La portada de mañana
Acceder
La escalada de hospitalizaciones dispara la alarma entre el personal sanitario, agotado tras meses de epidemia: “Si viene la segunda ola no sé cómo aguantaremos”
Los profesores tratan de blindarse para que no les responsabilicen de los contagios ante una “vuelta al cole caótica”
Seis meses de lucha contra un enemigo invisible y todavía estamos muy lejos de cantar victoria

'Telecos', renovables y cosmética: grandes empresas españolas desafían la crisis y salen de compras en plena pandemia

Bolsa de Madrid.

Con muchos sectores económicos a la defensiva ante el tsunami de la COVID-19, grandes empresas españolas de los sectores de las telecomunicaciones, la energía o la perfumería han tirado de chequera durante los últimos meses para ganar tamaño en mercados exteriores. En plena pandemia y desafiando las lúgubres perspectivas para España, "las empresas españolas están enfrascadas en el frente de las fusiones y adquisiciones, pese a que el país es uno de los más afectados por el coronavirus", destacaba el martes el influyente Financial Times

La última operación, conocida este miércoles, está centrada en las antípodas: la oferta pública de adquisición (opa) lazanda por Iberdrola sobre el 100% de las acciones de la compañía australiana Infigen. La transacción, valorada en 510,2 millones de euros, se suma a la compra, el 7 de mayo, de otra empresa de renovables, la francesa Aalto Power, por la que Iberdrola a pagó otros 100 millones. 

La primera eléctrica española, que se ha propuesto alcanzar el 10% de los clientes del mercado francés de electricidad y gas en 2023, anunció hace unos días inversiones de hasta 4.000 millones en el país vecino para los próximos cuatro años. Y ya se hizo el 9 de marzo, días antes de declararse el estado de alarma en España, con el 30% que no controlaba de la francesa Ailes Mariles en una operación valorada en unos 50 millones. 

En este sector destaca también la inversión de 445 millones anunciada el 10 de abril por Acciona para hacerse junto a la aseguradora Axa con el 33,3% de su filial Acciona Energía Internacional que hasta entonces tenía el fondo KKR.

La gran transacción de los últimos meses ha sido la anunciada fusión de O2, filial de Telefónica en Reino Unido, con Virgin Media para crear la compañía de telecomunicaciones líder en ese país. Un acuerdo valorado en más de 33.000 millones de euros con el que la operadora española preserva su caja, ya que recibirá unos 6.500 millones que le permitirán reducir su abultada deuda.

En este sector, destaca también la adquisición, anunciada el 14 de abril, de unas 2.000 torres de telecomunicaciones de la portuguesa NOS por parte de Cellnex por un importe de hasta 550 millones que el grupo prevé financiar con recursos propios. Una adquisición que posiblemente no será la última: un reciente informe de Barclays pronostica que la compañía de telecomunicaciones ampliará capital en los próximos meses para acometer nuevas operaciones corporativas, tras 18 meses "de éxito" en los que ha cerrado compras de activos por importe de 11.000 millones.

Sí va a recurrir al endeudamiento el grupo de perfumería Puig, que, según contaba hace unos días Expansión, va a pedir prestados a la banca unos 700 millones de euros para financiar la que, de cerrarse finalmente, será la mayor adquisición de su historia, la compra del grupo británico de cosmética Charlotte Tilbury por un importe estimado de unos 900 millones. En el proceso, esta compañía familiar, propietaria de marcas como Paco Rabanne o Carolina Herrera, se ha impuesto a multinacionales como L'Oréal, Estée Lauder y la japonesa Shiseido. 

Otra operación que todavía no se ha concretado es el posible retorno que, según contaba este miércoles El Economista, podría llevar a cabo Criteria, brazo inversor de La Caixa, al capital de Aguas de Barcelona con la compra de entre un 20% y un 30%, aprovechando el proceso de venta que ha puesto en marcha el grupo Suez.

Desde marzo, varias grandes empresas españolas han cerrado operaciones que se habían anunciado con anterioridad al estallido de la pandemia. La más relevante por su importe es la compra, por 1.500 millones, del 72% de Red de Carreteras de Occidente en México, uno de los mayores operadores de autopistas de ese país, por parte de Abertis y el fondo de Singapur GIC. La operación fue anunciada en octubre de 2019 y se ha cerrado el 5 de junio. 

Entre las transacciones que se han caído está la compra del banco portugués EuroBic por parte de Abanca, que fue anunciada el 10 de febrero y finalmente ha quedado descartada "al no haberse cumplido las condiciones pactadas". Esta entidad figura entre los candidatos a hacerse con el negocio en España del luso Novo Banco (antiguo Banco Espirito Santo).

En el lado de las desinversiones, el movimiento más reciente ha sido la venta por parte de Masmóvil de más un millón de accesos de fibra óptica en poblaciones pequeñas a una nueva sociedad participada mayoritariamente por un fondo de infraestructuras internacional por un precio de entre 385 y 414 millones. Masmóvil acaba de cerrar la compra (pactada en febrero) del operador virtual Lycamobile por 372 millones y ha sido objeto de una opa amistosa lanzada este mes por los fondos KKR, Cinven y Providence y valorada en cerca de 3.000 millones.

Etiquetas
Publicado el
17 de junio de 2020 - 21:57 h

Descubre nuestras apps

stats