eldiario.es

9
Menú

Cultura

La actriz Laetitia Colombani explora la libertad que ofrece la literatura

- PUBLICIDAD -
La actriz Laetitia Colombani explora la libertad que ofrece la literatura

La actriz Laetitia Colombani explora la libertad que ofrece la literatura

La actriz francesa Lætitia Colombani debuta en la novela con "La trenza", la historia trenzada de tres mujeres luchadoras por diferentes circunstancias de India, Sicilia y Canadá que acaban cruzándose en una historia con la que la autora ha explorado "la libertad que ofrece la literatura".

"Tenía ganas de intentar otra experiencia después de quince años escribiendo casi exclusivamente para el cine y cuando cumplí 40 años busqué un cambio", ha explicado Colombani a Efe en París en una entrevista.

Fue un amigo guionista quien le dijo que sus guiones tenían un lado literario, y además Colombani buscaba "esa libertad que ofrece la literatura y que no te brinda el cine", hasta el punto de que en su novela recorre tres continentes, "algo difícil en el cine".

Remarca la cineasta que "en la literatura hay una mayor libertad desde el punto de vista creativo, resulta más fácil adentrarte en la intimidad de los personajes, hay una mayor introspección que en los guiones cinematográficos y además es más fácil buscar la musicalidad de las palabras, frente al guion, donde todo es mucho más técnico".

La india Smita, la siciliana Giulia y la canadiense Sarah son tres mujeres muy distintas, de tres continentes, pero que comparten su lucha contra el destino que les ha tocado en suerte.

La primera es una intocable cuya vida no se aparta de recoger con sus manos los excrementos del resto de la población y que quiere cambiar el destino de su hija; Giulia es una joven que decide luchar por el negocio familiar cuando el padre enferma y Sarah es una abogada que vive por y para el trabajo y cuyos esquemas se resquebrajan cuando le detectan un cáncer.

Colombani quería "tres vectores diferentes para el relato, tres porque es una cifra armoniosa en un relato, y además buscaba que fueran "diferentes por la religión, la lengua y las costumbres sociales".

La escritora comenzó la historia por India, porque había visto un reportaje sobre los templos indios y se encontró con esa mujer pobre, intocable, y en el otro extremo halló a la abogada canadiense, una mujer occidental, con mucho poder, que había conseguido todo en su vida. En medio de los dos extremos se topó con una mujer de clase obrera, autodidacta, con mucha curiosidad y que sirvió como vínculo entre las otras dos.

Aunque cuando escribió "La trenza" (Salamandra) aún no se hablaba de la campaña feminista contra los abusos a las mujeres, Colombani (Burdeos, 1976) quiso "mostrar cómo la vida puede llegar a frenar el ímpetu de las mujeres, sean del lugar que sean e independientemente de su posición social".

Y añade: "las mujeres tienen cadenas, invisibles en el caso de la abogada canadiense aunque muy reales; y las tres llegan a soltarse de esas cadenas".

Colombani, que ha trabajado con intérpretes de la talla de Audrey Tautou, Emmanuelle Béart o Catherine Deneuve, considera que "La trenza" es "una novela de esperanza", y aunque se trata de tres relatos muy duros, en los que se confronta a los personajes con situaciones extremas: "al final, las mujeres van hacia un final luminoso por un camino doloroso. Sin llegar a hacer un final feliz clásico, las he colocado a la puerta de una nueva vida. que se adivina luminosa".

A pesar de que la autora hizo que los tres personajes partieran de ella, finalmente empatiza más con Sarah, la abogada canadiense, porque, dice, "ambas somos madre de una hija", aunque esa misma relación se encuentra con Smita, a la que, por ejemplo, entrega la experiencia del "sentimiento universal de abandono al dejar a tu hija el primer día de colegio".

No oculta que el éxito de su debut literario, publicado en 30 países y con más de 350.000 ejemplares vendidos en Francia, es una responsabilidad, pero Colombani trata de abstraerse de esa presión ahora que está escribiendo su segunda novela.

Esta segunda novela, adelanta, es "una historia diferente" en la que volverá a hablar de mujeres, un tema que la inspira mucho. "También será una historia con diferentes puntos de vista, con personajes muy diferentes, que tendrá una parte actual y una del pasado".

Marguerite Duras, Virginia Woolf y Michael Cunningham son algunos de sus referentes literarios en su creación novelística, que no esconde su influencia del propio cine, como el cine de Claude Lelouch o el de Alejandro González Iñárritu , admite, con destinos que se entrecruzan y se funden, "una forma de escribir que se usa mucho en las series televisivas".

Colombani ha firmado un contrato con una productora francesa para adaptar la novela al cine, una película que ella misma dirigirá y que se rodará en India, Italia y Canadá en sus tres lenguas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha