La portada de mañana
Acceder
Un año de notificaciones de la Fiscalía complican la situación del rey emérito
El alma comunista del Gobierno se reivindica en las fiestas del PCE
OPINIÓN | En un país ordinario, por Antón Losada

Santander cierra la puerta a las fusiones y se servirá de Openbank para entrar en nuevos países

Oficina de Openbank.

Banco Santander no se plantea participar en las fusiones bancarias ni en España ni en Europa. Así lo ha confirmado la presidenta de la entidad, Ana Botín, en la presentación de resultados del banco del año 2020, que arrojan unas pérdidas históricas de más de 8.700 millones de euros. "No tenemos planes para la consolidación en España y otros paises, aunque seguiremos mirando los negocios digitales como hemos hecho con Ebury", ha señalado.

De este modo, la entidad se desvincula de posibles movimientos de acercamiento a Sabadell o a su filial en Reino Unido, TSB, como se había especulado tras fallar la unión de la entidad catalana con BBVA. Botín ha zanjado esta cuestión apuntando que su banco cuenta con el 20% de cuota de mercado en España y que ve capacidad de crecimiento mediante canales digitales, una de las patas principales de la estrategia del banco para los próximos años.

En concreto, Botín ha destacado la unión de la plataforma de créditos al consumo con su banco digital, Openbank. "El objetivo es duplicar el beneficio neto de esta división a medio plazo", ha apuntado la directiva en la rueda de prensa. La presidenta de la entidad ha señalado que se trabaja para crecer con esta filial en Europa y, con ello, entrar en nuevos mercados "sin necesidad de realizar compras". Así, ha apuntado que ya se ha lanzado en Portugal, Alemania, Países Bajos o Argentina, y avanza que se realizarán nuevos lanzamientos en países.

Junto a la apuesta por Openbank para crecer en nuevos mercados y en aquellos donde ya está presente, Botín ha situado otras dos palancas para crecer en ingresos del banco. Una de ellas es la plataforma de pagos para pymes y comercio, unificando el sistema que tienen todas las filiales del grupo. "Son segmentos de un tamaño muy importante", han apuntado. La tercera de las patas de la estrategia del banco es One Santander, una medida con la que el banco busca unificar su aplicación de banca en todos los mercados e incrementar la vinculación de los clientes. "La idea central es simplificar el servicio, mejorar la relación con los clientes, con el objetivo de seguir creciendo", ha subrayado.

La estrategia del banco, enfocada en la banca digital y en la plataforma de pagos, supuso a Santander presentar un ERE para más de 3.000 trabajadores a finales del año pasado, cuyas salidas se producirán en los próximos meses. Botín ha achacado este recorte de plantilla y de sucursales, que se ha repetido en otros mercados del banco, a adaptarse " a nuestros clientes". "Cada vez operan más en canales digitales, seguiremos invirtiendo en nuestras oficinas, pero de manera diferente", ha asegurado.

Botín, preguntada por el coste social de que un banco con beneficio ordinario despida a miles de empleados, ha defendido que esto se debe al "nuevo contrato social" de la "economía digital" y que afecta a otros sectores productivos. "Si nos quedamos atrás no seremos viables. Estamos pendientes de ayudar a las personas a recolocarse y hacerlo de manera consensuada con los sindicatos", ha argumentado.

El banco ha presentado este miércoles sus resultados de 2020, la última entidad en hacerlo este año. Las cuentas arrojan unas pérdidas históricas de más de 8.700 millones de euros, si bien el banco lo achaca a una serie de ajustes contables de algunas inversiones así como al coste de la reestructuración en España y los 3.500 millones destinados a las provisiones. Botín ha restado importancia a este hecho, que el banco tilda de extraordinario. "No anticipamos que los resultados de este año se vuelvan a repetir", ha asegurado.

Respecto a la política económica del Gobierno, Botín ha reclamado que conceda ayudas a autónomos y pymes, no solo en forma de deuda, sino también de capital, para ayudarles a superar los efectos de la crisis coronavirus. Durante la presentación de resultados del ejercicio 2020, Botín ha valorado que las medidas que ha tomado el Gobierno de España durante la pandemia han sido "muy positivas", destacando los créditos con aval del ICO, y ha recordado que la crisis sanitaria ha sido "totalmente inesperada" en todo el mundo.

Sin embargo, ha asegurado que las pymes y autónomos necesitan "apoyos que van más allá del crédito", como ayudas directas en formas de capital, que otros países sí están dando y que, aunque no es el caso de España por "responsabilidad fiscal", confía en que se valore la medida. "Me consta que se está evaluando, y es muy necesario, que además del crédito existan ayudas concretas a autónomos y pymes en forma de capital. Esto es algo en lo que podemos ayudar y quiero destacar la colaboración con la CEOE para tener ese diálogo constante con el Gobierno. Todo se ha hecho de manera consensuada, el objetivo es el mismo y a veces nos gustaría que el camino fuera algo diferente, pero es un ejemplo de colaboración y comunicación y tengo plena confianza en que este paso, que se tiene que dar, se dará", ha explicado.

Etiquetas
Publicado el
3 de febrero de 2021 - 14:19 h

Descubre nuestras apps