eldiario.es

9

ConsumoClaro ConsumoClaro

Flujo marrón: ¿qué dicen los colores de las secreciones vaginales sobre nuestra salud?

Un flujo vaginal de consistencia y color diferente del habitual puede ser síntoma de infecciones de diversa índole

Respondemos a Rosana, lectora y socia de eldiario.es 

Foto:  Moose Photos

Foto: Moose Photos

Rosana, lectora y socia de eldiario.es, nos escribe haciéndonos la siguiente petición: "hace unas semanas tuve un episodio de flujo marrón que me manchaba el interior de las bragas; afortunadamente acudí a tiempo a mi ginecóloga, que me lo solucionó. Pero así en general, para todas las mujeres, me gustaría que explicarais qué se puede deducir cuando tenemos el flujo de los diferentes colores en que se puede presentar".

Aunque lo normal cuando se goza de buena salud es no tener excesivo flujo vaginal en la parte exterior del órgano genital, acontece que en ocasiones se secreta en mayor cantidad e incluso varía su densidad, textura o color, según se refleja en las manchas de la cara interior de la lencería. La mayor parte de las veces es debido a infecciones vaginales, tanto fúngicas como bacterianas, en ocasiones por enfermedades venéreas o de transmisión sexual (ETS), como es el caso de la gonorrea.

Pero si en condiciones normales esta alteración debe llevarnos a la consulta de un médico, en el caso de que estemos pasando por un embarazo la urgencia se multiplica, ya que la infección podría afectar al futuro bebé. Por lo tanto, de cara a tener una ligera referencia sobre nuestro estado de salud genital, es recomendable establecer unos patrones entre los distintos colores que puede presentar el flujo vaginal y sus posibles causas. De todos modos, dicho conocimiento no debe eximirnos de acudir a nuestra ginecóloga lo antes posible.

Flujo transparente

Un aumento de la secreción de flujo hacia el exterior, siempre que este sea transparente, y líquido o con una consistencia parecida a la de la clara de huevo, indica la entrada en el periodo fértil del ciclo menstrual. Nos puede servir de indicador para tener relaciones sexuales coitales sin preservativo si deseamos quedarnos embarazadas, o bien para tomar mayores precauciones si deseamos evitarlo.

Flujo rosa

Un flujo rosado puede ser síntoma de que estamos recientemente embarazadas, pues aparece en estos casos hasta tres días después del coito que ha tenido como resultado la fecundación. Suele venir acompañado de cólicos abdominales que pasan tras las primeras semanas. En otros casos puede marcar el inicio o el final de la menstruación o si estamos embarazadas, ser síntoma de problemas, por lo que debemos acudir inmediatamente a la consulta médica. 

Flujo amarillento

Puede presentarse en tonos desde el amarillo a tirando a verde grisáceo, y se acompaña de un olor fuerte como de pescado en descomposición (por la presencia de compuestos relacionados con las metilaminas). Indica una infección conocida como tricomoniasis, causada por el parásito protozoario Trichomonas. Su transmisión puede ser por vía sexual, pero no es la única posibilidad, puesto que puede cogerse en bañeras o aguas naturales de interior.

Flujo verdoso amarillento tipo pus

En el caso de que el flujo tenga un color verde amarillento, muy similar al del pus de los mocos, podemos estar frente a un caso de clamidia, que es una enfermedad de transmisión sexual causada por la bacteria Chlamydia trachomatis, cuyos síntomas son leves pero que debe curarse si persiste. Para ello se emplea el antibiótico Azitromicina, tomada en una sola dosis o durante 7 a 15 días de tratamiento.

Flujo claramente verde

En estos casos, cuando el color es muy evidente, puede tratarse tanto de una infección severa por Thichomonas, pero también de una inflamación de la vulva y la vagina llamada vulvovaginitis, que puede ser causada por bacterias, hongos, virus u otros parásitos, o por sustancias químicas encontradas en la espuma de baño, jabones o perfumes.

Flujo marrón

El flujo marrón, si va acompañado de otro síntomas como dolor al orinar, suele estar provocado por una infección por gonorrea, una ETS que se trata con antibióticos como la Azitromicina o el Ciprofloxacino. También lo puede causar los primeros o últimos días de regla, así como un cambio en el tipo de anticonceptivo, o bien una enfermedad inflamatoria pélvica o una endometritis, etc. En todo caso, su presencia recurrente, fuera de lo que sería el periodo menstrual, debe llevarnos a la consulta médica.

Flujo blanco

El flujo blanco, que deja manchas de aspecto lechoso grisáceo y tiene una consistencia densa y pastosa, nos habla de candidiasis vaginales, las infecciones causadas por el hongo unicelular Candida albicans, que se trata con pomadas fungicidas. Si bien la candidiasis genital masculina se trasmite casi siempre por relaciones sexuales, en el caso de las mujeres el vector principal son bragas ajustadas o tangas, que ponen en contacto el ano con la vagina, un puente que puede llevar este hongo propio de la flora intestinal al aparato genital, donde provoca infecciones. Del mismo modo pueden hacerlo practicas inadecuadas a la hora de lavarnos los genitales. Aquí te explicamos cómo debes lavarte adecuadamente los genitales.

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha