eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Serra reconoce que aunque conocían el riesgo la inmobiliaria de Caixa Catalunya alimentó la burbuja que provocó la crisis

"¿Qué no se hizo bien? Construir una estructura desmesurada respecto a las posibilidades de las cajas, y sobre todo encerraba un peligro enorme en caso de que se produjera una crisis económica", señala el expolítico socialista

El expresidente de Caixa Catalunya defiende el papel del Banco de España en la crisis calificándola de "modélica" aunque añade que "ningún supervisor tenía en la cabeza la crisis sistémica, no había experiencia para saber qué medidas tomar"

Serra no asume que hubiera un problema de gestión de la caja sino "una cuestión de poco o mucho ladrillo, contra mas compromiso con el sector inmobiliario, más pérdidas" 

- PUBLICIDAD -
El juez abre juicio contra Narcís Serra y otros 40 acusados por los sobresueldos de Caixa Catalunya

El expresidente de Caixa Catalunya, Narcís Serra.

El que fuera presidente de Caixa Catalunya entre 2005 y 2010 y exministro socialista, Narcís Serra, ha reconocido este miércoles en el Congreso que la estructura inmobiliaria de la caja, Procam, alimentó la burbuja inmobiliaria y que conocían el riesgo que suponía en caso de dificultades económicas, según informa Europa Press.

La privatización de Catalunya Banc se ha saldado con el pase de la que había sido segunda caja catalana al grupo BBVA. La operación de compra, una vez limpiado el balance de la entidad de ahorros, habrá costado al grupo de Francisco González 1.187 millones de euros. Anteriormente, el Fondo de Reordenación Ordenada Bancaria (FROB), es decir, los contribuyentes, tuvo que poner 12.600 millones para tapar el agujero creado por la alocada apuesta inmobiliaria de las direcciones de la caja durante la burbuja especulativa.

Durante su intervención ante la comisión que investiga la crisis económica, el rescate bancario y la quiebra de las cajas de ahorros, Serra ha reconocido que la propia estructura de Procam "tendía a la burbuja", ya que concertaba alianzas con diferentes promotores inmobiliarios por todo el país.

"A primera vista era muy inteligente, porque con cuatro o cinco empleados de control se manejaba una pirámide amplia. Ya les digo que era la cuarta inmobiliaria de España. ¿Qué no se hizo bien? Construir una estructura desmesurada respecto a las posibilidades de las cajas, y sobre todo encerraba un peligro enorme en caso de que se produjera una crisis económica", ha aseverado el exministro socialista.

En todo caso, Serra ha asegurado ante los diputados que propuso "desmantelar" esta estructura en 2006, incluso sin tener en cuenta la idea de que se pudiera avecinar una crisis económica, pues cree que "el mecanismo no era bueno". "Varios elementos, como el coste de obtención de los fondos necesarios para la expansión o la estructura del instrumento inmobiliario eran insostenibles a medio plazo", ha dicho.

"Ninguna caja española tenia una estructura como Procam, fue la causa de las pérdidas. Teníamos una estructura en la que los promotores eran los gestores, era muy barato para la caja pero tenia un control muy reducido de las gestiones", ha explicado. 

El expresidente de Caixa Catalunya también ha asumido que no fueron capaces "de ver las irregularidades" de la la inmobiliaria de la caja, a lo que ha añadido que "el consejo estaba tranquilo por que en 2006 hubo una inspección del Banco de España que solo pidió provisiones 12 o 13 millones por el tema inmobiliario". 

Controles poco rigurosos

De todas maneras, Serra también apuntó que "no vimos las irregularidades porque la estructura de Procam era compleja", pero además ha admitido que "la enorme aportación de Procam en años anteriores a la caja llevó a los ejecutivos de la caja a no ser rigurosos ante el funcionamiento interno, gracias a los beneficios extraordinarios" de la inmobiliaria de la caja.  

A pesar de estas declaraciones, Serra no ha admitido que hubiera un problema de gestión en la caja. "Es muy difícil que un problema sistémico se detenga en una cuestión de liquidez, acaban siendo problemas de solvencia para la entidad. No es una cuestión de mala o buena gestión es una cuestión de poco o mucho ladrillo, contra mas compromiso con el sector inmobiliaria, más pérdidas".

Respecto a la fusión de la caja que presidía con Caja Manresa y Caja de Tarragona, Serra ha comentado que aunque el consejo prefería solo la unión con Manresa, " la fusión de las tres caja fue una imposición del Banco de España para recibir la ayuda del Frob para poder recapitalizar, era comprensible, había que reducir el numero de entidades".

El expresidente de la caja ha puntualizado que "no cree que la fusión a  tres fuera perjudicial" y ha calificado la intervención del organismo supervisor como "modélica". Sin embargo, ha matizado posteriormente que  "n ing ú n supervisor tenía en la cabeza la crisis sist é mica, no hab í a experiencia para saber qué medidas tomar".

Para rematar la sensación de que nadie sabía que hacía ante la crisis, Serra ha explicado que tanto él como los consejeros recibieron clases de dos horas cuando estalló la crisis en 2008 en un intento de mejorar la formación de los directivos. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha