eldiario.es

9

DESALAMBRE

65 años de abusos sobre la defensa de los defensores

Un 10 de diciembre de hace 65 años, la Asamblea General de la recién creada Organización de las Naciones Unidas aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos

Hace 65 años, la población palestina huía de sus casas tras la declaración de independencia del Estado de Israel.

El Artículo 3 de la Declaración dice “Todo individuo tiene Derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”.

Antidisturbios en una manifestación en Bil'in, Palestina/ NovAct

Antidisturbios en una manifestación en Bil'in, Palestina/ NovAct

Hace 65 años, la población palestina huía de sus casas tras la declaración de independencia del Estado de Israel. Meses antes, en el seno de las Naciones Unidas, se aprobaba la Resolución 181, por la cual se recomendaba una hoja de ruta para resolver el conflicto ya existente en la región a través de la creación del Estado de Israel. Desde entonces, la población palestina ha vivido en una Naqba, un desastre continuo. Palestinos y palestinas se han visto privados de sus derechos más básicos y fundamentales, entre ellos el derecho a la vida, a la libertad y la seguridad de su persona.

Sobre el conflicto Palestino y las violaciones de derechos cometidas por Israel a lo largo de estos 65 años se han escrito ríos de tinta. Hay decenas de resoluciones, condenas, recomendaciones, comunicados expresando preocupación por el deterioro de los Derechos Humanos (DDHH)… Pero, la situación no hace más que empeorar. El ejército israelí sigue matando impunemente a aquellas personas que se empeñan en denunciar sus crímenes.

Este año se han cerrado las investigaciones sobre las muertes a manos del ejército israelí de tres personas: Rachel Corrie, ciudadana americana, Bassem Abu Rahma y Mustafa Tamimi, ambos palestinos. A estas tres personas se les arrebató el derecho a la vida mientras defendían el derecho del pueblo palestino a la libertad, bajo el único pretexto del derecho a la seguridad del pueblo israelí. Sus muertes han quedado totalmente impunes, nadie ha asumido responsabilidades. El Gobierno de Israel, juez y parte de estos crímenes, ha decidido dar los casos por cerrados y la comunidad internacional, una vez más, calla, otorgando impunidad con su silencio.

¿De qué sirven, entonces, la Guía de Defensores de la Unión Europea para Defensores de DDHH y la Convención de Naciones Unidas sobre Defensores de DDHH si luego mueren asesinados impunemente? ¿De qué sirve una recomendación de la Corte Penal Internacional sobre la ilegalidad del muro si su construcción avanza imparable?

Defender a las personas defensoras

La falta de mecanismos de protección eficaces, que garanticen el ejercicio de una manera segura del derecho a defender los derechos hace que estas personas vivan en una situación de vulnerabilidad constante. Se enfrentan a penas de cárcel desorbitadas por participar en manifestaciones noviolentas, sufrien la violencia y represión del ejército, hostigamiento y redadas nocturnas en sus casas. Todo esto con una impunidad total y absoluta.

La ONG Front Line Defenders apunta en su informe de 2013 que “prácticamente en todos los países y regiones, los abusos contra defensoras y defensores se cometieron en un clima de total impunidad”. Y destaca “como se disminuye, cada vez más, el espacio seguro en el que desarrollan su tarea, a la vez que se arremete contra su credibilidad mediante campañas de difamación auspiciadas por el estado en las que habitualmente se los retrata como agentes occidentales o respondiendo a intereses foráneos”.

Así, es posible señalar que las intenciones que se desprenden de la Declaración Universal de Derechos Humanos (luchar contra la injusticia, acabar con la violencia, finalizar la deshumanización del ser humano) quedan vacías de contenido cuando día tras día se siguen matando a las personas que luchan por los dichos derechos. Y mientras, los gobiernos miran para otro lado y la comunidad internacional calla, otorgando impunidad con su silencio.

En esta línea, el defensor de derechos humanos iraquí, Ismaeel Dawood, apunta que “hay algo que internacionalmente no está interiorizado y es que después de un conflicto, primero hay que estar preparado para proteger a las personas defensoras de derechos humanos y luego promocionarlos, no al revés. No existen mecanismos efectivos para este objetivo. No puede haber derechos humanos universales, sin la protección de aquellas que los defienden.”

Dawood está realizando una investigación sobre la protección internacional a las personas defensoras de los Derechos Humanos. Activista y defensor de ‘la acción noviolenta’, tuvo que abandonar Bagdad, Irak, por las amenazas de las milicias. Un país donde el derecho a defender derechos humanos está también perseguido.  

“Sinceramente, pienso que esta gente son el cambio. Proteger su vida debe ser una prioridad, pero no lo es. Por mi experiencia sé que se necesita mucha más protección de la que se ofrece en tratados internacionales”, afirma el activista iraquí. Sobre todo, su intención es destacar que cualquiera puede ser un defensor: “un abogado, un periodista, un funcionario… No hay exactamente un perfil fijo. El defensor o defensora de derechos humanos es una categoría muy nueva donde la definición depende de lo que hacen, no de lo que dicen”. En ello esta bien definida la defensora palestina Manal Tamimi, cuyas palabras reflejan sabiamente la reflexión de aquellas personas que luchan diariamente contra las injusticias: “si quieres sentirte seguro brinda seguridad a los demás; si quieres justicia para alguien, haz justicia para todos; si quieres disfrutar de la libertad, ofrece a otros su libertad. De lo contrario, todo el mundo, en ambas partes, va a vivir una vida imposible e insegura”.

Quizá hoy, 65 años después de la Declaración, sea el momento de pasar del papel a la práctica y comenzar a proteger a aquellas personas que luchan por protegernos, por defender sus derechos, que son, al fin y al cabo, los derechos de todos y todas.

Desde NOVACT-Instituto Internacional para la Acción Noviolenta llevamos años defendiendo y apoyando a defensores y defensoras de derechos humanos, que luchan y se manifiestan por garantizar un Estado de Bienestar digno y justo. Estas personas son quiénes realmente están defendiendo nuestra seguridad, nuestro futuro.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha