La portada de mañana
Acceder
La presión de las comunidades aboca a España a un nuevo estado de alarma
Juan Carlos Campo: "Si nos sentamos con voluntad renovaremos el CGPJ"
Opinión - Hay vida detrás del ruido, por Rosa María Artal

La gran banca española dispara un 31% el número de directivos con contrato blindado

Sede corporativa del BBVA en Madrid.

Los cinco bancos del Ibex 35 (BBVA, Banco Sabadell, Caixabank, Bankia y Banco Santander) que tienen concedidas "claúsulas de garantía o blindaje" a sus consejeros, directivos o empleados dispararon en 2018 un 31,7% el número de beneficiarios de estos mecanismos, hasta alcanzar los 191, según datos del último estudio sobre Informes de gobierno corporativo de las entidades emisoras de valores, publicado esta semana por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El Ibex tiene 758 directivos con contrato blindado y solo dos compañías piden permiso a sus accionistas

El Ibex tiene 758 directivos con contrato blindado y solo dos compañías piden permiso a sus accionistas

La cifra, sin precedentes en los registros del regulador, llega en un momento en el que la rentabilidad de las entidades está en mínimos por la política de tipos de interés negativos del Banco Central Europeo (BCE). Estos sistemas de protección, conocidos popularmente como paracaídas dorados, están generalizados en las empresas cotizadas. En la banca, único del Ibex que no los tiene es Bankinter y el que cuenta con más beneficiarios es BBVA: tiene 78, a gran distancia de Sabadell (45), Caixabank (31), Bankia (20) y Santander (17), que es el único banco que reduce, en uno, el numero de directivos que disfruta de estas cláusulas respecto al año anterior.


El fuerte incremento de 2018 en la gran banca española se explica por los aumentos en tres entidades: Bankia, BBVA y Sabadell. Bankia, que por su condición de banco rescatado por el Estado tiene unas retribuciones muy inferiores a las de sus competidores, es la que ha registrado el mayor repunte. Prácticamente ha triplicado los beneficiarios, al pasar de 7 a 20 a cierre de 2018, en el ejercicio en el que cerró su fusión con BMN.

Entre ellos estaban su presidente ejecutivo, José Ignacio Goirigolzarri; el consejero delegado, José Sevilla; el consejero ejecutivo Juan Antonio Ortega; y el expresidente de BMN, Carlos Egea, que en marzo renunció a sus funciones ejecutivas en Bankia (aunque sigue como consejero) por "razones estrictamente personales", sin que haya cobrado indemnización alguna, según fuentes de la entidad.

Esas fuentes atribuyen el incremento de los blindajes en 2018 a dos razones: porque se ha incluido entre los beneficiarios a dos directivos de BMN (actualmente cinco de los seis miembros de la alta dirección de Bankia tienen cláusulas de este tipo) y porque se ha "ampliado el espectro de la comunicación". Así, hasta 2017, Bankia solo incluía a los miembros del comité de dirección y a la alta dirección. Ahora (tal y como exige desde hace años la CNMV) se incluye a toda la plantilla.

Las indemnizaciones en Bankia en estos casos oscilan entre uno y dos años de retribución fija y están topadas por ley a un máximo de un millón de euros.

Por su parte, Banco Sabadell ha aumentado un 50%, de 30 a 45, el número de beneficiarios de estas cláusulas. En su último informe de gobierno corporativo, la entidad explica que, "para los supuestos de despido improcedente o algunos casos limitados de cambio de control", tienen derecho a recibir dos anualidades de retribución su presidente ejecutivo, Josep Oliú; el consejero delegado, Jaime Guardiola; el consejero director general, José Luis Negro; la consejera secretaria general, María José García Beato; y 25 directivos. Seis de ellos corresponden a la alta dirección de la entidad, según fuentes del grupo.

Además, otros 16 directivos cuentan "con cláusula de no competencia post contractual, con una duración de dos años desde la fecha de despido improcedente o a causa de algunos casos limitados de cambio de control". En este caso, no se especifica la compensación que reciben. Fuentes del Sabadell aseguran que "no se han aumentado los blindajes" en 2018. Atribuyen el incremento a esos 16 directivos que, dicen, "no corresponden a ningún blindaje", sino a cláusulas de no competencia "con motivo de alguna promoción interna o cambio organizativo".

Repsol y BBVA a la cabeza

En el caso de BBVA, se ha convertido en la segunda empresa del Ibex con más directivos blindados, tras registrar un aumento del 30% en 2018, hasta los citados 78. En el Ibex, ya solo está por detrás de Repsol, que cerró el ejercicio con 249 personas con estos contratos blindados, el primer aumento que registra la petrolera desde 2014 (entonces, llegó a tener 309).

En el caso de BBVA, que no comenta este asunto, esas 78 personas son, según su informe a la CNMV, "cargos de dirección y empleados" con derecho a percibir "una indemnización en el caso de cese que no sea debido a la propia voluntad, jubilación, invalidez o incumplimiento grave de sus funciones, cuyo importe será calculado teniendo en cuenta la retribución y la antigüedad del empleado, y que en ningún caso se abonarán en supuestos de despido disciplinario por decisión del empresario basado en un incumplimiento grave del trabajador".

Ningún consejero de BBVA tiene concedido blindaje, aunque cabe recordar que su anterior presidente, Francisco González, cobró tras su salida el año pasado la pensión de 80 millones que se garantizó en 2010, al cumplir los 65 años, después del revuelo generado por la pensión de 68,7 millones que se había embolsado tras su salida el hasta entonces consejero delegado, Goirigolzarri, hoy presidente de Bankia.

En el informe publicado esta semana, la CNMV recoge las "Cláusulas de garantía o blindaje para miembros de alta dirección" de las empresas del Ibex, pero la expresión es confusa. Hasta 2012, el regulador obligaba a las cotizadas a consignar en sus informes de gobierno corporativo la existencia de esos paracaídas dorados "a favor de los miembros de la alta dirección, incluyendo los consejeros ejecutivos".

Pero desde 2013, esa obligación se extiende a "cargos de administración y dirección o empleados". Por eso, ese año la cifra de beneficiarios se triplicó hasta los 886. El récord se alcanzó un año después, con 933 personas. A cierre de 2018, las empresas del Ibex declaraban 724 beneficiarios de estas cláusulas. Supone un aumento del 6,6% con respecto a los 679 de 2017.

Etiquetas
Publicado el
16 de octubre de 2019 - 22:25 h

Descubre nuestras apps

stats