olvidar estos consejos:

  • Lavar con agua y jabón después de cepillarnos los dientes. No deben quedar restos de comida o pasta dental entre las cerdas.
  • Lavar el mango. La acumulación de suciedad en esta parte también puede favorecer la proliferación de hongos. 
  • Secar el cepillo. Tras enjuagarlo es importante secarlo un poco con pequeños golpes en el lavabo, para eliminar los restos de agua que pueda quedar. 
  • Guardarlo en un sitio aireado. Si lo dejamos tapado en un lugar húmedo, lo que hará será acumular aún más humedad en un objeto que ya lo es por sí solo. Solo usaremos las tapas de las cedras para protegerlo si nos vamos de viaje.
  • Mojar el cepillo antes del lavado. Humedecerlo un poco ablanda las cedras y ayuda a prolongar su vida útil.

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas
Publicado el
9 de abril de 2021 - 22:10 h

Descubre nuestras apps

stats