La hoja de ruta de Yolanda Díaz en el Gobierno tras la reforma laboral

Laura Olías

0

La reforma laboral era el principal objetivo, y posiblemente el mayor reto, de la ministra de Trabajo para su mandato. Aprobada a finales de 2021 tras un acuerdo con sindicatos y patronales, y con dos años por delante de legislatura, Yolanda Díaz ya tiene una nueva hoja de ruta laboral, que tendrá que compaginar con la construcción de su alternativa política. Trabajo ya ha iniciado algunos de estos proyectos y otros están todavía pendientes, pero comenzarán a negociarse en breve este año. Las nuevas metas pasan por el llamado 'Estatuto del Becario', el derecho a desempleo de las trabajadoras del hogar, el Estatuto del Trabajo del siglo XXI y la revisión de la jornada laboral, para reducirla, pero también para modernizarla y adaptarla a una mayor conciliación. “Reordenar los tiempos de trabajo para tener vidas más vivibles”, exponía Díaz hace unos días en el Senado.

Trabajo propone acabar con el empleo gratis de becarios y limitar su número según el tamaño de las empresas

Saber más

La vicepresidenta segunda tiene una larga lista de planes legislativos. Algunos tienen fecha límite de aprobación este 2022 porque se incluyeron dentro del Plan de Recuperación y Resiliencia suscrito con Bruselas o, en el caso del derecho a paro de las trabajadoras domésticas, por la histórica sentencia de la justicia europea sobre la discriminación de España a este colectivo.

Otras medidas se empezarán a negociar este año, pero sin una fecha aún de resolución, como la “Ley de Usos del Tiempo” para revisar la jornada laboral sobre la que la ministra de Trabajo centra un gran interés. “El artículo 34 [sobre la jornada de trabajo] se va a convertir en uno de los artículos más interesantes” de las reformas pendientes, adelantaba Yolanda Díaz a los representantes de la Cámara Alta el pasado jueves.

La jornada será abordada en la normativa específica de Usos del Tiempo y también en la vuelta completa al Estatuto de los Trabajadores del año 80 para pasar al Estatuto del Trabajo del siglo XXI, la meta de mayor calado que pretende emprender el Ministerio.

Este amplio abanico legislativo tendrá que compaginarlo con su proyecto político. Yolanda Díaz comenzará la construcción del espacio que pretende aglutinar a todo el que se encuentre a la izquierda del PSOE tras las elecciones andaluzas. El primer paso será el “proceso de escucha”, una serie de reuniones que Díaz quiere mantener con colectivos sociales, sindicatos y demás plataformas ciudadanas para configurar su proyecto “desde abajo”. La escucha se prolongará durante aproximadamente seis meses y la vicepresidenta quiere confirmar su decisión de ser candidata antes de que termine el año. 

A continuación, repasamos algunas de las medidas más destacadas de la agenda laboral de la ministra de Trabajo en el corto, medio y largo plazo de lo que queda de legislatura.

Corto plazo: Estatuto del Becario y paro a empleadas del hogar

El “mal llamado Estatuto del Becario”, como suele decir Díaz, ya está en vías de negociación con sindicatos y empresarios, con un primer texto de propuesta sobre la mesa. Trabajo quiere reconocer un “catálogo de derechos” a los estudiantes que hacen prácticas no laborales, como una compensación económica mínima que ponga fin al empleo gratis y el derecho a vacaciones, así como intensificar la lucha contra el fraude de falsos becarios.

En vías de redacción, aunque no en la mesa de diálogo social, está el reconocimiento del derecho a paro de las trabajadoras del hogar. Un objetivo del Gobierno de coalición, pero que se ha visto acelerado por el varapalo de la justicia europea. Yolanda Díaz ha advertido de que no solo se reconocerá el desempleo a este colectivo de trabajadoras, casi todas mujeres, sino que además están abordando la regulación con “mirada ambiciosa”. “Vamos a complementar los derechos que hoy no tienen las empleadas del hogar”, ha afirmado la ministra. 

En los próximos días el Gobierno presentará el PERTE de Economía Social y de Cuidados, como anunció el presidente Pedro Sánchez en las jornadas de elDiario.es sobre fondos europeos. Este proyecto estratégico parte de Trabajo, cuyo Ministerio también engloba la “economía social”.

