Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Los acuerdos de investidura reabren el debate de la financiación autonómica
SOS desde el hospital Al Awda de Gaza: "Llevamos cuatro días rodeados"
Opinión | El mandato de los establecidos. Por Rosa María Artal

El bufete ‘matabancos’ entra en ERTE: Arriaga Asociados manda al paro cuatro meses al 40% de la plantilla

Oficina del bufete Arriaga Asociados.

Víctor Honorato


6

El despacho de abogados Arriaga Asociados está aplicando desde este mes de julio un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que se prolongará hasta el final de octubre, según han confirmado fuentes oficiales de la empresa a elDiario.es. Afecta a en torno al 40% de su plantilla, que ronda las 400 personas. El despacho, nacido en 2011 y que creció a toda velocidad tras especializarse en demandas contra los abusos bancarios en el contexto de la crisis económica, facturó 45,16 millones de euros en 2021. “La lentitud de la justicia, así como a la insuficiencia de recursos asignados a los juzgados y la falta de impulso político para abordar esta situación” son los motivos que han llevado al bufete a mandar a casa a sus empleados, según la empresa.

En Arriaga el cliente adelanta 200 euros y el despacho solo hace caja en caso de victoria. “Nuestro modelo de funcionamiento se basa en el cobro de honorarios a éxito, […] [pero] la lentitud y la escasez de recursos en el sistema judicial obstaculizan el proceso y tienen un impacto negativo en la obtención de sentencias favorables tanto para nuestros clientes como para nuestro despacho”, justifican en Arriaga.

El bufete protesta por el atasco, que cree aún más acusado en los especializados en cláusulas abusivas. Pone por ejemplo concreto el del Juzgado número 101 bis de Madrid. “De los 31.000 casos presentados por Arriaga, casi 20.000 (19.898) no han recibido ninguna noticia o notificación desde su presentación”, apuntan. Así, el ERTE “busca salvaguardar los empleos de nuestros colaboradores y a su vez, generar conciencia sobre la urgente necesidad de abordar las deficiencias de nuestro sistema judicial”.

Otras fuentes señalan un motivo complementario, que la empresa no ratifica pero que tampoco desmiente: en enero tendrá que hacer frente al pago de un préstamo de 45 millones de euros al fondo de deuda Pemberton, lo que unido a la parálisis judicial ha generado problemas de liquidez que el ERTE permite aliviar.

Además, un antiguo cargo directivo de Arriaga que dejó la empresa de forma amistosa señala que el expediente también le sirve al despacho para ir amortizando los empleos de aquellos trabajadores que prefieran cambiar de empresa antes que ver reducidos sus ingresos durante el periodo de paro. “Está sobredimensionada”, dice sobre una plantilla que llegó a tener más de 600 integrantes y en la que un trabajador del departamento comercial podía, en los momentos de mayor expansión, cobrar “de 1.800 a 2.000 euros” nada más entrar en la compañía. Esos salarios son en los últimos tiempos menores, “los del mercado”, según este antiguo cargo. El bufete carece de representación sindical.

Publicidad agresiva de la mano de Iker Casillas

Los años de la crisis financiera llevaron al primer plano las prácticas abusivas de la banca y la colocación de productos de riesgo a clientes sin conocimientos técnicos suficientes para evaluarlo. Participaciones preferentes, bonos convertibles, gastos hipotecarios o deuda subordinada empezaron a ocupar titulares de prensa y los expedientes de los juzgados.

El fundador de Arriaga, Jesús María Ruiz de Arriaga, vio en la situación una oportunidad de negocio y se decidió a invertir fuertemente en publicidad, llegando a contratar al futbolista Iker Casillas —a su vez entrampado con preferentes de Bankia— para posar junto a él en carteles, marquesinas de autobús y anuncios de televisión. La campaña publicitaria resultó un éxito.

Sentencias judiciales y modelo de negocio

La múltiple casuística de los pleitos contra la banca de la última década ha dejado un largo rastro judicial que aún no se ha estabilizado jurisprudencialmente. Esto inciden en el modelo de negocio de Arriaga, siempre muy ligado a vigilar los abusos bancarios a los consumidores.

En este sentido, el despacho ha tenido dos noticias relevantes este año, una mala y una buena. La negativa fue la sentencia de febrero del Tribunal Supremo sobre los intereses de las tarjetas de crédito renovable o ‘revolving’, que fijó a la baja los criterios para entender que hay usura en los préstamos. La positiva acaba de publicarla esta semana el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, con una resolución que abre la vía a reclamar por falta de transparencia la comercialización de hipotecas referenciadas al Índice de Referencia de los Préstamos Hipotecarios (IRPH) en vez de al Euríbor, que marcaba valores inferiores.  

Etiquetas
stats