Marzo suma 70.790 nuevos afiliados, pero la destrucción de empleo alcanza las 432.000 personas en este año de pandemia

Un hombre con mascarilla sanitaria pasa frente a una oficina pública de empleo cerrada en Oviedo.

Un año después del mayor batazo del empleo de la historia, el mercado de trabajo sigue marcado por la crisis del coronavirus. Aún hay unos 432.500 trabajadores afiliados menos que a mediados de marzo de 2020, cuando irrumpió la pandemia. Con la desescalada de la llamada tercera ola del virus en España, la afiliación a la Seguridad Social aumentó en marzo en 70.790 trabajadores de media, un dato reducido para esta época del año y que supone la cifra más baja desde el año 2013, en la pasada crisis financiera. El paro registrado mostró una mejor cara, con una caída de 59.149 personas, lo que volvió a situar el número oficial de desempleados por debajo de la barrera de los cuatro millones que se superó en febrero.

Así, el balance que dejó marzo de 2021 fue de una media de 18.920.902 personas afiliadas a la Seguridad Social y 3.949.640 personas paradas apuntadas a las oficinas públicas de empleo (SEPE). Sobre los ERTE, herramienta clave para sostener el empleo durante la pandemia, el mes de marzo terminó con 743.628 personas en ERTE (214.756 de ellos con ERTE parcial, de reducción de jornada). El dato supone un importante descenso, de 115.913 personas menos respecto al cierre de febrero, tras el levantamiento de algunas restricciones por la pandemia fruto del descenso de casos de la tercera ola.

Marzo suele ser un buen periodo para el mercado de trabajo en España, sobre todo si cae la Semana Santa en este mes, pero –como en tantas cosas– la pandemia y sus efectos han alterado lo que solía ser. Desde 2015, la afiliación a la Seguridad Social siempre ha superado en este mes un crecimiento de 138.000 personas. En marzo de 2019, pese a celebrar en abril la Semana Santa, la afiliación aumentó en 155.104 personas. En este segundo marzo atípico por la pandemia, el crecimiento del empleo se situó en 70.790 afiliados.



El coronavirus irrumpió justo hace un año, en marzo de 2020, y ha dejado una importante huella en la salud, pero también en la economía y el mercado laboral. Entonces, en los primeros 15 días en los que se desató la pandemia con virulencia en España, la COVID se llevó por delante también casi 900.000 empleos en dos semanas.

¿Cómo estamos un año después? Todavía tocados, con 432.547 trabajadores afiliados menos. Según los datos de la Seguridad Social, entre el 12 de marzo y el 30 de abril de 2020, se destruyeron 947.896 empleos en caída de afiliaciones. Desde el 1 de mayo de 2020 hasta marzo de 2021, se han recuperado 515.349 trabajadores afiliados a la Seguridad Social. Es decir, que aún queda por restituir casi la mitad del empleo destruido.

En cuanto al paro, marzo de 2021 ha dejado un fuerte descenso teniendo en cuenta la serie histórica, con la tercer mayor caída en el número de parados apuntados al SEPE, destaca el Ministerio que dirige Yolanda Díaz. El secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, ha destacado en rueda de prensa que el ciberataque que sufrió el SEPE en marzo no ha tenido "ninguna incidencia" en este abultado descenso del paro y ha asegurado que no se va a producir "ningún retraso" en el abono de las prestaciones de desempleo en este inicio de mes. El balance del año de pandemia deja en este indicador 401.328 desempleados más.

743.000 trabajadores en ERTE un año después

Aunque el mercado laboral ha resistido en gran parte gracias a los ERTE, que aún protegen a más de 743.000 trabajadores. Este instrumento, moldeado por el Gobierno para proteger empleos y empresas durante la pandemia con una gran inversión de fondos públicos, llegó a ser el colchón de 3,4 millones de empleados. El Ministerio de la Seguridad Social subraya que las actuales cifras suponen "un descenso de casi el 80% respecto al momento más agudo de la pandemia de la COVID-19".



Pasados doce meses desde la irrupción de la COVID, con el agotamiento que eso supone para las empresas que están muy afectadas aún por las restricciones, la preocupación se asienta en cómo recuperar los empleos perdidos, pero también en cómo reactivar estos 'hibernados'. El ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá, y la vicepresidenta económica han destacado que la siguiente prórroga de los ERTE, para que continúe la herramienta pasado el 31 de mayo, debe incentivar más la reincorporación de trabajadores a la actividad.

La Seguridad Social explica en su nota que este nivel de 743.000 personas protegidas en ERTE, según los datos provisionales de final de marzo, indican que la cifra se mantiene "más o menos estable desde el mes de septiembre, lo que indica que la segunda y tercera ola de la pandemia han tenido un efecto mucho menor que la primera" en este ámbito.

El Ministerio dirigido por José Luis Escrivá apunta que "el 71%" de los trabajadores acogidos a ERTE "está en las modalidades que conllevan exoneraciones en las cotizaciones a la Seguridad Social" para las empresas y que "cinco actividades, de las 100 registradas, concentran más de la mitad de las personas en ERTE". En términos absolutos, el mayor número de trabajadores acogidos a ERTE corresponde a la actividad de Servicios de comidas y bebidas con 243.595 personas incluidas, "casi el 30% del total de los afiliados en este sector", explica el Ministerio.

La Seguridas Social destaca los sectores mayor porcentaje de trabajadores en ERTE: Agencias de viajes, con el 60,5% de sus afiliados en esta situación; Servicios de alojamiento, con un 56,68% de sus afiliados bajo este instrumento de protección, Actividades de juegos de azar (42,67%) y Transporte aéreo (42,14%).

Etiquetas
Publicado el
6 de abril de 2021 - 09:08 h

Descubre nuestras apps

stats