La ministra también ha anunciado que abordará en breve con los agentes sociales la situación de puestos vacantes sin ocupar, 109.000 el pasado año, para ver medidas que reduzcan su número. En España las vacantes son inferiores que en otros países (“0,7% respecto al 2,5% de media de la UE”, ha advertido Díaz), y aunque no se está dando un proceso de “gran Dimisión” como en EEUU, aún así se trata de oportunidades de empleo perdidas en un país con un paro tan elevado. El desempleo alcanza a tres millones de personas, con la tasa más alta de la UE.

Medio plazo: reforma del desempleo asistencial

Entre las medidas de medio plazo, que tendrán lugar este año pero no en breve, destacan la revisión de las bonificaciones y subvenciones en la contratación. Estas ayudas públicas a las empresas se han demostrado poco eficaces, “que actúan como peso muerto” sin motivar realmente nuevas contrataciones, reconocía Yolanda Díaz en el Senado. Por ello, y dentro del Plan de Recuperación, el Gobierno aprobará su renovación para tratar de que realmente incentiven que las empresas den un paso adelante para aumentar su personal.

El Ministerio acaba de iniciar la mesa de diálogo sobre la futura Ley de Formación Profesional en el Trabajo, prevista para este año, como también ocurre con la ley de cooperativas y la de empresas de inserción, que están incluidas en el Plan normativo de 2022.

Otra reforma fundamental, dentro del Plan de Recuperación, consiste en la revisión de la protección asistencial de desempleo. Se trata de aquella para las personas sin acceso (o que agotan) la prestación de paro, más cuantiosa. Es relevante no solo por la gran cantidad de parados de larga duración de España, que empeoró tras la pandemia, sino también por la elevada pobreza de los desempleados en el país, que se asocia muchas veces a prestaciones asistenciales muy reducidas.

La ministra de Trabajo ha destacado también que abordará próximamente una reforma del papel de los trabajadores en el seno de las empresas, con la intención de que puedan formar parte de los consejos de administración. Se trata de reforzar la participación que ya reconoce la Carta Magna a los trabajadores en las compañías, ha defendido Díaz.

Largo plazo: jornada y Estatuto del Trabajo del siglo XXI

Para empezar a dialogar este año, aunque sin fecha de aprobación, destaca una de las regulaciones en la que más foco pone la ministra en sus últimas declaraciones: la Ley de Usos del Tiempo, que antes denominaba Ley de Trabajo Corresponsable.

Yolanda Díaz da por seguro que la jornada legal ha de reducirse tras multitud de años con la referencia de las 8 horas diarias y las 40 semanales, pero quiere ir “más allá”, explicó en su reciente comparecencia en el Senado.

Se trata de una reforma que revise la jornada laboral y el tiempo en el trabajo desde una nueva perspectiva, de mayor conciliación y “flexibilidad” del tiempo del lado del trabajador (y no solo por parte de la empresa). La conciliación se abordará no solo para cuidar, que también, sino para compaginar el trabajo con la vida personal. Díaz puso como ejemplo el modelo nórdico por el que trabajadores pueden tomarse excedencias para formarse.

Y, por último, el gran proyecto del nuevo Estatuto del Trabajo para el siglo XXI. Un proyecto que exige mucho tiempo, y sobre el que no se sabe aún cuándo podría aprobarse. La ministra ha anunciado que en breve se convocará una mesa de expertos y expertas para que hagan recomendaciones al nuevo marco laboral que suceda al Estatuto del año 80. Junto a los especialistas, la renovación también se abordará en el diálogo social con sindicatos y empresarios.

En esta vuelta en profundidad a la legislación laboral habrá que ver qué cuestiones se revisan y si se abordan cuestiones como el despido, que se quedaron fuera de la pasada reforma laboral. Yolanda Díaz ha adelantado que debe incluir también protección y derechos para trabajadores autónomos, algo que ahora se distingue en otra regulación, así como adaptar el mundo del trabajo a nuevas perspectivas, como “la digitalización y la transición ecológica”, apuntó en el Senado.

La reforma laboral era el principal objetivo, y posiblemente el mayor reto, de la ministra de Trabajo para su mandato. Aprobada a finales de 2021 tras un acuerdo con sindicatos y patronales, y con dos años por delante de legislatura, Yolanda Díaz ya tiene una nueva hoja de ruta laboral, que tendrá que compaginar con la construcción de su alternativa política. Trabajo ya ha iniciado algunos de estos proyectos y otros están todavía pendientes, pero comenzarán a negociarse en breve este año. Las nuevas metas pasan por el llamado 'Estatuto del Becario', el derecho a desempleo de las trabajadoras del hogar, el Estatuto del Trabajo del siglo XXI y la revisión de la jornada laboral, para reducirla, pero también para modernizarla y adaptarla a una mayor conciliación. “Reordenar los tiempos de trabajo para tener vidas más vivibles”, exponía Díaz hace unos días en el Senado.

