El éxito inmediato de Imagine Dragons

La banda estadounidense Imagine Dragons / LN

Como pasa con el periodismo y la interpretación, pretender vivir de la música en la actualidad es una opción muy arriesgada e incluso ilusoria. Encauzar desde la juventud una carrera de músico, apostando por los sueños en lugar de por otro oficio con más futuro, puede ser temerario. Pero, haciendo un símil con lo que nos ocupa, a veces suena la flauta. O el tambor. Esto es lo que le pasó a unos chavales de Las Vegas que de primeras llamaron a su grupo Ragged Insomnia, y que luego optaron por un anagrama para darse a conocer con una denominación mucho más infantil. Así nació Imagine Dragons.

La banda de Dan Reynolds, formada en 2008 y que ha seguido los pasos de The Killers a la hora de poner al estado de Nevada en el mapa musical, ha sido todo lo que sueña una banda en 2013: artista revelación, mejor banda de rock, debutantes con más éxito y precursores de otro tipo de indie que va más allá del riff de la guitarra. Ahora llegan a España para presentar su disco Night Visions, con un concierto en Madrid (Viernes 6, Palacio Vistalegre) y Barcelona (Sábado 7, Palau Sant Jordi).

El compromiso de la banda

Como suele ocurrir, las razones del éxito de Imagine Dragons pueden ser las de siempre (sus canciones) u otras que trascienden al aspecto musical (su compromiso con diversas causas). Sus composiciones, aglutinadas en varios EP y su disco Night Visions, se caracterizan por no parecerse en nada una a otra. Y es que estos veinteañeros pueden ser denominados con ese adjetivo tan denostado: son eclécticos. Un aspecto que en su caso es positivo, dado que les ha servido para aglutinar una masa de seguidores suficiente para que sus primeros directos en España sean directamente en pabellones y no en salas.

Temas como la jovial On the top of the world, la efectiva y reivindicativa Radioactive, o el considerado himno de la banda It's time, y que hasta ha sido versionado en la serie de Fox Glee, son los más representativos de Imagine Dragons. Y todas ellas cumplen la máxima de que sus elementos difieran por completo con el resto, lo que les ha facilitado este éxito inmediato que solo es comparable al de Mumford & Sons.

La percusión e instrumentos como la viola les han valido las comparaciones con grupos como Arcade Fire (al que Reynolds ha admitido como influencia), al aunar tantas melodias bajo un mismo sello. El cuidado extremo en las letras y el sonido es otro rasgo de Imagine Dragons, un posible síntoma de que se mojen tanto ante algunas cuestiones. Y es que han hecho de la lucha contra el cáncer una de sus batallas personales como consecuencia de la enfermedad de uno de sus fans.

Así crearon la fundación Tyler Robinson contra el cáncer junto a los familiares de este joven que falleció en este 2013. La dedicatoria musical a Robinson aparece al final del videoclip de Demons, donde Dan Reynolds canta con él el estribillo de It's time.

En Madrid las entradas están agotadas, pero en Barcelona aún quedan.

Resto de conciertos de la semana

Manel - 4 de diciembre en Sabadell, Barcelona (Sala Teatro Farándula)

Morcheeba - 5 de diciembre en Salt, Girona (Sala La Mirona)

La Mala Rodríguez - 5 de diciembre en Las Palmas (Cicca)

Carlos Chaouen - 5 de diciembre en Sevilla (Sala Malandar)

Zahara - 5 de diciembre en Valencia (Sala Casino Cirsa)

Despistaos - 6 de diciembre en Elche, Alicante (Pub Subway); 7 de diciembre en Valencia (Sala Matisse)

Iván Ferreiro - 6 de diciembre en Valencia (Sala Noise); 7 de diciembre en Murcia (Teatro Circo)

Mucho + L.A. - 6 de diciembre en Zaragoza (Sala Oasis); 7 de diciembre en Lleida (Sala La Manolita)

Siniestro Total - 7 de diciembre en Villablino, León (Pabellón de Deportes)

Varry Brava - 7 de diciembre en San Javier, Murcia (Carpa Municipal)

Biffy Clyro - 10 de diciembre en Madrid (Sala La Riviera)

Etiquetas
Publicado el
4 de diciembre de 2013 - 12:26 h

Descubre nuestras apps