La portada de mañana
Acceder
La despedida en dos actos de Pablo Iglesias
Las primeras decisiones de la Fiscalía alientan las dudas tras el estado de alarma
Opinión - El gen miope de la política, por Esther Palomera

Deutsche Bank vuelve a beneficios en 2020 tras cinco años de pérdidas

Deutsche Bank vuelve a beneficios en 2020 tras cinco años de pérdidas

EFE

Fráncfort (Alemania) —

0

Tras cinco años consecutivos de pérdidas, Deutsche Bank ha vuelto en 2020 a beneficios gracias a la banca de inversión y a la reducción de costes, y pese a las dificultades por la pandemia. El primer banco comercial privado de Alemania tuvo en 2020 una ganancia neta atribuida de 113 millones de euros, tras haber sufrido en 2019 una pérdida de 5.718 millones de euros por gastos de reestructuración y caída de los ingresos.

Los ingresos por la elevada emisión de deuda de empresas el año pasado ha compensado el aumento de las provisiones para afrontar pérdidas por créditos morosos y los costes de reestructuración.

Deutsche Bank informó este jueves de que los ingresos subieron un 4 por ciento el pasado ejercicio hasta 24.028 millones de euros, y de que creó unas provisiones para créditos morosos de 1.792 millones de euros (+148 %). El beneficio después de impuestos fue el año pasado de 624 millones de euros (pérdida de 5.265 millones de euros en 2019), pero por el pago de intereses a minoritarios tenedores de deuda subordinada, el neto atribuido fue de 113 millones de euros.

El consejero delegado de Deutsche Bank, Christian Sewing, dijo al presentar las cifras que "en el año más importante de nuestra transformación pudimos compensar los efectos relacionados con la transformación y el aumento de las provisiones por créditos pese a la pandemia global".

Sewing se mostró convencido de que la tendencia positiva se mantendrá en 2021 pese a que los tiempos son difíciles. "Hemos demostrado que podemos crecer. Hemos incrementado significativamente nuestros ingresos y confiamos en que parte sustancial de este aumento será sostenible", según Sewing.

También consideró que la fase más intensa de reducción de empleos se ha cerrado ya después de seis trimestres en los que han logrado el 85% de los recortes que se han establecido hasta 2022.

Deutsche Bank, que realiza una profunda reestructuración desde 2019 para reducir costes, ahora tiene 84.660 empleados, 2.940 o un 3% menos que hace un año. En total, Deutsche Bank quiere reducir 18.000 empleos a tiempo completo y que el número de empleados sea de 74.000 personas a finales de 2022.

Asimismo los costes, antes de los extraordinarios por la reducción de empleos, deben bajar a 16.700 millones de euros hasta 2022, según los nuevos objetivos que se ha establecido Sewing (antes 17.000 millones de euros y en 2020 han sido de 19.500 millones de euros).

Los gastos totales no relacionados con intereses bajaron el año pasado un 15 % hasta 21.200 millones de euros. En 2021, Sewing espera unas provisiones para pérdidas por créditos algo más bajas que en 2020 y en 2022, una normalización.

Deutsche Bank, que mantuvo la ratio de capital de máxima calidad de nivel 1 ordinario (CET 1) en el 13,6 %, logró el pasado ejercicio un beneficio antes de impuestos de 1.021 millones de euros (pérdida de 2.634 millones de euros un año antes).

Los ingresos subieron el pasado ejercicio mucho en la banca de inversión, hasta 9.283 millones de euros (+32 %), por la fuerte mejora en la venta y negociación de renta fija y divisas (+28 %) y en los servicios de emisión y asesoramiento de renta fija (34 %). En los mercados de capital de deuda Deutsche Bank ayudó a sus clientes a emitir un récord de 1,7 billones de euros, un 43 % más que un año antes.

Sewing dijo en la rueda de prensa que Deutsche Bank ha ayudado a asegurar "el apoyo vital" del Gobierno alemán y los estados federados a la economía en una situación excepcional por la pandemia.

Los ingresos bajaron en la banca corporativa de servicios a empresas (-2 %), en la banca comercial (-1 %) y en la gestión de activos (-4 %).

Pese a la caída de los ingresos la banca corporativa, que incluye servicios a grandes empresas como gestión de efectivo y tesorería o transacciones, tuvo el año pasado un beneficio antes de impuestos de 561 millones de euros, seis veces más que en 2019 (92 millones de euros).

La banca de inversión obtuvo un beneficio antes de impuestos de casi 3.200 millones de euros, casi seis veces y media más que en 2019 (502 millones de euros). La banca comercial tuvo una pérdida de 124 millones de euros, un 56 % más baja que en 2019.

Con la gestión de activos Deutsche Bank logró un beneficio antes de impuestos de 544 millones de euros (+14 %). Pero en el segmento de los servicios centrales tuvo una pérdida de 930 millones de euros, casi cuatro veces más elevada que en 2019.

Sewing quiere reducir costes en el banco malo, que en 2020 registró una pérdida de 2.200 millones de euros (casi 3.200 millones de euros en 2019).

La pandemia también va a contribuir a reducir gastos mediante el teletrabajo, que reducirá el coste del espacio de oficinas, y las conferencias telefónicas, que bajarán los costes de viajes.

Etiquetas
Publicado el
4 de febrero de 2021 - 13:35 h

Descubre nuestras apps

stats