Trabajo propone acabar con el empleo gratis de becarios y limitar su número según el tamaño de las empresas

Saber más

La vicepresidenta segunda tiene una larga lista de planes legislativos. Algunos tienen fecha límite de aprobación este 2022 porque se incluyeron dentro del Plan de Recuperación y Resiliencia suscrito con Bruselas o, en el caso del derecho a paro de las trabajadoras domésticas, por la histórica sentencia de la justicia europea sobre la discriminación de España a este colectivo.

Otras medidas se empezarán a negociar este año, pero sin una fecha aún de resolución, como la “Ley de Usos del Tiempo” para revisar la jornada laboral sobre la que la ministra de Trabajo centra un gran interés. “El artículo 34 [sobre la jornada de trabajo] se va a convertir en uno de los artículos más interesantes” de las reformas pendientes, adelantaba Yolanda Díaz a los representantes de la Cámara Alta el pasado jueves.

La jornada será abordada en la normativa específica de Usos del Tiempo y también en la vuelta completa al Estatuto de los Trabajadores del año 80 para pasar al Estatuto del Trabajo del siglo XXI, la meta de mayor calado que pretende emprender el Ministerio.

Este amplio abanico legislativo tendrá que compaginarlo con su proyecto político. Yolanda Díaz comenzará la construcción del espacio que pretende aglutinar a todo el que se encuentre a la izquierda del PSOE tras las elecciones andaluzas. El primer paso será el “proceso de escucha”, una serie de reuniones que Díaz quiere mantener con colectivos sociales, sindicatos y demás plataformas ciudadanas para configurar su proyecto “desde abajo”. La escucha se prolongará durante aproximadamente seis meses y la vicepresidenta quiere confirmar su decisión de ser candidata antes de que termine el año. 

A continuación, repasamos algunas de las medidas más destacadas de la agenda laboral de la ministra de Trabajo en el corto, medio y largo plazo de lo que queda de legislatura.

Corto plazo: Estatuto del Becario y paro a empleadas del hogar

El “mal llamado Estatuto del Becario”, como suele decir Díaz, ya está en vías de negociación con sindicatos y empresarios, con un primer texto de propuesta sobre la mesa. Trabajo quiere reconocer un “catálogo de derechos” a los estudiantes que hacen prácticas no laborales, como una compensación económica mínima que ponga fin al empleo gratis y el derecho a vacaciones, así como intensificar la lucha contra el fraude de falsos becarios.

En vías de redacción, aunque no en la mesa de diálogo social, está el reconocimiento del derecho a paro de las trabajadoras del hogar. Un objetivo del Gobierno de coalición, pero que se ha visto acelerado por el varapalo de la justicia europea. Yolanda Díaz ha advertido de que no solo se reconocerá el desempleo a este colectivo de trabajadoras, casi todas mujeres, sino que además están abordando la regulación con “mirada ambiciosa”. “Vamos a complementar los derechos que hoy no tienen las empleadas del hogar”, ha afirmado la ministra. 

En los próximos días el Gobierno presentará el PERTE de Economía Social y de Cuidados, como anunció el presidente Pedro Sánchez en las jornadas de elDiario.es sobre fondos europeos. Este proyecto estratégico parte de Trabajo, cuyo Ministerio también engloba la “economía social”.

La ministra también ha anunciado que abordará en breve con los agentes sociales la situación de puestos vacantes sin ocupar, 109.000 el pasado año, para ver medidas que reduzcan su número. En España las vacantes son inferiores que en otros países (“0,7% respecto al 2,5% de media de la UE”, ha advertido Díaz), y aunque no se está dando un proceso de “gran Dimisión” como en EEUU, aún así se trata de oportunidades de empleo perdidas en un país con un paro tan elevado. El desempleo alcanza a tres millones de personas, con la tasa más alta de la UE.

Medio plazo: reforma del desempleo asistencial

Entre las medidas de medio plazo, que tendrán lugar este año pero no en breve, destacan la revisión de las bonificaciones y subvenciones en la contratación. Estas ayudas públicas a las empresas se han demostrado poco eficaces, “que actúan como peso muerto” sin motivar realmente nuevas contrataciones, reconocía Yolanda Díaz en el Senado. Por ello, y dentro del Plan de Recuperación, el Gobierno aprobará su renovación para tratar de que realmente incentiven que las empresas den un paso adelante para aumentar su personal.

