El cierre del gasoducto de Argelia obliga a duplicar el suministro por barco en pleno atasco marítimo

Regasificadora de Bilbao.

España prevé duplicar este mes las llegadas de gas natural a través de barcos cargados con gas natural licuado (GNL), una vez que se ha hecho efectivo el cierre de uno de los dos gasoductos que traen esta materia prima desde Argelia, el que transcurría por Marruecos. 

Atendiendo a la última información del plan de operación para el próximo mes de noviembre que Enagás, el gestor técnico del sistema, ha actualizado este martes, a lo largo de este mes hay programadas 27 descargas de buques con una energía aproximada de 26,3 teravatios hora (TWh). Esta cifra equivale a unos 2.300 millones de metros cúbicos de gas (2,3 bcm), cantidad que supone algo más del 7% del consumo anual de España en 2020 (32 bcm). 



Que estas previsiones se cumplan dependerá de que las comercializadoras hagan uso de la capacidad reservada previamente, pero esos 26,3 TWh prácticamente duplican las entradas de gas por barco de hace un año. De acuerdo con los datos de Enagás, en noviembre de 2020 descargaron en España un total de 16 buques, con una energía aproximada de 14,87 TWh, aproximadamente 1,3 bcm.



La tubería ahora fuera de servicio abastecía algo más del 20% del gas que consume España y su clausura se ha producido en plena crisis energética, en un contexto de enorme competencia internacional por hacerse con esos barcos, y en un escenario de saturación del transporte marítimo mundial por la reactivación económica tras la pandemia. Esa congestión, sin embargo, no afecta al tránsito de buques metaneros, aseguran fuentes del sector.

Otra cosa es el precio al que llegue ese gas, que entre otros usos alimenta las centrales de combinado que determinan los precios del mercado mayorista eléctrico, que tras los récords de octubre se ha situado el mes pasado, de media, por encima de los 200 euros por megavatio hora (MWh) por primera vez en la historia. 

Para suplir el cierre del tubo argelino, España va a encomendarse a su potente red de regasificadoras, la mayor de Europa. Con seis plantas en funcionamiento (Barcelona, Bilbao, Cartagena, Huelva, Mugardos y Sagunto), España es el sexto país del mundo que más instalaciones de este tipo tenía en 2020, tras Japón (36), Estados Unidos (10), China (22) y Corea del Sur (7).

Estas plantas permitieron que en 2020 España fuese el líder europeo en importaciones de GNL y el número 13 a escala mundial, según datos de GIIGNL. En ellas se procesa el gas que llega en estado líquido a través de barco. Pero esta alternativa es más cara que la del gasoducto.

Gas para 20 Filomenas

Consumada la decisión de Argelia de cerrar el grifo en represalia contra Marruecos, este martes la vicepresidenta Teresa Ribera volvía a lanzar un mensaje de tranquilidad al insistir en que España cuenta con reservas de gas equivalentes a entre 40 y 43 días de consumo. Esto, dijo Ribera en TVE, daría para cubrir 20 episodios como el de la borrasca Filomena del pasado enero, el "más tenso que hemos vivido en los últimos años". "Tenemos una reserva muy, muy, muy importante", insistió Ribera.

La semana pasada, tras reunirse en Argel con las autoridades del país, Ribera aseguraba que había obtenido "garantía total" del suministro de gas del país norteafricano. Y el pasado domingo, Enagás subrayaba que "no hay indicios objetivos de una situación de falta de suministro gasista en los próximos meses". 

"Gracias a las medidas de anticipación adoptadas en coordinación con el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, el Sistema Gasista español cuenta con unos niveles de capacidad contratada de gas natural superiores a la de inviernos anteriores en la misma fecha, y se encuentra en una situación mejor que la de otros países del entorno", según Enagás.

El gestor del sistema ha explicado que para noviembre, "se ha contratado el 100% de la capacidad ofertada en las plantas de regasificación de España, el máximo posible, dejando sólo un 5% según la legislación para su oferta y contratación diaria". Así, el sistema gasista español ha empezado noviembre con 18,8 TWh en sus plantas, un 65% más que en octubre de 2020. "En cuanto a los almacenamientos subterráneos, están ya al 82% de su capacidad, con 28,3 TWh de gas natural almacenado". 

La capacidad contratada en los tanques de GNL para noviembre es así del citado 95%, frente al 57% de noviembre de 2020. Para diciembre, y a falta de que se celebre una subasta para adjudicar nueva capacidad, se ha contratado ya el 77,41%, frente al 58,71% de hace un año. En cuanto a los denominados slots para las descargas de buques en las plantas españolas para la temporada de invierno, que abarca de noviembre a marzo, ya hay adjudicados 136, mientras que "el invierno pasado descargaron en las plantas españolas 86 barcos".

Argelia, principal proveedor de gas de España, con un 47,3% de las importaciones de gas hasta agosto, ha prometido cumplir los contratos firmados y satisfacer las necesidades adicionales que pueda tener España tras sendas visitas realizadas en las últimas semanas a Argel por los ministros de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, y Transición Ecológica, Teresa Ribera.

Tras romper en agosto relaciones diplomáticas con Marruecos, Argelia ha cumplido su amenaza de castigar a su vecino no renovando el contrato que finalizaba el 31 de octubre para el gasoducto Magreb-Europa (GME). Una vez se ha hecho efectivo el cierre de la tubería, los mensajes lanzados la semana pasada por Rusia para garantizar el llenado de los almacenes europeos de gas de cara al invierno han hecho que el precio del gas que marca la referencia del mercado ibérico Mibgas haya llegado a bajar en los últimos días hasta los 63 euros/MWh. Muy por debajo de los 145 euros que llegó a alcanzar hace un mes, aunque más del triple que a principios de año.

El gasoducto GME fue inaugurado el 1 de noviembre de 1996. Une Argelia con España desde el yacimiento de HassiR’Mel a través del Estrecho de Gibraltar. Su trazado incluye 539 kilómetros que transcurren por territorio marroquí. Este país ha recibido cada año entre 50 y 200 millones de euros en concepto de peajes y unos 800 millones de metros cúbicos anuales del gas argelino.

El GME cuenta con una capacidad de 13,5 bcm. El otro gasoducto argelino, Medgaz, tiene capacidad para transportar 8 bcm, que en enero prevé ampliar hasta los 10 bcm. En esta infraestructura, que hasta agosto ha cubierto el 21,3% del consumo de gas de España, participa con un 49% Naturgy, en la que a su vez es accionista la estatal argelina Sonatrach con un 4,1%.

Etiquetas
Publicado el
2 de noviembre de 2021 - 22:02 h

Descubre nuestras apps

stats