eldiario.es

Menú

DESALAMBRE

La caravana de migrantes que recorre México renuncia a llegar a EEUU: "Queremos cambiar las leyes"

Un millar de integrantes de la caravana que partió hace casi dos semanas de la frontera sur mexicana continúan su recorrido por el país ajenos a quienes sostienen que se ha disuelto, pero finalizará en Ciudad de México

La iniciativa saltó a la escena internacional después de que Trump se jactara este miércoles de que México la había disuelto porque él se lo exigió, algo que negaron los organizadores, que continuaron con la agenda prevista

La marcha dará por finalizado su recorrido cuando lleguen a la capital y allí los migrantes decidirán "de manera individual" si continúan hasta la frontera con EEUU, como estaba previsto en un inicio

- PUBLICIDAD -
Migrantes centroamericanos protestan a su paso por la población de Nicolás Romero el martes 3 de abril de 2018 en el estado de Oaxaca (México). El Gobierno de México reiteró hoy la soberanía de su política migratoria y rechazó que esté "sujeta a presiones" tras confirmar la dispersión de la Caravana "Viacrucis del Migrante" por voluntad de sus integrantes. Las secretarías de Gobernación y Relaciones Exteriores señalaron en un comunicado que la política migratoria de México "busca asegurar que la migración ocurra de manera legal, segura, ordenada y con pleno respeto a los derechos de las personas".El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que México disolvió la caravana y se jactó de que México ha actuado debido a sus amenazas de cancelar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Migrantes centroamericanos protestan a su paso por la población de Nicolás Romero el martes 3 de abril de 2018 en el estado de Oaxaca (México). EFE/Luis Villalobos

Un millar de integrantes de la caravana de migrantes que partieron hace casi dos semanas de la frontera sur mexicana continúan su recorrido por el país, con objeto de finalizar en la capital, ajenos a las declaraciones de las autoridades mexicanas que hacen referencia a su disolución. Los organizadores consideran que estas declaraciones son una estrategia ante el presidente estadounidense, Donald Trump.

Los migrantes centroamericanos que siguen con el contingente partirán este jueves a la ciudad de Puebla, aunque por el momento permanecen en Matías Romero, en el sureño estado de Oaxaca, donde el Instituto Nacional de Migración (INM) ha ofrecido a algunos de ellos medidas humanitarias como permisos temporales de estancia.

Cuando llegue a Ciudad de México, la caravana dará por finalizado su recorrido.
"Nuestro propósito no es llegar a la frontera, es cambiar las leyes, buscar las raíces del problema, que se cambie la vulnerabilidad en la que se encuentran ellos", asegura Irineo Mújica, director en México de la organización Pueblo Sin Fronteras, organizadora de la marcha.

La caravana, una iniciativa que se celebra anualmente desde 2010, se ha colocado en el punto de mira internacional desde que Trump publicara un tuit este martes en el que alertó de que el grupo, que avanzaba hacia EEUU,  debía ser "detenido antes de llegar". Al día siguiente, se jactó ante los periodistas de que se había "disuelto, y que México lo hizo", debido a sus amenazas de cancelar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

"Lo han hecho porque, francamente, les dije que realmente tenían que hacerlo. (Les dije que) vamos a tener una relación en el TLCAN, y que vamos a tener que incluir seguridad en el TLCAN", dijo sobre el acuerdo que EEUU renegocia con México y Canadá.

Sin embargo, la organización en ningún momento confirmó que esto había ocurrido, es más, afirmaron que continuaban con la agenda prevista. Pero la reacción del Gobierno mexicano añadió incertidumbre sobre si la caravana había cesado su actividad o no. En un boletín en el que rechazaba actuar por las presiones de EEUU, el Ejecutivo mexicano anunció que la caravana "comenzó su dispersión por decisión de sus integrantes" e hizo referencia a su "deseo de no continuar".

Desde la organización respondieron que la  caravana  se ha dispersado desde el segundo día que entró a México porque sus integrantes toman la oferta de las autoridades de visas humanitarias y oficios de salida y regularización y por eso la abandona.

Mújica afirma que, pese a lo asegurado por el Gobierno mexicano, los migrantes están "en las mismas", y considera que esta posición oficial está condicionada por Trump porque "no le importan los hechos, sino que le importa nada más lo que ve en televisión". "Imagino que es un mensaje para él (Trump), para que se calme (...) saben que, sea verdad o sea mentira, Trump lo va a ver y lo va a dar por hecho, sin averiguar si es cierto", insiste.

Por otro lado, el presidente estadounidense firmó este miércoles una orden para desplegar "lo antes posible" un número no determinado de militares de la Guardia Nacional en la frontera con México, en un intento de marcar músculo ante lo que considera un "aumento intolerable" de la inmigración. Aunque esta  decisión de ha llegado poco después de las protestas del presidente sobre la  caravana  de migrantes que se dirigían a Estados Unidos, la Casa Blanca atribuyó la medida al aumento en la llegada de personas en situación irregular al país desde el mes de febrero.

La decisión de que la caravana no llegue a la frontera con EEUU, explican los organizadores a Efe, fue tomada por la organización cuando vieron el elevado número de personas que participaron este año: en el punto inicial, Tapachula (ciudad muy próxima a la frontera con Guatemala), se congregaron unas 1.200 personas, cuando la asistencia habitual ronda los 300 migrantes.

En un principio, afirma el director de Pueblos Sin Frontera, el plan era subir al tren conocido como La Bestia para atravesar México, pero esta opción dejó de ser "factible" cuando comprobaron cómo se desarrollaba la marcha, en la que todavía hay cerca de 300 niños. "Definitivamente no es posible", y tampoco "hay la necesidad", agregó Mújica.

En la capital, el próximo 9 de abril, la caravana se reunirá con miembros de la Secretaría de Gobernación, además de con otros funcionarios, para tratar "algunas de las demandas", como reforzar la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar). También realizarán otras actividades como una visita a la Basílica de la Virgen de Guadalupe y a la embajada de Honduras, país del que proceden la mayoría de los participantes.

Allí, además, los migrantes decidirán, "de manera individual", si continúan su camino hacia Estados Unidos, aunque muchos quieren quedarse en México, que "se ha convertido en lugar de destino", apuntó Mújica. Para asesorarles, contarán con la ayuda de una veintena de abogados mexicanos y estadounidenses, que resolverán sus preguntas sobre las solicitudes de asilo mientras estén en Puebla.

Desde el pasado 25 de marzo, cientos de personas centroamericanas se unieron para migrar juntas por el país y, durante el trayecto, exigir un "trato digno" y defender sus derechos como migrantes y refugiados. "Deseamos llegar a ser uno solo, apoyándonos hombro a hombro y demostrar que unidos podemos derrumbar fronteras", señalaban en un comunicado. Esta idea inspiró la caravana: viajar unidas para sentirse más seguras frente a los peligros que, denuncian, se topan en el trayecto migratorio hasta EEUU.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha