Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
La matanza de palestinos hambrientos abre los ojos del mundo ante la crisis en Gaza
Ábalos: “El aforamiento, por lo que pueda pasar, también es una forma de defenderme”
Opinión - De un tiempo, de un país. Por Rosa María Artal

La Eurocámara vota que las renovables cubran el 45% del consumo energético en 2030

Proyecto de renovables, en una imagen de archivo.

Andrés Gil

Estrasburgo —

0

El Parlamento Europeo ha votado que las renovables cubran el 45% del consumo en 2030. Este miércoles, los eurodiputados han votado a favor de aumentar el porcentaje de energías renovables en el consumo final de energía de la UE hasta el 45% en 2030, dentro de la revisión de la directiva de energías renovables, un objetivo también respaldado por la Comisión Europea dentro de su paquete RepowerEU.

La propuesta legislativa también define objetivos específicos para sectores como el transporte, la construcción y la calefacción y refrigeración urbanas. En el sector del transporte, el despliegue de las energías renovables debería conducir a una reducción del 16% de las emisiones de gases de efecto invernadero, mediante el uso de mayores cuotas de biocombustibles avanzados y una cuota más ambiciosa de combustibles renovables de origen no biológico, como el hidrógeno.

La industria debería aumentar su uso de energías renovables en 1,9 puntos porcentuales al año, y las redes de calefacción urbana en 2,3 puntos.

Cada Estado miembro tendrá que desarrollar dos proyectos transfronterizos para la expansión de la energía verde. Los países con un consumo anual de electricidad superior a 100 TWh tendrán que desarrollar un tercero antes de 2030.

Los eurodiputados también aprobaron enmiendas para reducir gradualmente la contabilización de la madera como energía renovable.

El texto fue aprobado con 418 votos a favor –sobre todo populares, socialistas, liberales y verdes–, 109 en contra y 111 abstenciones .

El eurodiputado del PSOE Nicolás González Casares, ponente de los socialistas europeos para la nueva directiva de energías renovables, abogó en el pleno de Estrasburgo por “elevar la ambición” para conseguir que en 2030 el 45% de la energía de la Unión Europea sea de origen renovable. “Las renovables son una parte fundamental de la solución a la escalada de precios”, ha dicho durante el debate: “Debemos alentar una movilización colectiva en la sociedad europea para que se vea envuelta de verdad en esta transición energética”. En este sentido, ha señalado que se están llevando a cabo negociaciones para “acelerar los permisos administrativos y mejorar la aceptación social, porque es imprescindible que esta transición ecológica y energética sea integradora”.

González Casares defendió la necesidad de abordar la bioenergía, “con medidas para hacerla más sostenible, ayudando además en la prevención de incendios forestales, una plaga cada vez más virulenta por culpa del cambio climático”. Además, ha pedido fomentar las tecnologías renovables innovadoras como el hidrógeno verde: “Necesitamos un marco estable, predecible, con unos criterios claros para los próximos años, para lograr que sea un elemento tractor de la transición energética”.

La eurodiputada de Podemos Idoia Villanueva ha defendido en el pleno: “Se habla de un objetivo para las energías renovables del 45% para 2030, cuando la ciencia dice que necesitamos el 55%. Bioenergía, energías renovables: ¿de qué sirve todo esto si no tenemos objetivos vinculantes para los estados miembros? Necesitamos detener el monopolio de los productores de energía”. La eurodiputada de UP y portavoz de IU, Sira Rego, ponente en la sombra de La Izquierda, ha explicado el voto en contra de su grupo: “Los objetivos no son vinculantes ni por Estados miembros, ni plantean obligaciones sobre los sectores económicos que se resisten a abandonar los combustibles fósiles. Seguimos apostando por una transición justa, que garantice un 50% de renovables a través de compromisos vinculantes por Estados y sectores económicos. Creemos además que es necesario hacerlo protegiendo a los trabajadores y los territorios afectados. Para ello, necesitamos acabar con el actual modelo en manos del oligopolio eléctrico y asegurar una planificación democrática del sector, así como el control público del sector energético en su conjunto”.

Eficiencia energética

En otra votación también este miércoles, el pleno apoyó la revisión de la Directiva de Eficiencia Energética (DEE), la ley que establece los objetivos de ahorro energético en el consumo de energía primaria y final en la UE. Así, se ha votado pedir objetivos nacionales obligatorios de eficiencia energética y un índice anual obligatorio de renovación de los edificios públicos.

Los eurodiputados aumentaron el objetivo de reducción del consumo de energía final y primaria para el conjunto de la UE, de modo que los Estados miembros deben garantizar colectivamente un recorte del consumo de energía final de al menos un 40% para 2030, y del 42,5% en el consumo de energía primaria, en comparación con el nivel de 2007. Esto equivale a 740 y 960 millones de toneladas equivalentes de petróleo (Mtep) para el consumo de energía final y primaria, respectivamente. Los Estados miembros deben fijar contribuciones nacionales vinculantes para alcanzar estos objetivos.

Para lograrlo, deberán tomar medidas a nivel local, regional, nacional y europeo, en diferentes sectores, incluida la administración pública, los edificios, las empresas y los centros de datos.

El texto salió adelante con 469 votos a favor, 93 en contra y 82 abstenciones.

Los eurodiputados y la presidencia checa del Consejo iniciarán ahora las negociaciones sobre ambos textos, sobre los que el Consejo fijó su posición en junio.

El 14 de julio de 2021, la Comisión Europea adoptó el paquete “Fit for 55”, que adapta la legislación vigente en materia de clima y energía para cumplir el nuevo objetivo de la UE de una reducción mínima del 55% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) para 2030. Uno de los elementos del paquete es la revisión de la directiva sobre energías renovables (RED II), que ayudará a la UE a cumplir el nuevo objetivo del 55% de GEI. De acuerdo con la RED II, actualmente en vigor, la UE está obligada a garantizar que al menos el 32% de su consumo energético proceda de fuentes de energía renovables para 2030.

El paquete Fit for 55“ también incluye la refundición de la Directiva de Eficiencia Energética (DEE), adaptando sus disposiciones al nuevo objetivo de recorte del 55% de las emisiones contaminantes. En su versión en vigor, la norma sobre eficiencia fija un objetivo de ahorro energético para la UE del 32,5% para 2030.

Etiquetas
stats