La economía española se desplomó un 11% en 2020 por el impacto de la pandemia

La vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño.

La economía española sufrió una contracción sin precedentes desde la Guerra Civil por el impacto del coronavirus. El PIB español se contrajo un 11% en 2020 por las restricciones de movilidad y actividad que se pusieron en marcha para frenar la pandemia, según ha publicado el INE este viernes. El rebote que tuvo la economía española en el tercer trimestre, con un crecimiento del 16,4%, y en el cuarto trimestre, del 0,4%, no han servido para paliar el enorme agujero que dejó en el PIB español los meses de encierro y paralización casi total de la actividad económica.

El FMI rebaja las previsiones de crecimiento al 5,9% para España en 2021

El FMI rebaja las previsiones de crecimiento al 5,9% para España en 2021

Hay que recordar que con solo dos semanas de encierro en marzo de 2020, el PIB del primer trimestre se despeñó un 5,3% mientras que en el segundo trimestre con el impacto del virus en su pleno apogeo la economía español vivió una contracción histórica del 17,9%. Los dos últimos trimestre positivos no han compensado la fuerte caída de la primera mitad del año.

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha valorado el dato de crecimiento del PIB del 0,4% en el cuarto trimestre de 2021 que "ningún analista" esperaba, por lo que constata una recuperación en "V asimétrica" y cree que el año empieza con un "mejor punto de partida" de lo previsto y una "buena base" para acelerar la recuperación en el segundo semestre, hasta un crecimiento inercial del 7% en el conjunto del año.

Así lo ha señalado durante su comparecencia ante la Comisión extraordinaria de Asuntos Económicos y Transformación Digital en el Congreso para dar cuenta de las actuaciones que se están llevando a cabo. Calviño ha destacado que tras la caída "intensa" en el segundo trimestre del año pasado por las restricciones y el confinamiento, la desescalada de las medidas y el plan de choque del Gobierno permitió la "reactivación notable" en el tercer trimestre, con un alza del 16,4%, que se mantuvo en el cuarto trimestre con un avance del 0,4%.

En este sentido, ha puesto en valor la evolución entre octubre y diciembre de 2020, ya que "ningún analista esperaba el crecimiento intertrimestral positivo en el cuarto trimestre dadas las difíciles circunstancias y la evolución menos favorables de la economía de nuestro entorno".

Por ello, ha dicho que teniendo en cuenta el dato del segundo semestre de 2020 y en un contexto de rebrotes y ausencia del turismo internacional, se puede concluir que la segunda y tercera ola "no están teniendo efectos económicos tan profundos" como en la primera, y se constata una "recuperación en V asimétrica, descartándose los escenarios más negativos para el conjunto del escenario".



Hasta ahora, el mayor descenso anual del PIB se había registrado en 2009, en plena crisis financiera, con un retroceso del 3,8%, pero con la crisis del COVID se han batido todos los récords y 2020 ha sido el peor año para el PIB desde el inicio de la serie, en 1970.

Según el avance de datos de Contabilidad Nacional, la demanda nacional restó 9 puntos al PIB en 2020, mientras que la aportación negativa de la demanda externa fue de 1,9 puntos. A precios corrientes, el PIB de 2020 se situó en 1.119.976 millones de euros, un 10% menos que en 2019.

La subida del 0.4% en el cuarto trimestre ha tirado por tierra las previsiones de la mayoría de los analistas que preveían un cierre del año en negativo por el impacto de la tercera ola del coronavirus. En este sentido, el INE señala que la contribución de la demanda nacional al crecimiento interanual del PIB es de −6,3 puntos, nueve décimas superior a la del tercer trimestre. Por su parte, la demanda externa presenta una aportación de −2,7 puntos, nueve décimas menos que en el trimestre anterior.

En términos interanuales, la variación del PIB es del −9,1%, tasa una décima inferior a la del tercer trimestre de 2020. 



El empleo presenta una caída del 5,4% en el cuarto trimestre, lo que supone una décima más que la variación interanual registrada en el trimestre precedente. Ello se traduce en un descenso de más de un millón de empleos equivalentes a tiempo completo en un año. 

A pesar de que los dos últimos trimestres han sido positivo, la economía española afronta los inicios de 2021 más débil de lo esperado por la tercera ola de la COVID y el retraso en la implantación de las vacunas. El Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó en 1,3 puntos porcentuales el pronóstico de incremento del PIB español para 2021, dejándolo en un 5,9% frente al 7,2% que había previsto el pasado octubre. 

Etiquetas
Publicado el
29 de enero de 2021 - 09:05 h

Descubre nuestras apps

stats