El Ministerio acaba de iniciar la mesa de diálogo sobre la futura Ley de Formación Profesional en el Trabajo, prevista para este año, como también ocurre con la ley de cooperativas y la de empresas de inserción, que están incluidas en el Plan normativo de 2022.

Otra reforma fundamental, dentro del Plan de Recuperación, consiste en la revisión de la protección asistencial de desempleo. Se trata de aquella para las personas sin acceso (o que agotan) la prestación de paro, más cuantiosa. Es relevante no solo por la gran cantidad de parados de larga duración de España, que empeoró tras la pandemia, sino también por la elevada pobreza de los desempleados en el país, que se asocia muchas veces a prestaciones asistenciales muy reducidas.

La ministra de Trabajo ha destacado también que abordará próximamente una reforma del papel de los trabajadores en el seno de las empresas, con la intención de que puedan formar parte de los consejos de administración. Se trata de reforzar la participación que ya reconoce la Carta Magna a los trabajadores en las compañías, ha defendido Díaz.

Largo plazo: jornada y Estatuto del Trabajo del siglo XXI

Para empezar a dialogar este año, aunque sin fecha de aprobación, destaca una de las regulaciones en la que más foco pone la ministra en sus últimas declaraciones: la Ley de Usos del Tiempo, que antes denominaba Ley de Trabajo Corresponsable.

Yolanda Díaz da por seguro que la jornada legal ha de reducirse tras multitud de años con la referencia de las 8 horas diarias y las 40 semanales, pero quiere ir “más allá”, explicó en su reciente comparecencia en el Senado.

Se trata de una reforma que revise la jornada laboral y el tiempo en el trabajo desde una nueva perspectiva, de mayor conciliación y “flexibilidad” del tiempo del lado del trabajador (y no solo por parte de la empresa). La conciliación se abordará no solo para cuidar, que también, sino para compaginar el trabajo con la vida personal. Díaz puso como ejemplo el modelo nórdico por el que trabajadores pueden tomarse excedencias para formarse.

Y, por último, el gran proyecto del nuevo Estatuto del Trabajo para el siglo XXI. Un proyecto que exige mucho tiempo, y sobre el que no se sabe aún cuándo podría aprobarse. La ministra ha anunciado que en breve se convocará una mesa de expertos y expertas para que hagan recomendaciones al nuevo marco laboral que suceda al Estatuto del año 80. Junto a los especialistas, la renovación también se abordará en el diálogo social con sindicatos y empresarios.

En esta vuelta en profundidad a la legislación laboral habrá que ver qué cuestiones se revisan y si se abordan cuestiones como el despido, que se quedaron fuera de la pasada reforma laboral. Yolanda Díaz ha adelantado que debe incluir también protección y derechos para trabajadores autónomos, algo que ahora se distingue en otra regulación, así como adaptar el mundo del trabajo a nuevas perspectivas, como “la digitalización y la transición ecológica”, apuntó en el Senado.

La reforma laboral era el principal objetivo, y posiblemente el mayor reto, de la ministra de Trabajo para su mandato. Aprobada a finales de 2021 tras un acuerdo con sindicatos y patronales, y con dos años por delante de legislatura, Yolanda Díaz ya tiene una nueva hoja de ruta laboral, que tendrá que compaginar con la construcción de su alternativa política. Trabajo ya ha iniciado algunos de estos proyectos y otros están todavía pendientes, pero comenzarán a negociarse en breve este año. Las nuevas metas pasan por el llamado 'Estatuto del Becario', el derecho a desempleo de las trabajadoras del hogar, el Estatuto del Trabajo del siglo XXI y la revisión de la jornada laboral, para reducirla, pero también para modernizarla y adaptarla a una mayor conciliación. “Reordenar los tiempos de trabajo para tener vidas más vivibles”, exponía Díaz hace unos días en el Senado.

Trabajo propone acabar con el empleo gratis de becarios y limitar su número según el tamaño de las empresas

Saber más

La vicepresidenta segunda tiene una larga lista de planes legislativos. Algunos tienen fecha límite de aprobación este 2022 porque se incluyeron dentro del Plan de Recuperación y Resiliencia suscrito con Bruselas o, en el caso del derecho a paro de las trabajadoras domésticas, por la histórica sentencia de la justicia europea sobre la discriminación de España a este colectivo.

Apúntate aquí al boletín de economía

En un momento convulso para las noticias de economía, es más importante que nunca estar bien informado. Todas las repercusiones de la guerra de Ucrania en la economía mundial, explicadas desde un punto de vista riguroso y diferente.