Cómo aprovechar el Fondo de Recuperación Europeo

De izquierda a derecha: el presidente del Consejo Europeo Charles Michel, el presidente español Pedro Sánchez y la canciller alemana Angela Merkel.

“Reformar nuestras economías y remodelar nuestras sociedades”, así resumía el Presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, cómo debía ser la recuperación del daño causado por la COVID en la Unión Europea (UE). Y, con esos preceptos vio la luz el pasado 21 de julio el inédito Fondo de Recuperación Europeo, también llamado Next Generation EU, del que España recibirá unos 140.000 millones de euros y, de los cuales, 72.000 millones se darán en ayudas directas. Éste supone para España una ocasión histórica para modernizar su economía en los ámbitos ecológico y digital, así como para impulsar una recuperación económica inclusiva. Pero, ¿cómo se piden y se reparten estos fondos que la UE prevé movilizar entre 2021 y 2023?

Los Gobiernos han enviado a Bruselas sus planes nacionales de recuperación con el fin de así optar al desembolso de las ayudas, que comenzará a partir de 2021. En concreto, se valorarán de forma positiva programas relacionados con la digitalización y la transición ecológica, así como aquellos que persigan el fortalecimiento del potencial de crecimiento, la creación de empleo y la resiliencia económica y social del país. 

¿Y qué se tendrá en cuenta para evaluar los planes que España presente en Bruselas? Los programas con las reformas e inversiones que cada país proponga deben seguir las recomendaciones específicas (CSR, por sus siglas en inglés) que emite la Comisión Europea. Unas sugerencias que, en el caso de España, exigen reformas relacionadas con la educación para evitar el abandono escolar y fomentar la Formación Profesional, así como más prestaciones sociales a las familias vulnerables, e incluyen también advertencias sobre la viabilidad del sistema de pensiones o destacan posibles cambios en la reforma laboral.

A partir de su recepción, la Comisión los analizará durante un periodo de dos semanas, y será en las cuatro semanas posteriores a la superación de ese análisis cuando el Consejo deberá aprobarlo por mayoría cualificada, es decir, el voto positivo de 15 Estados miembro que sumen el 65% de la población de la UE. No obstante, existe la figura del ‘freno de emergencia’, a través del cual uno o varios Estados miembro podrían exigir la revisión de alguno de los programas, si consideran que no está en línea con lo negociado. En este caso, será el Consejo Europeo el encargado de decidir si el programa continúa o no. Aquellos países que consigan adaptar o enfocar sus estrategias hacia esos requisitos evaluables por la Comisión, tendrán más oportunidades de ser receptores de los fondos. 

Directivos y empresarios abogan por la creación de un grupo de trabajo formado por el Gobierno, las empresas y las comunidades autónomas

En este contexto, la pregunta que sobrevuela entre directivos y expertos españoles es a dónde van a ir destinadas estas ayudas y cómo se puede uno acoger a ellas. La subdirectora general Blanca Montero y la economista jefe de Banco Sabadell, Sofía Rodríguez, compartirán con los participantes del webinar organizado por HUB Empresa de Banco Sabadell la visión de cómo se prevé que se canalicen estos 140.000 millones de euros (72.000 millones se darán en ayudas directas), con especial foco en los riesgos y las oportunidades que ello ofrece en el ámbito de la pequeña y mediana empresa, así como las potenciales alianzas futuras que cabe establecer con el sector financiero. 

Según una encuesta realizada por PwC sobre el Fondo Europeo de Recuperación, en este sentido, empresarios, directivos y expertos de universidades y centros de investigación económica españoles consideran crucial la colaboración entre la Administración y las empresas para que España sea capaz de sacar el máximo provecho de estas ayudas. Concretamente, el 44,2% de los encuestados cree que sería necesaria la creación de un grupo de trabajo, coordinado por la Presidencia de Gobierno, que se ocupe de preparar los proyectos en colaboración con las empresas españolas y con las comunidades autónomas.

La falta de información acerca de las ayudas, la mayor preocupación de los empresarios

Los expertos, directivos y empresarios que han participado en el estudio no las tienen todas consigo y temen que la falta de información no permita a las empresas españolas beneficiarse de los fondos. Solo el 9,6% de los encuestados asegura que el sector privado es plenamente consciente de su existencia y de cuáles son los procedimientos para poder acceder a los mismos, mientras que un 37,5% cree que hay un enorme desconocimiento por parte de las empresas sobre cómo plantear propuestas viables y de qué tipo de proyectos serán financiados por el programa de recuperación. Por ello, para dar apoyo técnico a las compañías y aprovechar eficazmente los recursos procedentes del Fondo Europeo de Recuperación, se ha creado una Oficina Técnica de Apoyo para Proyectos Europeos, de la mano de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y PwC.

Etiquetas
Publicado el
19 de octubre de 2020 - 13:46 h

Descubre nuestras apps

stats